Sara y JAAC viajan y te lo cuentan en Salta Conmigo, un blog de viajes con destinos y saltos por todo el mundo. Aunque siempre han tenido claro que aman viajar, decidieron cambiar su rutina en 2013 cuando dejaron sus trabajos y se fueron a recorrer Sudamérica sin billete de vuelta. 
Sara y Jaac, del blog Salta Conmigo
1. Vuestro viaje empezó el 30 de marzo de 2013 pero vosotros ya viajábais antes y ya lo contabais en el blog. Eso sí, nunca fueron viajes tan largos. ¿Qué os empujó a este cambio de vida? ¿Recordáis el día en el que tomasteis la decisión de recorrer Sudamérica sin billete de vuelta?
Siempre nos ha gustado viajar y, cuando nos fuimos de viaje sin billete de vuelta, ya llevábamos unos diez años viajando juntos por el mundo en los días que las vacaciones del trabajo nos permitían.
JAAC llevaba seis años escribiendo en el blog (Sara empezó en 2012) y alguno más escribiendo en otro de otra temática en el que también hablaba de viajes.
¿Cuándo decidimos irnos sin billete de vuelta? No tuvimos una epifanía repentina, fue una idea que fue surgiendo en el tiempo por la frustración de ver que no podíamos disfrutar tanto como queríamos de nuestros viajes por la falta de tiempo, unida a los problemas que nos pusieron en el banco a la hora de acercarnos a pedir una hipoteca para cambiar de casa.
Nos pareció una mejor inversión quedarnos donde estábamos y usar ese dinero para viajar sin fecha de vuelta. La decisión de que el viaje fuera a Sudamérica fue posterior.
2. Antes de lanzaros a recorrer Sudamérica, ambos trabajabais y llevabais una vida dentro de los cánones de la normalidad. ¿Hubo algo que os hizo cambiar el chip o daros cuenta de que esa vida no era la que queríais en ese momento?
Alguna riña que otra en el trabajo siempre ayuda, pero en realidad fue lo que comentábamos antes: entender que queríamos hacer lo que nos apasionaba, viajar, durante todo el tiempo que quisiéramos y ver que el trabajo no nos lo permitía.
3. ¿Cómo era un día en la vida de Sara y JAAC en Madrid antes del #LatTrip?
Los dos trabajábamos en Madrid, Sara era brand manager en una empresa de alimentación y JAAC consultor senior de calidad en una empresa de informática. Los dos nos pasábamos de dos (JAAC) a tres (Sara) horas diarias en transporte público para ir y volver del trabajo, unas diez en la oficina (incluyendo la comida, que tampoco éramos workaholics), íbamos al gimnasio cuando podíamos y poco más entre semana.
El fin de semana, siempre que podíamos, nos íbamos y, si no, lo dedicábamos a descubrir Madrid o a descansar en casa. Una vida muy normal.
Sara y Jaac en Japón
4. ¿Cuánto tiempo pasó desde que tomasteis la decisión hasta que empezó la aventura? 
La búsqueda de casa tuvo lugar unos tres años antes de que nos fuéramos de viaje. En aquel momento pensamos que ahorraríamos durante cinco años y que sería en 2015 cuando dejaríamos los trabajos. ¿Por qué cinco años? Para que fuera una fecha redonda y porque JAAC podría superar así su crisis de los cuarenta.
Eso sí, esperar tanto tiempo sabiendo lo que quieres hacer, viendo que la vida de la oficina te frustra, que tu jefe te irrita, etc. pues no fuimos capaces y lo adelantamos un par de años, un año después de acabar de pagar la hipoteca.
Con la casa ya pagada, podríamos ahorrar aún más –siempre hemos sido muy ahorradores—para pagar el viaje y tener ahorros para unos años más a la vuelta, por si acaso.
5. Al principio, vuestra familia no entendió muy bien vuestra decisión de dejarlo todo y lanzaros a la aventura. ¿Qué os decían? ¿Todo el mundo reaccionó de igual forma? ¿Cómo lo ven ahora que habéis vuelto?
No sólo al principio, siguen sin entenderlo. Nos decían que estábamos locos: que teníamos muy buenos trabajos y una vida acomodada y lo estábamos tirando todo por la borda. Hubo más gente que reaccionó así en nuestro entorno y algunos amigos que, no sabemos si estando muy convencidos o no, nos dijeron que hacíamos bien en disfrutar de la vida… eso sí, que ellos en sus circunstancias (las que fueran) no podrían o no se atreverían a hacerlo.
También esperaban que, a la vuelta, volviéramos a la “vida anterior”. No hacerlo les ha chirriado aún más que el hecho de que dejáramos los trabajos.
6. Os lanzasteis a viajar con vuestros ahorros. ¿Ha cambiado vuestra forma de financiación? ¿Habéis vuelto a vuestros antiguos trabajos?
La idea inicial, por lo menos de Sara, era volver al trabajo, aunque no a la misma empresa porque nos fuimos, no pedimos excedencia. Pero, al final, decidimos dedicarnos al blog y seguir durante un tiempo viviendo con nuestros ahorros. Ahora nos dedicamos profesionalmente al blog.
Uno de sus famosos saltos en Isla de Pascua
7. ¿Qué os ha aportado SaltaConmigo.com a nivel profesional y personal?
A nivel profesional, SaltaConmigo.com nos ha aportado versatilidad: cuando tienes un blog y se convierte en un pequeño negocio, tienes que hacer de todo, eres tu propio departamento de marketing, comunicación, redes sociales, comercial, técnico, de administración, de contabilidad, etc.
A nivel personal, son los viajes los que nos han aportado muchísimo, por toda la gente que hemos encontrado en el camino y que los ha hecho tan especiales. El blog también nos ha ayudado, de alguna forma, ya que nos ha permitido conocer a otros blogueros, muchos de ellos grandes viajeros.
Además, a través de los comentarios/emails/respuestas en redes sociales de nuestros lectores nos hemos dado cuenta de que lo que contamos le gusta y le sirve a alguien y que no estamos solos cuando viajamos.
8. Recientemente os hemos visto recorriendo ciudades europeas, ¿llegará el #AsiaTrip o el #WorldTrip? ¿Os veremos pronto con las mochilas a cuestas y sin billete de retorno?
Una vuelta al mundo no creemos que llegue nunca –pero, ¿quién sabe?-, preferimos centrarnos en una zona.  Pero sí, esperamos que otro viaje sin billete de vuelta llegue pronto y seguro que llegará antes o después. Ése es el objetivo. Si no es sin billete de vuelta será muy largo…
9. Imagino que el #LatTrip os cambió la forma de ver la vida, el trabajo y todo lo material. ¿Con qué filosofía se regresa de un gran viaje como ese? ¿Qué lecciones se aprenden?
La verdad es que nuestros principios, nuestra forma de pensar y nuestra actitud ante la vida no han cambiado radicalmente con el viaje. Seguimos siendo los mismos, será que no estamos muy predispuestos a las “epifanías”…
Eso sí, viajando entiendes que hay muchísima gente buena en el mundo que está dispuesta a echarte una mano justo cuando lo necesitas –y supera con creces en número, aunque también la hay, a la gente que te quiere engañar-; que puedes vivir con muy pocos objetos materiales, todo lo que cabe en la mochila; que cuando viajas tu salud mejora porque estás más feliz; que la comodidad y la seguridad no son para todos sinónimos de felicidad, etc.
La vida siempre te da lecciones, da igual que estés de viaje o no, sólo hay que saber escucharlas.

Trabajamos más horas que antes y ganamos mucho menos… pero somos más felices

10. ¿Cómo es un día en la vida de Sara y JAAC ahora mismo?
Cuando no estamos viajando estamos en Madrid escribiendo para el blog y las redes, contestando correos electrónicos, disfrutando de la ciudad y participando en todos los eventos viajeros que podamos.
Trabajamos más horas que antes y ganamos mucho menos… pero somos más felices –casi siempre, también hay días en los que pensamos “¡quién nos ha mandado a hacer esto!-.
Visitando la Antártida durante su #LatTrip
11. Sin pensar demasiado, decidnos un momento viajero especial que os venga a la mente desde que os lanzasteis a compartir vuestros viajes en el blog.
Escuchar la “samba narua” en Rio de Janeiro con nuestro anfitrión de couchsurfing en un barrio al que nunca habríamos ido solos porque era supuestamente peligroso… Siempre recordaremos los centenares de personas cantando al unísono en esa diminuta plaza, solo de pensarlo ya tenemos de nuevo la piel de gallina.
12. Vosotros inspirasteis a Claudia, del blog Solo ida. ¿quién os inspira u os motiva? ¿Qué otro viajero, blogger o emprendedor os hacía soñar con sus historias? 
El blog de Carmen Teira, Trajinando por el mundo, nos inspiraba con sus fotos y relatos viajeros antes de que nos fuéramos y siguen haciéndolo todavía. Es una gran aventurera y, como pasa con muchos viajeros, una persona increíble, además sabe transmitir como nadie la pasión por sus viajes.
Y vosotros, ¿ya conocíais los saltos de esta pareja de viajeros?
Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies