La isla de Koh Lipe, ubicada en el mar de Andamán es uno de los infinitos tesoros de Tailandia. Una perla que desafortunadamente ya no es desconocida y que ahora tiene que luchar por preservar su identidad y conservar su fondo marino en buen estado. Y es que bucear en Koh Lipe es una de las mejores actividades que puedes hacer en tu viaje a Tailandia.

Esta pequeña isla no tiene demasiados atractivos turísticos más allá del buceo o el snorkel. Es una isla que puede recorrerse fácilmente a pie y cuenta con tres playas: Sunrise, Sunset y Pattaya.

Koh Lipe se encuentra en el Parque Marino de Tarutao pero es la única isla que no pertenece al parque. Esta reserva marina cuenta con un fondo privilegiado, lleno de vida, corales de formas infinitas y peces de mil colores.

Decidimos visitar Koh Lipe tras pasar por Koh Tao y aprender a bucear. En la escuela de buceo Pura Vida nos hablaron de su nueva escuela de buceo en Koh Lipe y decidimos hacerles una visita.

Selfie con la familia de Pura vida Koh Lipe
Adrián y Carla bajo el mar
Listos para explorar el fondo marino

Pura Vida en Koh Lipe

Así como en Koh Tao hay casi 100 escuelas de buceo y varias de habla hispana, Pura Vida es la única escuela de buceo en español en Koh Lipe. Hace unos meses que abrieron sus puertas y el equipo es como una familia. Por eso da gusto ir a bucear con ellos.

La escuela se encuentra justo al final de la playa de Pattaya. Mirando hacia el mar, a la derecha. No tiene pérdida 🙂

el Parque Marino de Tarutao: características e historia

Este parque se estableció como tal en 1974. Cubre 1490km2 y lo componen tres archipiélagos: Tarutao, Klang y Adang. Son en total 51 islas divididas en dos grupos: las islas de Tarutao al este y las de Adang-Rawi al oeste.

El Parque Marino de Tarutao es el responsable de que tanta gente se acerque hoy en día a Koh Lipe. Su belleza hipnotiza. Pero algunas islas del parque también son conocidas por tener un oscuro pasado. Y es que en los años 30 se utilizaban para aislar a presos políticos.

En 1936 llegaron 500 presos y en 1938 ya eran 3.000. Aunque hubieron muchos intentos de motín, nunca fueron fructíferos. Pero con la Segunda Guerra Mundial, la Tailandia continental cortó parte del apoyo que daba a la isla, causando la muerte de muchos prisioneros por falta de comida. Esto hizo que prisioneros y guardias se unieran para asaltar los barcos que navegaban los alrededores de la isla para sobrevivir. Así fue como la zona pasó a conocerse como ‘un mar lleno de piratas’.

El grupo de asaltantes se hizo tan fuerte que se convirtió en una situación preocupante. Llegaron a hundir hasta 130 barcos, matando a todo el que fuera a bordo. Hacia el final de la guerra, las fuerzas británicas llegaron para solventar la situación, cerrando la prisión y desalojando la isla.

Hoy en día es posible alojarse en algunas de las islas del Parque Marino. En concreto, Ko Tarutao y Ko Adang disponen de bungalows que deben reservarse con antelación a través del Departamento de Parques nacionales, Vida Salvaje y Conservación de plantas.  Si prefieres dormir en tienda de campaña, las alquilan junto con sacos de dormir por unos 200THB por día.

 

Bucear en Koh Lipe: el parque marino de tarutao

El Parque Marino de Tarutao dispone de 38 puntos de buceo. Una parte del parque se cierra al público durante seis meses al año. Además, en sus aguas está totalmente prohibida cualquier actividad pesquera. Esta restricción intenta controlar y proteger la flora y la fauna de una parte del parque, aunque lo cierto es que el día que la visitamos, vimos barcos pesqueros en la zona protegida y redes de pesca abandonadas en el fondo del mar. Esto es sin duda indignante porque para asegurarse de que esto no sucede, hay unos rangers que se supone que vigilan la zona para que nadie incumpla las normas.

Si quieres bucear en Koh Lipe y la zona protegida del Parque Marino de Tarutao no está abierta no importa, tienes otros 16 puntos de buceo disponibles. 

Además, si hay algo positivo que tiene bucear en Koh Lipe es que estaréis solos prácticamente siempre. Al haber muy pocas escuelas de buceo y tantos puntos de buceo, es difícil que dos escuelas coincidan el mismo día en el mismo lugar. Eso es un lujo.

Nosotros hicimos dos inmersiones fuera de la zona protegida: una en Stonehenge y otra en Talan Steps.

Coral
Aunque no lo parezca, esto es coral

Bucear en la zona protegida del Parque Marino de Tarutao – Nuestra experiencia

Sin querer llegamos a Koh Lipe en el momento perfecto del año. Aprovechamos los últimos días de la temporada baja y el primer día de la temporada alta, que es justo cuando abren la zona protegida del Parque Marino de Tarutao al público.

En la escuela de buceo Pura Vida de Koh Lipe habían organizado una excursión con tres inmersiones para ese día y no dudamos en apuntarnos.  Esta excursión se suele hacer en un día completo porque los puntos de buceo se encuentran a aproximadamente una hora en barco.

Todo el equipo de Pura Vida
Expedición al Parque Marino de Tarutao

La entrada a la zona protegida cuesta 200BHT por persona que te cobrarán en la escuela de buceo.

Era nuestra segunda experiencia buceando. Todavía somos pececillos inexpertos en esto del submarinismo así que nuestras expectativas siempre son bajas y nuestra ilusión siempre está por los cielos.

Como siempre, el éxito de la inmersión depende de varios factores. En Koh Tao no suele haber corrientes pero en esta zona sí, por lo que era algo a tener en cuenta que además no habíamos experimentado nunca. La visibilidad también nos preocupaba porque en Koh Tao nos había impedido ver algo en una de las inmersiones.

Barracudas
Banco de barracudas
Pez payaso en una anémona
¡Nemo!
Una sepia o Cuttlefish
Una sepia o Cuttlefish
Pez piedra o Stone fish
Pez piedra o Stone fish

En este caso, en la primera inmersión nos encontramos con bastante corriente. Los instructores nos decían que en realidad no era para tanto pero, al ser nuestra primera vez, nos costó muchísimo controlarnos. Estábamos más preocupados por no estamparnos contra nada que de disfrutar del entorno.

Las otras inmersiones fueron mucho mejor y ahí si pudimos gozar. Era la primera vez que veíamos algo igual. Los bancos de peces nos rodeaban y apenas nos dejaban avanzar. Nos encontramos con grandes paredes de corales lilas, blancos, rojos, de todos los colores. Peces grandes, pequeños, barracudas, caballitos de mar, peces payaso y tantos otros de cuyo nombre ya ni me acuerdo.

La última inmersión fue bastante relajada y me sentí a gusto. Era la primera vez que sentía que controlaba más o menos todo el equipo, que no me ponía nerviosa. Que si quería ir hacia un lado, iba, que si quería bajar, bajaba. Que si me dejaba llevar yo también podía pertenecer a ese mundo submarino. La hora de inmersión se me pasó en 5 minutos y al salir, el atardecer. El broche de oro a un día igual de agotador que de mágico. 

 Bucear en Koh Lipe: fondo marino
Fondo marino de colores
Bucear en Koh Lipe: corales de colores
Una ciudad bajo el agua

Servicio de fotografía

Tanto si haces un bautismo, un curso de buceo o un fun dive como hicimos nosotros, puedes solicitar el servicio de fotografía de la escuela. En este caso nos acompañaron Samuel y Damián, que son los autores de todas las fotografías de este artículo.

Ya solicitamos este servicio cuando nos sacamos el curso de Open Water en Koh Tao y en este caso también teníamos claro que queríamos fotografías porque es un recuerdo para siempre.

 

Si estás en Tailandia, para mi vale la pena acercarse aunque solo sea por bucear en Koh Lipe. De hecho, la isla no ofrece muchos más atractivos que sus aguas cristalinas, así que aprovecha 🙂

Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies