Imaginaos que estáis ahí, conduciendo por lugares que habéis visto en vuestras películas americanas favoritas, sientiéndoos como sus personajes y deseos@s de vivir aventuras. De repente, suena en la radio una canción country, o un temazo de rock, o cualquier música que os motive mientras circuláis por la mítica ruta 66. Sí, es un sueño, pero despierta:

La costa oeste de EEUU, sin secretos
Sin tarjeta de crédito, lo llevas claro. Te la pedirán en multitud de negocios, especialmente en gasolineras, hoteles y empresas de alquiler de coches. En EEUU lo habitual es usar tarjetas de crédito y si además eres extranjero, con más razón.
Cambios de horario entre estados. Lo habitual cuando se visita California es aprovechar para acercarse a otros estados, como Nevada, Arizona o Utah.
Conviene saber de cara a planificar vuestro viaje que en Utah es una hora más que en California o Nevada, y que Arizona según la estación del año, coincide en horario o bien con California y Nevada o bien con Utah, ya que nunca cambian la hora.
Una clásica puesta de sol en Santa Mónica
Road trip, definitely. El uso del coche es prácticamente obligado. Olvídate de usar transporte público o de caminar a todas partes, hay zonas inseguras y el transporte en la mayoría de ciudades tiene pocas rutas y horarios. Ten el carnet de conducir a mano y alquila un coche, o tira del transporte de moda en EEUU: Uber.
Bea con su coche de alquiler
Colega, ¿dónde está aparco mi coche? Si queréis encontrar el coche en el mismo lugar donde lo dejásteis, cambiad el chip respecto a España. Dejar el vehículo en un centro comercial si no consumes en una de sus tiendas no está permitido, hay horarios restringidos en las zonas céntricas y parkings extraoficiales con precios abusivos.
 
Lo mejor es adaptarse a los horarios gratuitos, a las zonas permitidas que suelen estar dos calles más atrás y no aparcar en el primer parking que se ve. Por ejemplo, en Santa Mónica, aparcar en el parking oficial a pie de playa es más barato que en pequeños parkings cercanos a la carretera. Si no recuerdo mal, aparcar todo el día en el aparcamiento de Santa Mónica eran 6/8 dólares ¡está muy bien!

 

 

Estampas típicas de la Ruta 66
Propinas no aptas para devotos de la virgen del puño. En la mayoría de restaurantes de EEUU a la cuenta final hay que añadirle un mínimo de 10% o 15% de propina, la cual se apunta en la cuenta y también se puede pagar con tarjeta si se desea, añadiéndola a todo el gasto. Prestad atención, que algunos establecimientos no incluyen IVA (Taxes) en la carta.
Los reyes del marketing. Los americanos saben venderse muy bien, pero que no os la cuelen. Según vuestro país de origen os intentarán cobrar más o menos en sus productos o servicios. En nuestro caso, al ser españoles nos cobraban menos que a los alemanes, o eso nos decían para que nos contentáramos con el descuento que nos habían hecho.
Para servicios como los tours por Los Ángeles, no os quedéis con el primer precio ¡regatead! y cuidado con los “regalos” que os dan algunos “artistas” en el Paseo de la Fama, luego querrán que les paguéis y no será un dólar precisamente.

Post escrito por Beatriz L. Izquierdo, Creativa audiovisual y Copywriter. Devora series, colecciona cosas sin sentido y es adicta al arte. Su último viaje fue a EEUU y está encantada de compartirlo en La Maleta de Carla. ¡Síguela en Twitter.! 

Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies