Cuando decidimos pasar por Mljet en nuestro viaje por Croacia las expectativas eran muy altas. Un lugar prácticamente desconocido sobre el que apenas había información online pero que era garantía de dos cosas: naturaleza y desconexión. Y eso, entre otras cosas, fue lo que encontramos.
Imagen de Mljet, un paraíso de aguas cristalinas y costa escarpada
Con Mljet tenemos una sensación parecida que con Sri Lanka: es tan fantástico que no queremos que cambie, no queremos que en unos años se llene de gente y pierda todo su encanto. Esperamos que si se practica un turismo responsable tanto por parte de viajeros como por parte de quien gestiona el Parque Natural, la isla se mantenga como el paraíso que es.
El atractivo principal de Mljet es su Parque Nacional, pero son muchas otras cosas las que harán que os enamoréis de la isla:
1. Mljet es la isla más verde de Croacia. Así que si buscas naturaleza, estás en el sitio adecuado.
Recorriendo el parque Nacional de Mljet
2. Si lo que buscas es desconexión,  también estás en el lugar adecuado. No sabemos cuantos viajeros recibe al día, o al año, pero en Mljet todavía puedes bañarte en una cala estando tu solo y sin olerle el sobaco al de al lado. Y eso para nosotros ya es un 10.
3. Sus lagos de agua salada y sus calas: Si Menorca te enamoró, Mljet te va a robar el corazón. Y es que aunque toda la costa es muy escarpada y llena de rocas, las aguas color turquesa lo compensan todo. En verano la temperatura para bañarse es excepcional y hay muchas zonas desde donde poder dar grandes saltos.
4. Cultura: en pleno Parque Nacional se encuentra la Isla de Santa María, que alberga un monasterio benedictino del siglo XII. En su interior se encuentra la iglesia de Santa María.
Isla de Santa María, en el centro de uno de los lagos de Mljet
5.  Polace y Pomena, dos pueblos pesqueros. Estos dos pequeños pueblos son las zonas más turísticas de la isla. En ellos podemos encontrar alojamiento, restaurantes, supermercados y casi todo lo que necesitemos para nuestra estancia.
6. La Cueva de Ulises: aunque no llegamos a visitarla porque el transporte en la isla es muy muy limitado, según la leyenda, Ulises iba a la deriva después de la guerra de Troya y llegó a esta isla, donde fue hechizado por la diosa Calipso con la que pasó viviendo 7 años entre manjares y comodidades. Si tenéis coche, seguro que vale mucho la pena conocerla.
7. El buen tiempo: en verano, en esta isla tienes garantizado unas temperaturas ideales. Y por buen tiempo no nos referimos a temperaturas abrasadoras, sino a días calurosos de 30 grados y noches en las que te hace falta una sábana para dormir.
8. Pescado fresco: sobretodo en Pomena suelen ponerse muchos lugareños a pescar. En general, la costa dálmata es una costa de buen pescado, algo que tendréis asegurado prácticamente en los pocos restaurantes de Mljet.
9. Las puestas de sol: sin palabras. El cielo se tinta de tonos rosados, anaranjados y amarillos que se reflejan en los lagos, formando una de las puestas de sol más bonitas del mundo, seguro.
Las puestas de sol en Mljet son espectaculares
10. La gente: gente maja donde la haya. En general los croatas son gente hospitalaria, amable, cercana y abierta. Y en Mljet, donde por ser una isla todo va un poquito más lento, parecen incluso aún más encantadores.

 

En Mljet se te olvida tu trabajo, la rutina diaria, tu número de DNI y hasta tu nombre porque lo único en lo que tienes que pensar es en qué calita vas a bañarte y desde donde vas a ver la puesta de sol. Mljet es como un masaje en la espalda, en los pies y en las manos juntos, una inyección de relax incomparable.
Relajados en Mljet
Autor

1 Comentario

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies