Ya os conté lo que hay que ver en Toledo. Pero como en toda ciudad, siempre hay algo que no nos gusta. Una ciudad que, gracias a su patrimonio histórico, atrae a diario cientos de personas y que vive por y para el turista. El centro histórico no está hecho para la vida de los locales (no hay ni un mercado, por ejemplo), y el acceso a las casas en coche es complicado debido a sus cuestas empinadas y calles estrechas. Aquí os cuento principalmente lo que no me gustó de pasear por las calles de una de las ciudades más bonitas en las que he estado.
 
El aniversario del Greco
Toledo. Al poner los pies en el interior de su muralla te das cuenta de lo bella que es Toledo y cuánto se están aprovechando sus instituciones del 400 aniversario de la muerte del Greco para atraer japoneses y chinos hasta su interior. La cerveza Greco, el menú Greco, la ruta del Greco, el museo del Greco…
En 2014 Toledo es un ir y venir de gente, un bullicio constante y lo que eso supone, colas en todas partes y un encarecimiento general de los precios.

Grupo de turistas en el Monasterio de San Juan de los reyes.
Las cuestas empinadas
Preparaos para ejercitar bien los gemelos y los cuadriceps, para poner bien dura la barriga, porque Toledo es todo subidas y bajadas. Hay alguna escalera mecánica para salvar las subidas, pero Toledo está hecha para caminar por sus calles y sudar, sobretodo en verano.
Muchas escaleras y subidas en Toledo

Los coches

Como ya he comentado, las calles son estrechas pero aun así a la zona amurallada, es decir, el centro histórico, pueden acceder los coches. ¿Qué supone eso? Tener que meterse en negocios o portales para que no te atropellen, apartarse a cada rato porque se acumulan coches en una subida y aguantar que te piten cada dos por tres si no te apartas a tiempo. Demasiado estresante para una ciudad tan bonita.

 

Los coches pasando a ras de pared y apartándonos de la calle para pasar

 

Pero aun así es bonita, es muy bonita, y a pesar de sus empinadas calles y sus concurridos edificios te apetece conocer un poquito más de este lugar. 

Autor

3 Comentarios

  1. ¡¡Me encanta esta visión!! Nos ayuda a la hora de decidirnos por un destino u otro…..Gracias Carla me has dado una idea también para abordar en mi blog

  2. Toledo la verdad es que es precioso, pero para mi gusto peca de querer atraer a tantos turistas que se pasa. una ciudad tan pequeña se hace complicada con tanta gente pululando y tantos coches dando vueltas. Seguro que es más bonita en invierno, con frío y más solitaria 🙂

    La verdad es que es un punto de vista que quería probar, porque siempre estamos hablando de lo bueno de cada destino, pero también tienen cosas malas. ¿Por qué no contarlas?

    Un abrazo!

  3. Es verdad! lo de los coches es un rollo! Deberían prohibirlos en la zona centro o que sólo pudieran pasar a unas horas determinadas del día.

    Lo de las calles empinadas es más bien un encanto de Toledo… aunque cansan!!

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR