Paseando por Bolonia una de las cosas que más llamó mi atención es que a partir de las seis de la tarde las terrazas empezaban a llenarse de gente. Podría decirse que tocaban las seis y empezaba la hora punta en los bares. La hora del aperitivi. La hora de ponerse guapos, de salir a la calle a disfrutar de un rato de desconexión, finalizar la jornada de trabajo y reunirse con los amigos para tomar algo. El aperitivi, una especie de tapeo a la italiana, atrae a los jóvenes de Bolonia en busca de una cena temprana y económica. Los aperitivis siempre están expuestos para que podáis verlos desde fuera y elegir el bar que tenga la comida que más os apetezca.
¿Qué contiene un buen aperitivi?
Siempre pizza. La pizza que no falte. Y a partir de ahí todos los platos que os podáis imaginar. Desde ensaladas variadas, patatas de todos los tipos y con todas las salsas, hasta las especialidades más italianas que os podáis imaginar.
¿Con qué se acompaña?
Ni con cerveza, ni con cava, ni con un cocktail. Lo que acompaña el aperitivi es el Spritz. Lo hay de dos tipos, aunque ambos son muy amargos. El menos amargo es “Aperol”, de color naranja. Y el más fuerte es “Campari”, de color rojo. Normalmente se mezclan con gaseosa y Prosseco (vino blanco).
¿Cuándo?
Todos los días, en la mayoría de bares de la ciudad, aproximadamente desde las 18h hasta las 22h.
¿Dónde?
En Bolonia podéis encontrar muchos locales donde sirven aperitivi. Yo, por relación calidad-precio, recomiendo los siguientes:
 

Café Zamboni: en pleno centro histórico y en la zona universitaria. Justo bajo Due Torri se situa este café, uno de los más glamourosos que recomendaré y que cuenta con un buffet rico en cantidad y calidad. Para los más tecnológicos, este bar tiene wi-fi gratis
La Scuderia: Este local se encuentra en Piazza Verdi, también en pleno centro de la ciudad. 
Bounty’s: Por solo 6 euros podréis disfrutar del buffet de comida y una bebida. Un lugar muy concurrido a partir de las 6-7 de la tarde.

Introducirse en la vida italiana, probar su comida típica y aprender a disfrutarla es sencillo. No solo la pizza, la pasta, la arquitectura, los paisajes y el arte son característicos de este país. Momentos de desconexión, de socialización y que muestran otra de las caras de la vida en Italia como el aperitivi, son también dignos de experimentar.
Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies