La navidad en Barcelona no sería lo mismo sin 3 cosas: Caganers de todo tipo, la Fira de Santa Llúcia i el Caga tió. 

Esos tres elementos se dan cita durante aproximadamente un mes para hacer las delicias de (muchos) turistas. Barcelona es un hervidero de gente durante el mes de diciembre. Mientras el resto de España se congela, la ciudad condal sigue disfrutando de mañanas soleadas, temperaturas agradables y días un poquito más largos que el resto de la Península. Y cuando cae el sol, aunque refresca, sigue siendo agradable darse un paseo por la ciudad y descubrir sus luces navideñas.
Entrada a la Fira de Santa Llúcia
La fira de Santa Llúcia se celebra desde 1786, y es uno de los atractivos de la ciudad durante este mes. Turistas y locales se acercan hasta este mercado de productos navideños artesanales para comprar elementos decorativos para sus árboles de navidad, figuras para el belén, caga tió, etc.
Venta de productos navideños

 

No cabe ni un alfiler

 

Figuras para el Belén
Y qué es el Caga tió? Una tradición de lo más catalana: se trata de un tronco adornado con la típica barretina catalana (sombrero) y cubierto con una manta. Al Caga Tió se le coloca a principios de diciembre y se le va alimentando hasta Nochebuena, cuando los niños se reunen a su alrededor para golpearle con un palo, cantando una canción para que el Caga tió les cague regalos.
Aunque hoy en día se personifica la imagen del Tió, originalmente era sólo un tronco que representaba la naturaleza mágicamente convertida en animal.
Niños golpeando al gran Caga Tió de la Plaza de la Catedral de Barcelona
Texturas
Y relacionado con el arte de defecar está también el personaje del caganer, un señor que desde finales del siglo XVII hace sus necesidades escondido en los belenes de los catalanes. A éste señor, normalmente vestido con camisa, faja y barretina, le han salido numerosos imitadores: personajes famosos que desde hace unos años también hacen sus necesidades en los belenes catalanes.
Se dice que el caganer fertilizaba la tierra con sus excrementos, por lo que se lo considera un símbolo de prosperidad y buena suerte para el siguiente año.
Caganers de todo tipo
Quizá no sea el destino más navideño porque no puedes hacer guerras de bolas de nieve, pero sus tradiciones y cultura hacen que sea un destino digno de visitar los 365 días del año. Y si pasáis por Barcelona, no os olvidéis de comprar un caganer, que trae buena suerte!
Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies