Cuando pienso en el viaje a Los Ángeles las primeras imágenes que vienen a mi cabeza son las de los Emmy Awards. Cuando Noël, uno de mis compañeros de viaje, me comentó que había propuesto a los profesores que asistiésemos a esta entrega de premios, que coincidía con nuestro viaje, no podía creérmelo. Cuando nos confirmaron que así sería supimos que aquel viaje iba a ser, seguro, inolvidable.

 

 

El 19 de septiembre de 2004 teníamos planeado pasar la mañana en la playa de Santa Mónica. Pasamos una mañana muy agradable aunque pensando en lo que nos esperaba por la tarde.
Homenaje a los caídos en Irak en la Playa de Santa Mónica
Nos pusimos guapos y guapas y llegamos a la alfombra roja del Shrine Auditorium, donde se celebraría aquella edición de los Emmy Awards. Flashes y gritos que probablemente no eran para nosotros, caras conocidas por doquier y un control de seguridad digno de los Estados Unidos. A pesar de ello, conseguí colar mi cámara de fotos y tomar algunas instantáneas de los mejores momentos de la noche.
El Shrine Auditorium, listo para los Emmy Awards
Nuestras localidades estaban ubicadas en lo más alto del auditorio, donde no éramos capaces de distinguir si el presentador era hombre o mujer. Aguantamos en esa zona 5 minutos.
Vistas desde nuestras localidades (zoom in)
Con mucho morro conseguimos colarnos en la zona del “famoseo”, donde los VIP estaban sentados. Y así, conseguimos ver a nuestros ídolos del momento. Si volvéis 10 años atrás, la serie que estaba más de moda entre los adolescentes era O.C, lo que hoy en día sería Gossip Girl. Y allí nos vimos, conociendo a todos sus actores y actrices.
Adam Brody

 

Benjamin McKenzie

 

En primera fila estaban Brad Pitt y Jennifer Aniston, que fueron muy amables ante la horda de fans que nos abalanzamos sobre ellos, y unas filas más allá, Antonio Banderas, al que no tuve el placer de conocer. Imaginaos la cara de una servidora, adolescente de 16 años, dándole la mano al ídolo femenino por excelencia…sin palabras!

Y así fue como conseguimos que nos echaran de los Emmy Awards. El cuerpo de seguridad nos encontró vagando por la zona VIP y, cuando nos pidieron los tickets y comprobaron que no estábamos en nuestra área, no dudaron en enseñarnos amablemente la puerta de salida. No disfrutamos del final de la gala, pero, ¿a quién le importaba ya, después de haberle estrechado la mano al mismísimo Brad Pitt?
Autor

2 Comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies