Siempre que voy a la estantería de Comunicación y periodismo de la FNAC acaba en mis manos un ejemplar de El mundo amarillo de Albert Espinosa. Hasta antes de ayer no acabó entre mis compras. Ahora que lo he acabado no entiendo muy bien que hace en esa sección pero me alegro de haberlo comprado por fin.
El mundo amarillo, Albert Espinosa

He de decir que no lo he comprado ahora porque haya visto Planta 4ª o porque haya empezado a ver Polseres vermelles -Pulseras rojas en castellano- (Espinosa es guionista de ambas), porque ese tipo de películas o series me cuestan un poco. Tampoco he visto las entrevistas de Albert Espinosa en Buenafuente o el Hormiguero. Simplemente leí la contra portada y, por fin, me animé a comprarlo.

En El Mundo Amarillo, Albert, su autor, narra su adolescencia y las experiencias y aprendizaje que obtuvo en los diez años que estuvo enfermo de cáncer. A partir de ese aprendizaje, de todo lo que fue adquiriendo desde los 14 hasta los 24 años de edad, Albert establece el mundo amarillo y, dentro de él, sus amarillos.
El autor explica lo que vivió y como lo vivió y te da una receta que a él le ha servido para ayudarse en los momentos difíciles. Tu la tomas o la dejas. Son una serie de consejos que no sólo pueden ayudar a enfermos de cáncer a ver la vida de otra manera, a encontrar un ejemplo de positivismo, si no que también pueden ayudar a los que no estamos enfermos de nada a darnos cuenta de muchas cosas. El mundo amarillo es una actitud ante la vida, una actitud positiva y cuya premisa principal es vivir esa vida y sentirte afortunado.
Albert Espinosa habla del cáncer sin tapujos. Me imagino que eso le ayudó en su momento a aceptar la enfermedad que tenía. Hablar sin tapujos de aquello que nos preocupa, de la muerte de un familiar, de los problemas que tenemos, aunque no sean comparables a una enfermedad, es lo que hace que los aceptemos y los superemos. Y esto es, por ejemplo, algo que podemos aplicar en nuestra vida diaria.
He acabado El mundo amarillo en tres horas de lectura intensa. Es un libro que se lee rápido, es sencillo, claro y muy cercano, aunque a ratos repetitivo. No utiliza un vocabulario complejo, por eso muchas veces sentía que el que había escrito el libro era el Albert Espinosa de 14 años. Él comenta en el libro que ha enlazado dos edades, los 14 y los 24 (cuando le diagnosticaron el cáncer y cuando se curó), para utilizar la energía de ambas. En El Mundo amarillo he detectado esas dos energías.
A estas alturas os estaréis preguntando de qué va esto del mundo amarillo y quién son los amarillos. Os recomiendo, si queréis una lectura fresca y amena, y además descubrir un mundo positivo y diferente, que os acerquéis a una librería y adquiráis el libro o que lo descarguéis para el e-book. En más de una ocasión se os dibujará una sonrisa en la cara y eso siempre es de agradecer. 

Links de interés:
Web de Albert Espinosa

Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies