He descubierto que me encanta Londres. Aunque no estoy tan segura de si diria lo mismo en el caso de quese hubiese pasado la semana lloviendo. Y es que cuando en la capital britanica sale el sol, pasa como en Munich: los parques llenos, las calles a rebosar de gente, en las terrazas no cabe ni un alma, y lo mejor pasa cuando menos lo esperas.

En la tercera semana de la vuelta al mundo, hemos tenido la suerte de que el tiempo nos ha acompañado casi todos los dias y la ciudad nos ha regalado eventos y actividades muy veraniegos.
London Eye

 

Desde el London Eye

Subirse al London eye es todo un clasico para los turistas en Londres, pero aun mejor es bajarse de la noria decidiendo donde ir a comer y encontrarse con un mercado de comida en la calle. Así pudimos elegir entre gastronomía de todo el mundo y comer mientras giraba la famosa noria sobre nuestras cabezas. Nos decantamos por un a hamburguesa de pato con queso de cabra de un puestecito francés. Delicioso.

 

Hamburguesa de pato con queso de cabra

 

Puesto callejero de comida española

 

Churros con chocolate

 

Puestos callejeros de comida thai

 

El puesto dedicado a comida de los Balcanes
A pesar del buen tiempo, uno de los días decidimos ir al museo de la ciencia, por probar algo diferente. Al finalizar la visita, nos hicimos con un frisbee que espontáneamente decidimos ir a probar justo después a hyde park. Qué gran decisión! La puesta de sol, una temperatura inmejorable y un poco de deporte:)
Jugando con el frisbee en Hyde Park

 

Jugando con el Frisbee en Hyde Park
Y hablando de deporte, ¿qué mejor que ir en bicicleta por toda la ciudad? Aunque es algo complicado porque, como ya sabéis, los londinenses (y un 34% de ciudadanos del mundo) conducen por la izquierda, vale la pena porque es muchísimo más económico que el transporte público.
Para que os hagáis una idea en números:
1 ticket de Tube (el metro de Londres) desde Victoria a Camden Town: 4,50 pounds.
1 ticket de autobús: 2, 40 pounds.
1 ticket de London cycle (el bicing de Londres): 2 pounds por 24h.
En bicicleta por la ciudad

 

En bicicleta por la ciudad
Evidentemente suponemos que vale la pena en verano, cuando sale el sol y no llueve a cántaros o hace un frío inaguantable. Entonces suponemos que hay que ir, sí o sí, en Tube o bus. Pero en verano, ir en bicicleta y conocer la ciudad sobre dos ruedas es un placer.
Londres tiene otra cosa que en verano se multiplica: el arte en la calle. Aprovechando que el turismo se expande y que las calles se llenan, los artistas callejeros salen a poner en práctica sus mejores actuaciones y a dejarse juzgar por un público muy exigente.

 

Con Mr.Bean
Y para concluir un día perfecto en la soleada capital británica, hay que probar una bebida típica en un concurrido bar londinense, con sus florecitas adornando el edificio. El Pimm’s, algo parecido al spritz italiano, es lo que toman los locales para refrescarse en verano. Y así lo hicimos, de la mano de Daniella, que conoce muy bien los mejores rincones de la ciudad.

 

Con tantas experiencias buenas, con tantos días de sol radiante (aunque fresquito por las noches) y tanto ambiente callejero, es normal que hayamos acabado amando Londres en verano y seguro que volveremos. 
Autor

4 Comentarios

    • creo que estaba hecha por españoles pero no, nosotros nos quedamos con la especialidad francesa: hamburguesa de pato con queso de cabra! ñaaam!

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies