Levántate pronto y con ganas, porque hoy te esperan unas vistas impresionantes de la ciudad y rincones que habrás visto mil veces en postales.

PLAZA ESPAÑA

Este será el punto de partida de un fin de semana intenso. La Plaza de España se construyó durante la Exposición Internacional de 1929 y es la segunda plaza más grande del país, por detrás de la Plaza de España de Madrid.
En la Plaza de España de Barcelona encontráis, a un lado, el Centro Comercial Arenas, que antiguamente era una plaza de toros. Desde su terraza tenéis unas vistas 360º de la ciudad. 
Al otro lado tenemos las torres venecianas, también construidas en la misma época que la plaza y si continuamos y llegamos a Montjuïc. Esta montaña suele salirse de las rutas tradicionales por Barcelona, sobretodo si solo contamos con dos días, pero es uno de mis lugares favoritos de la ciudad y siempre llevo a mis invitados.
Desde el MNAC, el Museo Nacional de Arte de Cataluña ya tenemos unas vistas excelentes de la Barcelona, pero lo mejor está por llegar. Para subir al castillo de Montjuïc podemos hacerlo en autobús o caminando, pero es una buena caminata y como se supone que tenéis el tiempo justo, mejor coged el autobús.
El MNAC, el Museo Nacional de Cataluña

EL CASTILLO DE MONTJUÏC

Este castillo corona la montaña de Montjuïc a sus 170m de altura sobre el nivel del mar. Es una antigua fortaleza que hasta 1960 fue prisión militar y, tres años más tarde, reabrió sus puertas como museo militar. Esa fue su función hasta hace unos años.
Desde 2007, el castillo pertenece de nuevo a la gestión del Ayuntamiento de Barcelona y se ha recuperado como lugar turístico y cultural. Por ejemplo, en verano se proyectan películas al aire libre en uno de sus espacios.
Me gusta el castillo de Montjuïc porque siempre ha estado muy ligado a la historia de la ciudad, pero sobretodo porque es uno de mis lugares preferidos desde donde disfrutar de la ciudad a vista de pájaro. 
Se puede pasear en una o dos horas y después bajar en teleférico.
Barcelona desde las alturas

SAGRADA FAMILIA

Para llegar a la Sagrada Familia podéis coger el metro L1 en Plaza España hasta Glòries y desde ahí caminar. O eso, o L1 Plaza España – Universidad, cambiar a L2 Universidad – Sagrada Familia.
La pregunta del millón: ¿entrar o no entrar? Si no piensas volver nunca jamás a Barcelona, entra. Si vas a volver con más tiempo, olvídate. Puedo decir que el interior vale la pena, no sé si vale lo que te cobran por entrar, pero es una obra de arte. Por más que lo veas en fotografías, te dejará sin palabras.
La fachada trasera de la Sagrada Familia

PARK GÜELL

El conocido parque no se encuentra muy lejos de la Sagrada Familia pero si que está en una zona alta. La L3 os deja en Lesseps o en Vallcarca y tenéis que caminar un poco.
El Park Güell empezó a construirse a principios del siglo XX y fue un encargo de Eusebi Güell a Antoni Gaudí. El proyecto se formuló como una urbanización para familias con posibles en una finca en la zona de la ‘Montaña Pelada’. Pero a falta de compradores, las obras finalizaron en 1914. Con la muerte del propietario en 1918, sus herederos lo ofrecieron al Ayuntamiento y en 1926 se reabrió como parque municipal. 
Las vistas desde el Park Güell
Hace unos años se delimitó la ‘zona monumental’ y se hizo de pago. Podéis consultar los horarios y precios aquí.  En el Park Güell recomiendo dar un largo paseo, cada uno encontrará un rincón favorito.

PASEO DE GRACIA

Prepárate para callejear en dirección al mar. Pasea por el barrio de Gracia hasta que aterrices en Paseo de Gracia y disfruta. Disfruta de los edificios bonitos que te vas a encontrar y enamórate de la Casa Milà (La Pedrera) i la Casa Batlló. Las mires por donde las mires, son espectaculares.
La Pedrera
El barrio de Gracia es una mezcla perfecta entre tradición y modernidad. Y es que en esta zona conviven barceloneses de toda la vida con gente joven que ha visto en este barrio esa mezcla tan interesante que os decía. Hogar de artistas, de galerías repletas de arte, de cafés y terrazas, de restaurantes internacionales pero también de los de toda la vida, Gracia es para pasearlo y, a ser posible, para vivirlo durante unos días (o una temporada).
Bajando por Paseo de Gracia llegaréis a Plaza Cataluña, el punto y final del primer día de esta ruta.
Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies