Querido 2016, has sido un año especial. Algunos recordaréis que cuando empezó el año yo no paraba de decir eso de: ‘este va a ser mi año’, ‘este va a ser un gran año’ y a una semana de que se acabe el año, ya puedo decir que así ha sido. Será verdad eso que decía Paulo Coelho en El Alquimista de que “cuando deseas algo con mucha fuerza, el universo entero conspira para que lo consigas“.
Imagino que cada uno valora su año en función de un sinfín de cosas diferentes, yo lo valoro en viajes, aventuras, personas y momentos especiales. Y de eso, querido 2016, ha habido para dar y regalar.

Las pequeñas escapadas desde Madrid

Cuando vives en la gran ciudad, trabajas todos los días y tus días de vacaciones están contados, los fines de semana son la vía de escape de esa vida. Por eso intentábamos hacer bastantes planes para hacer nuestra rutina algo más llevadera.
Celebramos el cumpleaños del Becario en la sierra y volvimos a Rascafría cuando más nieve había. Y luego volvimos a la Sierra para conocerla en primavera y en camping con nuestros compañeros de Madrid Travel Bloggers. Lo cierto es que da igual la época del año en la que sea, la sierra madrileña es el perfecto refugio de la ciudad y a apenas una hora puedes desconectar del odioso bullicio.
nosotros en el bosque nevado

La puesta de sol en las Salinas de Fuencaliente

Recuerdo esta puesta de sol como uno de los momentos más especiales del viaje a La Palma porque mis compañeros de viaje y yo nos sentamos allí, hicimos cuatro fotos y luego nos pusimos a disfrutar de la puesta de sol. Hablamos, nos reímos, tiraba mucho el viento y el sol se reflejaba en las salinas.
Esos 5 días en la Isla Bonita nos descubrieron lugares mágicos, una gastronomía espectacular y personas con historias fantásticas. La Palma me regaló momentos muy intensos y presiento que la volveré a visitar pronto.

Superar mis miedos en Madagascar

Cuando haces algo por primera vez, especialmente algo que te da respeto y cierto miedo, por más arnés que haya, la adrenalina se dispara y te sientes vivo, dispuesto a todo. Así me hizo sentir Madagascar en varias ocasiones: durante las cuatro o cinco horas buscando lémures arriba y abajo, cruzando la selva, no me sentí cansada ni una sola vez, no tuve hambre ni sed, solo sentía la emoción de que en cualquier momento nos pararíamos para ver a una familia de lémures en la copa de un árbol.
Y al hacer la vía ferrata del Gran Tsingy, una sensación parecida, aunque con un poco más de miedo. Estos son los momentos que me recuerdan que viajo para conocerme mejor, para superarme, para experimentar y sentir lo que no siento desde el sofá de mi casa. 
Junto a niños malgaches saludando a la cámara
cruzando puente colgante

 

un lémur comiendo en el suelo

Punto y a parte – 3 meses de viaje

Querido 2016, has sido el año de la gran decisión, el punto y a parte en nuestras vidas, el momento de frenar el tren, bajarse, y pensar si esto que estamos haciendo es lo que queremos hacer para siempre. Tomamos la decisión de dejar nuestra cómoda -o incómoda, según se mire- vida en Madrid, irnos al viaje que ya teníamos organizado y dejarnos llevar.
Este verano habíamos planeado un viaje a Nueva York y luego breves visitas a Connecticut y Boston. Desde ahí íbamos a volar a Florida y pasar otros 12 días entre Melbourne y Miami. Todo eso se cumplió, pero como no teníamos por qué volver a España porque no nos esperaba ningún trabajo de oficina, decidimos quedarnos un mes más en Florida.
Puente de Manhattan
En central park

Caseta salvamento en Miami

Y como no hay dos sin tres, después retrasamos de nuevo nuestra vuelta a casa y nos fuimos un mes a recorrer Cuba de punta a punta con Jairo y Claudia. 
Estos tres meses de viaje han sido importantes, no por los lugares en sí o por la cantidad de tiempo que hemos estado fuera, si no porque hemos sido libres. Libres de escoger, de decidir lo que queríamos hacer a cada momentos, libres de quedarnos o volver, libres para ver lugares nuevos o quedarnos donde estábamos. Y han sido importantes también por la compañía. Viajar con el Becario es divertido, pero aún más cuando se suman a la aventura otras personas: Xipo y Vero, Angi, Iván (y toda su familia), Mark, Bárbara, Dave y Carol, Jim y Marcia, Adrià, Jairo y Claudia en dos países diferentes, la China y su familia y todos los cubanos que, de alguna forma u otra, nos ayudaron a entender su país.
frente al mar caribe, palmeras
Adrián, Jairo, Claudia y yo en el castillo del Morro de Santiago de Cuba
Adrián y yo tumbados frente al mar

El otoño en Aranjuez y en Asturias

Querido 2016, ¡este año te has lucido en otoño! Ha sido un otoño extrañamente soleado en Asturias y gracias a ese solazo hemos podido hacer escapadas como la de Caravia y los Picos de Europa y ver la súperluna que preparaste para el 14 de noviembre y a la que este video no le hace justicia.
Adrián en la montaña
A Aranjuez me escapé un fin de semana con Minube para descubrir que el mejor otoño del mundo lo tienen allí, en sus parques. No me cabe duda.
Aranjuez cubierto por la niebla
parque cubierto de hojas, arboleda a ambos lados

En lo profesional

Profesionalmente también ha sido un año de dar un salto. De lanzar al mundo un nuevo proyecto, Trópico Polar, y seguir trabajando en La Maleta de Carla que tantas alegrías me da y que me regala la oportunidad de trabajar con marcas a las que admiro y con las que me siento identificada.

Uno de los productos de Trópico Polar
Desde hace ya casi un año también trabajo con los chicos de Trip-drop, con los que hacemos cosas mágicas como conseguir máquinas de escribir braille y llevarlas a Uganda en persona. Este proyecto me enseña que todavía hay muchas buenas personas que hacen cosas por los demás sin esperar nada a cambio.
Querido 2016, me has dado tanto que seguro que no te voy a olvidar, pero que sepas que a 2017 lo voy a coger con las mismas ganas para que la frase de Paulo Coelho se siga cumpliendo y poder acumular muchos más momentos para celebrar dentro de un año. 
 
 
¡Feliz Navidad, os deseamos un 2017 cargado de viajes!
Autor

1 Comentario

  1. Un año para enmarcar, no me cabe duda. No sabría con que quedarme, si con Madagascar o con ese pedazo de viaje por USA.

    Espero que 2017 venga igual de bueno en cuanto a viajes, aunque habéis dejado el listón bastante alto.

    Un saludote.

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies