Stephanie Benites, Uruguaya afincada en la localidad de Sitges desde hace 8 años.

 “No me siento integrada en este país”

Stephanie me recibe en su piso de Sitges y, como siempre, me da un abrazo que me deja sin respiración. Rápidamente se pone con lo que estaba haciendo hasta que he tocado al timbre, en este caso, lavarse los dientes mientras se prepara algo de comer. Nos encontramos por la mañana porque ella, afortunadamente, no se encuentra entre los cinco millones de parados en España, y tiene que trabajar por la tarde.

Esta joven nacida en Montevideo, llegó de su país de origen en Noviembre de 2004, con sólo 16 años, y hasta septiembre de 2010 no fue ciudadana legal en España.
 
¿Cuál fue tu reacción cuando tus padres te dijeron “nos vamos a vivir a España”?
Yo no tenía ni idea de por qué tomaban esa decisión, teníamos casa propia, íbamos a un colegio privado… En el momento me lo tomé bien, no caes en la cuenta, es como que te vas de fin de semana. Es cuando llegué acá que dije: “joder, ya no estoy allá”.
Al llegar a Sant Pere de Ribes, donde vivimos al principio, me metieron en el colegio, así de golpe, y la primera clase fue de griego en catalán. Fue como si empezase de nuevo: tenía que hablar otro idioma, conocer gente nueva, introducirme en una cultura totalmente diferente a la mía…
¿Cómo te sentiste cuando te diste cuenta de que ya no había vuelta a todo lo que conocías antes de venir a España?
Ahora mismo no me puedo acordar de lo que sentía, pero si me acuerdo que lloraba. Lloraba porque no quería a la gente que estaba a mi alrededor, porque no era la misma o no me daba lo mismo que me daba mi gente en Uruguay. Pero todo se pasa.
Llevas en España casi una década, te sientes integrada entre la sociedad y cultura catalana y española?
No me siento integrada en este país. No siento que formo parte de acá. Puede que en lo inconsciente sí, pero todo lo que es consciente lo rechazo totalmente. No comparto las tradiciones, las formas de actuar, como hablan a veces, etc. Quizá en mi país es igual pero yo tengo una perspectiva de Uruguay de adolescente, y acá tengo una de adulta, por eso lo que veo ahora es lo que critico y acepto o no.
Yo entiendo el término integración como adoptar todas las costumbres y yo no las comparto. Obviamente tengo amigos españoles, pero como de otros países.
“El mar es el único lugar donde conecto físicamente de forma directa con mi país”, Stephanie Benites
¿Crees que si hubieses emigrado con otra edad te sentirías más integrada?
A lo mejor si hubiese venido más joven, mis experiencias hubiesen sido mayores acá y me sentiría más integrada en esta cultura. Es el caso de mi hermana. Cuando llegamos tenía 12 años y ella acá es un pez más en el río.
¿Te has sentido rechazada alguna vez por venir de otro país?
Por suerte yo no he sido de las personas que se han sentido así. He podido tener algún encuentro más hacia el principio, pero nada más. En ese sentido me considero afortunada.
Pero a la hora de conseguir tus papeles no te lo han puesto nada fácil…
Intenté conseguir mis papeles a través de dos empresas y me lo rechazaron ambas veces, con sus apelaciones. Lo quise hacer por lo legal y no me dejaron y al final me casé. Me hace gracia que sea tan fácil en realidad, que me haya tenido que casar, con la persona que quiero y que comparto mi vida, pero al fin y al cabo para que yo pudiese ser por fin legal en este país.
De fondo, los cuadros del marido de Stephanie. En su muñeca, la inicial de su nombre, Adrián.
La situación económica en España está empujando a muchos jóvenes a emigrar a otros países para seguir formándose o para encontrar trabajo. ¿Crees que lo tendremos tan difícil como lo has tenido tu para conseguir un permiso de residencia y trabajo?
Ustedes lo tienen diferente porque desde pequeños les enseñan que pertenecen a una cosa llamada Unión Europea y que pueden moverse libremente dentro de ella. Si no, serían igual de ilegales que yo cuando vine acá. Yo siempre sentí que pensaban de mi que era la pobre inmigrante que se tuvo que ir de su país para poder comer, y ahora siento que me comprenden un poco mejor. Cuando emigramos lo hacemos por mejorar nuestro nivel de vida.
¿Ha mejorado tu nivel de vida?
Supongo que sí, ahora estoy casada con el hombre que quiero, trabajando con contrato indefinido (aunque eso ahora no signifique mucho) y soy legal y feliz.
¿Qué sientes ahora, ocho años después, cuando piensas en Uruguay?
(se emociona) Tristeza, obviamente.
De dónde es Stephanie, ¿de aquí o de allí?
De allá. Si uno nace y está mucho tiempo en un lugar, en mi caso 16 años, es, cree y forma parte de eso. Una cuando se va a otro lugar sigue siendo aquello pero ya tiene un plus de cosas, de ese otro lugar, de ese contacto con otras cosas, con otras gentes. Pero lo que hay atrás siempre permanece.
¿Volverías?
No. Después de todo creo que venir a España ha sido algo positivo.
“Lo que hay atrás siempre permanece”. Stephanie Benites.
Stephanie es el reflejo de todos los inmigrantes que han aterrizado en nuestro país y que conviven con nosotros, con los que nos cruzamos a diario, pero que siguen sin sentirse de aquí y tampoco volverían allá. Es un ejemplo de todos esos jóvenes que llegaron a nuestro país bajo la incertidumbre de un futuro en un lugar desconocido acatando la decisión de sus padres. Y hoy, con una situación económica difícil y tras haber recorrido un camino complicado, la vida le sonríe y la invita a seguir viviendo en España, si ella quiere.
Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies