Un fin de semana puede dar para mucho. Seguro que estáis cansados del primer día de ruta por Barcelona pero el segundo tiene que dar para más y, si cabe, mejor.

PLAZA CATALUÑA

El segundo día conociendo Barcelona empieza donde terminó el primero, en la Plaza Cataluña. Sus cinco hectáreas le valen ser uno de los centros neurálgicos de la ciudad: es punto de encuentro, lugar de protesta y casa de miles y miles de palomas que han encontrado en el centro de la plaza el lugar perfecto para campar a sus anchas mientras que la gente las alimenta.

La Plaza Cataluña originalmente era una explanada a las afueras de la muralla de Barcelona, pero cuando ésta se destruyó para empezar a construir el ensanche, este espacio se convirtió en nexo de unión entre la zona más antigua de Barcelona y la nueva. Y con el tiempo, se decidió ubicar aquí la plaza que representaría el ‘centro’ de la ciudad condal.

LAS RAMBLAS

Seguimos nuestra ruta por Las Ramblas, lugar emblemático donde los haya. Este paseo une la Plaza Cataluña con el antiguo puerto de la ciudad. Al final nos encontramos con la estatua de Colón.
Este trayecto también es conocido porque encontramos allí algunos edificios importantes como el mercado de La Boquería o el teatro Liceo. Si tenéis tiempo y/o sed y/o hambre, el mercado de La Boquería bien vale una parada.
Otra de las cosas que lo hacen conocido son sus kioskos de prensa, de animales, de flores, los actores callejeros y los restaurantes donde poder comer una paella a las 17h de la tarde.
En este recorrido no llegaremos hasta el final de Las Ramblas, sino que giraremos hacia el barrio gótico para serpentear sus calles. Giraremos en la Calle de la Portaferrissa.

LA CATEDRAL DE BARCELONA

Caminaremos hasta encontrarnos con ella, majestuosa y esbelta. La Catedral de Barcelona es una de las joyas del barrio gótico que se construyó entre los siglos XIII y XV sobre la antigua catedral románica.
Su interior es espectacular y, una vez más, queda a elección del viajero entrar o no, dependiendo del tiempo. Los horarios y precios podéis encontrarlos aquí.

LA BARCELONETA

Para llegar hasta el barrio de La Barceloneta hay que callejear durante un buen rato en dirección al mar. Recomendamos empezar el trayecto por el Carrer del Bisbe, que nos llevará hasta la Plaza Sant Jaume, donde se encuentran los edificios del Ayuntamiento de Barcelona y el Palacio de la Generalitat de Cataluña. 

La Barceloneta es un barrio marinero que se construyó en el siglo XVIII para reubicar a las personas que perdieron sus viviendas tras demolerlas por orden de Felipe V para construir la Ciudadela. Desde aquí accedemos a las playas de la ciudad, no son las mejores de la costa catalana, pero para un paseo frente al mar son ideales.

PUERTO OLÍMPICO

Recorrer todo el paseo marítimo hasta llegar al puerto olímpico es de mis trayectos favoritos por la ciudad. El puerto olímpico es un puerto deportivo que se construyó un año antes de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Además de ser un puerto muy reconocido, hoy en día también es zona de ocio: de día, en sus magníficos restaurantes y de noche por los locales de fiesta. 

Se encuentra frente a la Villa Olímpica, una zona que se reformó para ser residencia de los deportistas que vinieron a la ciudad con motivo de los Juegos Olímpicos.

Y la única forma de terminar un fin de semana frente al mar es hacerlo con un mojito en mano, para decirle a Barcelona ‘hasta luego’ con una sonrisa en la cara.
Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies