Nos pasamos los días buscando viajes baratos para cruzar límites, barreras, fronteras. Al mismo tiempo, convertimos nuestra rutina diaria en un límite constante. Nos limitamos ante todo.
Cuidado con lo que dices delante del jefe.
No des un beso de más, por si es demasiado.
No vayas de colega con un ex, por si hay confusiones.
No llores delante de alguien, por si descubren que eres sensible y que hay una parte vulnerable en ti.
No ames, porque puede que no te correspondan.
Cuidado, que tropiezas.
Empecé el año de forma diferente. En mis 23 años no había pasado un fin de año distinto. Lo agradezco. Ni siquiera seguí mi instinto. Compré ese vuelo tras valorar muchas veces la idea, pero en el momento me dejé llevar y dejé de pensar en los “y si” que vendrían después.
Han pasado 23 días desde Año nuevo. 23 días pueden dar para mucho. Pero sobretodo para plantearme que si tanto me gusta cruzar fronteras, tengo que dejar de ponerme límites. Lanzarme al vacío sin arnés. Billete de ida. Disfrutar del pánico que me produce tener la vida por delante.
Y si dices algo de más, y triunfas con tu comentario?
Y si das un beso de más y te lo devuelven?
Y si vas de colegas, y no hay confusiones?
Y si lloras, y descubres que tu compañero llora también?
Y si amas, y te corresponden?
Y si tropiezas, y te levantas?
Autor

3 Comentarios

  1. "Y si dices algo de más, y triunfas con tu comentario?"

    Cuando se dice lo que se tiene que decir uno se revela tal como es, y si se muestra auténtico, los demás le respetan y buscan su compañía. Una cosa es el tacto en el trato y la conversación y otra esconderse por miedo, que es una manera de morir en vida.

    "Y si das un beso de más y te lo devuelven?"

    Nunca se dan besos de más, siempre de menos. Y abrazos, y gestos amables. Cuando apreciamos a alguien y se lo demostramos le ponemos un espejo frente a su belleza, y ésta va al encuentro de la nuestra. Es el modo de vivir feliz entre los demás seres humanos.

    "Y si vas de colegas, y no hay confusiones?"

    La lealtad nunca produce confusión sino paz. La amistad puede superar momentos de cariño que dan paso a lo que puede ser un trato más profundo que el de la atracción. Es la manera de vivir sin la tiranía de la seducción aceptándonos todos como amigos y compañeros.

    "Y si lloras, y descubres que tu compañero llora también?"

    Todos lloramos siempre, ocultos o delante de otros, y el que diga lo contrario miente. El llanto muestra que somos vulnerables como todos, y ello nos enseña a vivir como hermanos.

    "Y si amas, y te corresponden?"

    No se puede vivir sin amar. Cuando amas y eres correspondido entonces vives la danza de la vida bailando sobre un pie en la cima del mundo.

    "Y si tropiezas, y te levantas?"

    Cuando tropiezas y te levantas aprendes a vivir como una persona real y no como la que tienes en tu imaginación de adolescente que se cree todopoderoso. Entonces, al levantarte, enseñas a otros que los seres humanos son invencibles cuando saben vivir como es debido.

  2. Gabriel, gracias por tus palabras, siempre positivas:) Siempre hace ilusión saber que alguien te lee y se para un segundo para contestarte.

  3. Pedazo de entrada Carlita! y pedazo de comentario de Gabriel!

    Que quieres que te diga, que la vida ya nos pone bastantes limitaciones de forma caprichosa y desafortunada, como para que nosotros nos digamos que no cuando todo marcha viento en popa.

    Hay que comerse muchas experiencias y trozos de vida, y hacer dieta de cobardías y prejuicios.

    La palabra límite es la excusa perfecta de perdedores. Morir en la salida.

    "Simplemente hazlo." Que te venga esta sencilla frase a tu cabeza, y te comas el mundo.

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies