Ir al rastro de Madrid es una de las cosas más típicas que se pueden hacer en la capital española un domingo por la mañana. Se trata de un mercadillo que se celebra cada domingo por la mañana en los  barrios de Lavapiés y La Latina de Madrid. 

El Rastro de Madrid

Lleva desde 1740 ocupando las calles de La Latina y Lavapiés todos los domingos y festivos y, aunque originalmente era de objetos de segunda mano, hoy en día también encontramos puestos con objetos nuevos.

Lo que más me gusta de ir los domingos al rastro es el ambiente. Personas muy diferentes, venidas de todos los puntos del mundo, gente que aparentemente no tiene nada en común, se da cita en este mercadillo para conocerlo. Es un reclamo turístico con encanto que, ya de paso, pone de manifiesto la cultura madrileña en su máximo esplendor: tapas, cerveceo, vida en la calle, reuniones de amigos, arte, música, etc.

Es el lugar donde encontrar antigüedades, piezas de coleccionista, elementos decorativos para tu casa, juguetes antiguos, menaje del hogar, cómics e intercambio de cromos…vaya, se podría decir que si no lo encuentras en el Rastro es que no existe.

Lo mejor es callejear y rebuscar entre los puestos a pie de calle, pero también es vivir el ambiente que se respira. Por eso, siempre que vamos, no nos olvidamos de tomar algo en los locales que más nos gustan:

– El skinazo: un bar que hace esquina en la Plaza Campillo del mundo nuevo. Un bar donde beberse una cervecita muy a gusto junto a una tapa de paella. ¡Ay que rico!

– El capricho extremeño: un clásico de El rastro. Si vas una vez en la vida, tienes que comerte una tosta en el Capricho extremeño. Las hay de todos los tipos e ingredientes y aunque parezca que hay una cola interminable, va bastante rápido y valdrá la pena.

Dos tostas de El Capricho Extremeño

He estado en el Rastro ya incontables veces, pero las dos últimas he descubierto un lugar que me tiene enamorada y que no tiene casi nada que ver con los viajes pero que, aún así, os lo recomiendo. Se trata de ‘La tapicera’, un espacio donde venden telas, restauran muebles y tapizan sofás o sillones. Tienen una tela mapamundi preciosa, y tantas otras que me traen de cabeza.

En El Rastro se respira ambientazo y, aunque es una actividad muy turística, también conserva ese aire castizo tan característico de Madrid.

Cómo llegar
Las opciones más cercanas son:
Metro Línea 1: Tirso de Molina
Metro Línea 5: La Latina

 

 

Autor

1 Comentario

  1. Hola Carla muchas gracias por el comentario sobre skinazo bar un saludo y espero que buelvas a repetir pronto:-)

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies