Las mejores para nosotros, está claro. Empieza el verano y, ¡ay lo que nos gusta un buen helado! Además somos muy selectivos: nos alejamos de helados baratos, grandes y que llevan más colorante que fruta.
Nos ha llevado dos años de vida en Madrid elaborar esta lista pero lo tenemos claro: estas son nuestras cuatro heladerías favoritas en Madrid.
Aunque ya conocíamos las cuatro heladerías más que de sobra, para contaros todo esto nuestro trabajo de campo ha consistido en probar las cuatro en el mismo día. ¡Eso si que es empezar el verano con buen pie!

daRoma

Está relativamente cerca de nuestro apartamento y nos lo descubrió una amiga nuestra. Los helados están riquísimos (una ovación especial para el de cheescake y ahora también para el de vainilla) pero además tienen tartas espectaculares. 
Además de helados y tartas caseras, preparan meriendas o desayunos a base de crepes y batidos. Tradición italiana mezclada con leche fresca de la sierra de Madrid y llevada al barrio de Chamberí.
Probando uno de los helados de daRoma.
Tarta de varios chocolates. No quedaron ni las migas.

Mistura

El gran descubrimiento del último año 2015. Mistura se ha convertido desde el minuto 1 en una de nuestras heladerías de referencia por varios motivos: calidad, sabor y elaboración eco. Y es que, como decimos en el vídeo, los helados de Mistura se elaboran con productos 100% veganos y no llevan azúcares añadidos. Esto es algo bastante importante para nosotros ya que, cuando nos comemos un helado, nos gusta que nos deje una sensación refrescante en la boca. Los helados que llevan mucho azúcar dejan aún más sed.
Además, Mistura es toda una experiencia: el local está cuidado hasta el más mínimo detalle, la atención al cliente siempre es excepcional, los camareros no solamente sirven lo que pides si no que te asesoran con las combinaciones de helado/topping y siempre tienen sabores de temporada.
Pareja de helados en Mistura
Por un lado se selecciona el sabor de helado y por otro, el topping. Extienden ambos en una superficie helada con la ayuda de una paleta y los mezclan, de manera que el topping se integra en el helado y cuando te lo tomas es como si fueran uno.
Como plus, en algunos de sus locales preparan desayunos y meriendas con crepes y gofres, batidos, etc. Y podemos confirmar que el café también está delicioso.
Ubicación:

Amorino

Fue nuestro primer gran descubrimiento heladero en Madrid. Nos gustó mucho porque nos recordó a las heladerías italianas que tenemos como referencia. Ese sorbete que sabe a fresa, ese helado de chocolate que sabe a chocolate!
Primero descubrimos el local que tienen en el Gourmet Experience de El Corte Inglés de Callao y siempre que venía alguien a visitarnos subíamos a ver las vistas de la Gran Vía madrileña y nos servía de excusa para comer uno de sus helados.
Es una cadena de heladerías que ya hemos visto en otros países como Francia y Portugal (están presentes en media Europa), por lo que no sabemos hasta qué punto mantienen la artesanía de sus helados. Pero si que podemos decir que, al menos en el local de Callao, en verano dan prioridad a sorbetes y sabores de temporada como la fresa, y en invierno los retiran y dan paso a otros sabores como el pistacho o el turrón.

Ubicación
El Corte Inglés 9a Planta, Plaza de Callao
Calle Mayor, 40

Helados varios en Amorino. Si lo pides en cono, te hacen la silueta de una flor con el helado.

Rocambolesc

No podía faltar. La heladería de Jordi Roca, uno de los mejores pasteleros y cocineros de España, sencillamente no podía faltar.
Está inspirada en un carrito de postres del Celler de Can Roca (hasta 2016 el mejor restaurante del mundo) que ya no se utiliza. Jordi Roca pensó que sería perfecto recorrer las calles de Girona con un carrito vendiendo helados y pasteles de forma ambulante, pero la normativa municipal no se lo permitía así que decidió crear Rocambolesc.
La suerte es que también se le ocurrió montar un local en Madrid y así podemos probar sus deliciosas “locuras” en forma de toppings de helado. Nube de algodón de azúcar, bolitas de plátano, frutas, estrellas de azúcar, nube de cereza, y un largo etcétera. Porque aquí, aunque el helado está riquísimo, los toppings son lo que le dan sentido a la experiencia. 

Ubicación:
Madrid –  El Corte Inglés 7a planta, Calle Serrano, 52
Girona –  Carrer Sta. Clara, 50
Platja d’Aro – Avda de s’Agaró, 59
Barcelona – próximamente

En Rocambolesc Madrid además podemos tomar el helado con vistas a la ciudad

 

¿Nos dejamos alguna que para ti sea imprescindible? ¡Cuéntanoslo! Estamos deseando probarla 🙂

Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies