Hoy os propongo una ruta por ocho lugares en Macedonia más allá de su capital, Skopje. Y es que si nos alejamos del bullicio de la ciudad, los pueblos y pequeñas ciudades de Macedonia son un remanso de paz rodeado de montañas.
Ruta por Macedonia

El 10 de septiembre de 2011 ponía mis pies en tierras Macedonias por cuarta vez y cada vez que visito ese pequeño país de la antigua Yugoslavia aprendo algo nuevo, me sorprende me fascina un poco más.

Struga y Ohrid

La primera vez, en septiembre de 2007, nos alojamos en Struga, un pequeño pueblo ubicado en el suroeste del país y bañado por las orillas del lago Ohrid. Esa era la primera vez que visitaba un país del este de Europa, un país que había estado en guerra hacía relativamente tan poco, un país con tanta historia, y otro de los pensamientos que vinieron a mi cabeza fueron que “Macedonia es un país de montañas”: calles sin asfaltar, ninguna multinacional, praderas verdes, casas habitadas pero aun en construcción, indicativos en cirílico y la gente, muy diferente.

Struga en 2007
En esta ruta Visité también la ciudad de Ohrid, una de las más turísticas del país, y que siempre recomiendo por las maravillosas vistas del lago con las montañas de Albania en el horizonte , así como sus incontables iglesias. 
El lago Ohrid en 2007
Ohrid, la ciudad de las 365 iglesias

Bitola

En abril tocaba Bitola. Para llegar a esa pequeña ciudad tuve que cruzar media Macedonia desde Sofia (Bulgaria), de noche, con mis compañeros de viaje roncando en el asiento trasero del coche de alquiler. Confirmé que Macedonia es un país de montañas, básicamente porque tuve la impresión de recorrérmelas todas (sí, me perdí varias veces hasta encontrar Bitola).Nuestro destino era en este caso una ciudad rodeada de montañas que, a primera vista (las 6 de la mañana), nos pareció muy fea. A medida que pasaba el rato, y sobretodo después de haber recuperado horas de sueño, descubrimos que está llena de luz y vida.

Un coche aparcado con matrícula de Bitola

Macedonia me gusta porque en todas sus ciudades hay calles repletas de bares con terrazas, que siempre, sea la hora que sea, están llenos de gente. Y Bitola no es una excepción.

Pelister National Park

Cerca de Bitola se encuentra el parque Nacional Pelister. Tuvimos el placer de subir a una de sus montañas y descubrir la belleza de la naturaleza de ese país.Se trata del Parque Nacional más antiguo y el segundo más grande de la República de Macedonia. En invierno atrae a numerosos turistas a su estación de esquí. En Pelister encontramos también dos lagos, conocidos como ‘Los ojos de Pelister’.

Pelister National Park

Delcevo y Gabrovo

Delcevo, el último lugar en Macedonia que he visitado, ha sido uno de los sitios dónde más a gusto he estado. Una de las actividades de nuestro viaje nos llevó a una aldea cercana llamada Gabrovo.
Delcevo desde las alturas

En esta aldea tuvimos la oportunidad de hablar com muchos de sus habitantes que, en su mayoría ya no trabajan y se dedican al cultivo de sus pequeños huertos y a la fabricación de Rakija, la bebida típica en Macedonia.

Una señora de Gabrovo nos explica el proceso de fabricación de la rakija

Lago Sandanski

En Internet apenas hay información sobre este lago, y mucho menos en español, pero os lo recomiendo al 100%. Se encuentra a las afueras de Delcevo y en 2011 tuve la oportunidad de disfrutar de una barbacoa y una sesión de meditación junto a la orilla.

Lago Sandinski

Además de ser un lugar súper tranquilo, tuvimos la suerte de que el tiempo y el color de los árboles contribuyó a que la atmósfera fuera perfecta.

Cascadas ‘Debel Rid’

Se encuentran en la montaña Malesh, que está justo en la frontera entre Macedonia y Bulgaria. En la zona macedonia encontramos las cascadas de Delcevo. Una de las rutas nos lleva hasta las cascadas ‘Debel Rid’, un lugar donde la naturaleza permanece intacta.

El agua brota del río Bregalnica (el más largo del este del país) y se distribuye alrededor de bosques vírgenes y cascadas de agua fresca y limpia.

Una de las cascadas de la montaña Malesh

Da igual la localidad, no importa el tipo de actividad. Visitar Macedonia siempre es un placer y sus gentes, el motivo principal de que sea uno de los países de los Balcanes que más me guste.De las cinco veces que he puesto los pies en sus montañas, ninguna me he sentido una extraña, siempre me han tratado como a una más, con amabilidad, cortesía y siempre ofreciéndote todo lo que tienen. No piden nada a cambio, sólo quieren que los visitantes en Macedonia sientan el país como suyo. Y lo consiguen.

Ruta por Macedonia

Más sobre Macedonia

Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies