La Habana es una de las ciudades más especiales en las que he estado. Lo cierto es que mi relación con Cuba es especial en sí, hay muchas cosas que no me gustan del país, pero siempre que me preguntan por este país se me dibuja una sonrisa de idiota en la cara. Hay pocos lugares en el mundo que me gusten como Cuba.

La primera vez que visité La Habana fue en 2008 y sí, creo que ha cambiado en 8 años de diferencia. Hay más turismo y hay más negocios enfocados al turismo. Las atracciones turísticas que ya existían han potenciado sus visitas y ahora te cobran el doble. Un ejemplo claro es el cementerio de La Habana, que en 2008 costaba 1CUC y ahora cuesta 5CUC.

Pero lejos de esos previsibles cambios, La Habana sigue siendo una ciudad con mucha esencia y un montón de lugares interesantes y rincones que pasan desapercibidos hasta para los propios habaneros. Por eso hoy te propongo una lista de 23 cosas que hacer en La Habana. ¡apunta!

23 COSAS QUE HACER EN LA HABANA

1. Callejea por La Habana Vieja

En mi opinión, es una de las primeras cosas que hacer en La Habana nada más llegar. La Habana vieja es la zona más antigua de la ciudad y probablemente el lugar donde tendrás tu alojamiento. Descubrirás una mezcla de edificaciones renovadas y otras en ruinas.

Tras el período especial después de la caída de la URSS se inició un movimiento para restaurar algunas de las fachadas, edificios y plazas para no echar a perder los lugares más emblemáticos de la ciudad. En cambio, si nos alejamos de los focos turísticos, a apenas dos manzanas de las plazas más, encontramos edificios que se caen a pedazos.

Ese contraste forma parte del ‘encanto’ de la Habana Vieja.

Cosas que hacer en La Habana: pasear por La Habana vieja
La luz del atardecer colándose por las callejuelas de La Habana
Cosas que hacer en La Habana: La habana vieja
Callejuelas de la Habana Vieja
2. Visita la Plaza Vieja

La Plaza vieja es uno de los epicentros de la vida social y turística en La Habana. Aunque se conoce como Plaza Vieja, es una de las más nuevas de La Habana porque fue restaurada no hace tanto. Se conservaron los soportales y parte de las fachadas originales.

3. Tómate una cerveza en la Fábrica de la cerveza

En esta fábrica de cerveza fermentan y filtran su propia cerveza y la sirven directamente en la jarra. Todas sus variedades están hechas con productos y materia prima cubana.

Cuando nosotros la visitamos solo tenían dos tipos de cerveza. Además, según donde te sientes te cobran más o menos por ella, así que preguntad antes. Por la noche, como en casi todos los locales principalmente orientados a turistas, hay música en directo.

Los precios parten de los 2CUC (una lata de cerveza bucanero es 1CUC, así que no está mal).

La Fábrica de cerveza se encuentra en la Plaza Vieja.

4. Deambula por la Plaza de la Catedral de La Habana

La Catedral se diseñó para ser construida en la Plaza de Armas, aunque finalmente se ubicó en la que hoy se conoce como Plaza de la Catedral. No contaban con que el espacio no era el mismo y por eso uno de los campanarios es más estrecho que el otro.

La Catedral de la Virgen María de la Concepción Inmaculada de la Habana está rodeada de grandes casonas. En ellas vivían los grandes terratenientes de la época.

Cosas que hacer en La Habana: catedral de la Habana
Catedral de La Habana
5. Conoce la historia de la Plaza de Armas

Sin duda, una de las plazas más importantes de La Habana. En ella se fundó la ciudad y también se encuentra el antiguo Palacio de los Capitanes Generales, hoy convertido en museo.

Otro de los edificios más representativos es el Castillo de la Real Fuerza, uno de los tres castillos de defensa de la ciudad.

En esta plaza también es muy común ver los puestos de venta de libros. Se dice que si no tienen lo que buscas, te lo encuentran. Eso sí, te lo cobrarán a precio de oro. Principalmente encontrarás libros enfocados a la Revolución o libros de escritores cubanos o autores reconocidos en Cuba, como Hemingway.

6. Descubre a la Giraldilla, el símbolo de La Habana

Muchos son los turistas que no conocen la leyenda de la Giraldilla ni su ubicación. Se trata de una pequeña estatua colocada en lo alto del castillo. La que vemos actualmente es una réplica, la original se encuentra dentro del castillo. Hay dos versiones de la historia, la que circula por ahí y la que nos contó nuestro guía. No sé cuál de las dos es la real pero se parecen mucho.

En la historia “oficial”, Hernando de Soto fue nombrado Capitán General de Cuba. Es decir, Gobernador de la colonia en nombre de España. Por orden del Rey salió de expedición hacia Florida y dejó a su mujer, doña Isabel de Bobadilla, a cargo de la administración del país.

Su esposa, lejos de atender el gobierno, se sentaba en lo más alto del castillo a esperar a de Soto, que nunca regresó. Pero ella seguía esperándolo. En esa figura pasional se inspiró el escultor habanero Martín Pinzón cuando creó La Giraldilla, un monumento al amor. El entonces nuevo gobernador encargó colocar la estatua en la parte más alta del baluarte noroeste del Castillo de la Real Fuerza.

En la versión ‘alternativa’, la estatua se la regaló un francés a su amada, una habanera de familia bien. Él partió a Florida por orden del Rey y la cubana se sentó a esperarle pero nunca regresó.

La muchacha donó la estatua al Cabildo de la Habana, que la colocó en el punto más alto del castillo mirando al mar para que mirara hacia la Bahía por ella y esperara a su novio.

Sea como sea, la Giraldilla se ha convertido en un símbolo. Tanto, que aparece en las botellas del ron Havana Club y en el uniforme del equipo de ‘pelota’ de La Habana.

Cosas que hacer en La Habana: divisar la giraldilla
La giraldilla es la pequeña estatua que se ve encima de la torre. No es su mejor foto, pero es la única que teníamos 🙂
7. Hazte una foto con ‘El caballero de París’

En la Plaza de San Francisco de Asís se encuentra el Caballero de París. Cuenta la leyenda que el caballero huía de las guerras europeas pero al llegar a Cuba, el clima le sacó la locura que llevaba dentro y se convirtió en mendigo, aunque siempre iba bien vestido. Se le recuerda por sus elocuentes discursos, porque todo lo que planteaba tenía sentido.

Actualmente los turistas se hacen una foto con él porque se dice que toda mujer que se haga una foto con él con una mano en la barba y un pie encima de su pie, se quedará embarazada porque el dedo de la estatua apunta hacia los genitales. ¿Queréis ver cómo se hace? Atención al vídeo:

Mitos a parte, os recomiendo este relato sobre el Caballero de París escrito por Tania Díaz Castro, periodista cubana.

8. Tómate un mojito en la Bodeguita del medio

¿Puedes tomártelo en otro sitio y será igual de rico y la mitad de barato? Sí, sin lugar a dudas. La bodeguita del medio es uno de esos lugares que no han dejado de ganar fama con el paso de los años. El dueño de esta pequeña bodega decidió crear un ‘trago’ diferente y refrescante para que cuando los trabajadores de la zona salieran de trabajar, fuesen a su bodega a tomar algo.

El mojito no está nada mal y siempre hay mucho ambiente y un grupo de música en directo.

Pero el personaje que le ha dado fama mundial a la Bodeguita del Medio fue el escritor Ernest Hemingway, un amante de Cuba: “mi mojito en la bodeguita y mi daiquirí, en el Floridita”. Hemingway pasó 6 años de su vida viviendo en la habitación 511 del último piso del Hotel ambos mundos. Conocía perfectamente la ciudad y son muchos los negocios que le deben su fama actual.

Cosas que hacer en La Habana: visitar la Bodeguita del medio
La Bodeguita del medio en 2008
Cosas que hacer en La Habana: visitar la Bodeguita del Medio
La bodeguita del medio en 2016
9. Y un Daiquirí en El Floridita

El Daiquirí como lo conocemos hoy en día se inventó en el Floridita y, una vez más, Hemingway fue quien le otorgó la fama. ¿Pero sabías que el Daiquirí y el Floridita tienen una estrecha relación con Lloret de Mar?

El precio del Daiquirí es de 6CUC y, igual que en La Bodeguita, también hay un grupo de música tocando en directo. El local es algo más amplio y en uno de los extremos de la barra se encuentra la estatua de Hemingway observando el ambiente.

Cosas que hacer en La Habana: tomar un Daiquirí en el Floridita
Floridita, el lugar donde Hemingway se tomaba sus Daiquirís
Cosas que hacer en La Habana: Daiquirí en el Floridita
Un Daiquirí clásico en el Floridita
10. Visita EL Capitolio

El Capitolio es una de las edificaciones más llamativas de La Habana. Es similar al capitolio de Washington DC. Eso sí, los cubanos pueden presumir y presumen de que su capitolio es un metro más alto, un metro más ancho, un metro más largo y tiene más detalles.

La construcción se inició en el año 1926. Desde 1929 fue la sede del cuerpo legislativo de la República de Cuba hasta su disolución en 1959. Con el triunfo de la Revolución, el capitolio pasó a ser sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Museo de Historia Natural y la Academia de Ciencias de Cuba.

El Capitolio ha permanecido cerrado desde 2003 hasta 2016 mientras era restaurado. En 2016 reabrió sus puertas nuevamente como sede del Parlamento Cubano.

11. Muévete por la ciudad en autobús

No hay una recomendación especial. En este caso, la cuestión es llegar a la parada, preguntar y esperar lo mejor. Los autobuses van siempre llenos, dan vueltas, muchos asientos están rotos y hace calor. Pero el trayecto es tan barato que, si no tienes prisa, vale mucho la pena. Descubrirás otros barrios de La Habana y probablemente tendrás más de una conversación interesante a bordo.

12. Conoce el Cementerio de La Habana

Conocido como Necrópolis de Cristobal Colón, este cementerio de 57 hectáreas está declarado Monumento Nacional.

En mi última visita lo descartamos, pero la primera vez que fui a la Habana si que entré. Lo cierto es que es un cementerio impresionante con un montón de obras escultóricas y arquitectónicas. Recomiendo visitarlo con alguien que pueda contarte las historias y leyendas de algunos de los personajes allí enterrados.

Cosas que hacer en La Habana: visitar el Cementerio
El cementerio de La Habana es enorme. Así se ve uno de los primeros pasillos pasada la entrada.
13. No te pierdas el Callejón de Hamel

En esta ocasión no lo visitamos, pero es una de las visitas que guardo con más cariño de mi primera vez en La Habana. Este callejón rinde homenaje a la cultura afro-cubana con pintura, escultura y el arte de Salvador González Escalona.

Es un lugar al que acercarse a hacer unas cuantas fotos, disfrutar del ambiente y tomar un mojito.

Cosas que hacer en La Habana: visitar el Callejón de Hamel
El Callejón de Hamel, arte afro-cubano en una calle
Cosas que hacer en La Habana: Callejón de Hamel
Callejón de Hamel
14. Pasea por la Plaza de la revolución

Dentro de tu lista de cosas que hacer en la Habana no puede faltar acercarte hasta la Plaza de la Revolución. Es uno de esos lugares míticos que habrás visto mil y una veces en fotografías y guías de Cuba. Pero por más que lo veas en imágenes, no llegas a imaginarte lo enorme que es la plaza. Una explanada de 72.000 metros cuadrados. Una de las plazas públicas más grandes del mundo.

Se construyó durante el gobierno de Fulgencio Batista pero ganó fama internacional con la Revolución. En esta plaza se han celebrado grandes eventos multitudinarios: desde los largos discursos de Fidel Castro, una misa que ofreció el Papa Francisco en 2015 o la concentración en homenaje a Fidel tras su muerte.

En esta plaza hay varios puntos de interés:

  • El Monumento a José Martí: este monumento de 112,75 metros tiene en su base el Memorial José Martí. Es un museo en honor al pensador, poeta, escritor, periodista, filósofo y político cubano. Se puede subir a la la torre mediante un ascensor y dicen que en días despejados se puede divisar el paisaje a 60km a la redonda.
  • La escultura en relieve del Che Guevara en el edificio del Ministerio del Interior. Esta obra la realizó Enrique Ávila.
  • El mismo artista realizó una obra similar pero de otro de los héroes de la Revolución, Camilo Cienfuegos. Esta obra se instaló en 2009 en la fachada del edificio de telecomunicaciones.
  • Otros edificios importantes: Detrás del memorial a José Martí se encuentran las oficinas del Gobierno, dentro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. En la plaza también encontramos la Biblioteca Nacional José Martí y el Teatro Nacional de Cuba.
Cosas que hacer en La Habana: el monumento a José Martí
Monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución
Cosas que hacer en La Habana: plaza de la revolución
En la plaza de la Revolución, bajo la atenta mirada del Che
15. Alquila un coche antiguo y date un paseo por la ciudad

¿la turistada? Pues eso pensábamos nosotros. Nos acercamos a preguntar por curiosidad y resulta que en temporada baja (septiembre-octubre) puedes conseguir muy buenos precios. Además para nosotros, que viajábamos cuatro personas, nos salió muy muy bien.

El paseo te lo dan por donde tu quieras, pero suelen hacer una típica ruta en la que sales desde La Habana Vieja, visitas la Plaza de la Revolución y vuelves al centro recorriendo el Malecón de punta a punta. Nosotros además le pedimos que parase a hacer cuatro fotos porque sabíamos que algo así probablemente no se iba a repetir.

Lo cierto es que si viajas por Cuba en plan mochilero y low cost, probablemente te subirás en coches antiguos todo el rato (coches compartidos, taxis, etc.) pero estos coches son realmente especiales, están bien cuidados y son muy bonitos.

Cosas que hacer en La Habana: alquilar un coche antiguo para dar una vuelta
Un alto en el camino con nuestro coche alquilado por una hora

Si no te llega para alquilar un coche, siempre puedes coger un Cocotaxi y recorrer el Malecón de punta a punta. Los Cocotaxis son moto-taxis en forma de coco en los que caben dos personas. El precio no es precisamente barato, pero si buscas una experiencia motorizada y más económica que el coche, esta puede ser la tuya.

Cosas que hacer en La Habana: coco taxi
En coco taxi por el Malecón
16. Recorre el Paseo del Prado

También conocido como Paseo de Martí, se extiende desde el Parque de la Fraternidad hasta el Malecón. El paseo fue diseñado por el arquitecto paisajista francés Jean-Claude Nicolas Forestier. Se colocaron árboles a ambos lados, bancos de mármol y estatuas de leones que custodian el paseo.

Durante la segunda mitad del siglo XIX se construyeron grandes edificios de estilo neoclásico a ambos lados del paseo, cafés y heladerías y el Teatro Tacón, hoy en día el Gran Teatro de La Habana.

Justo antes de la Revolución, las familias pudientes se mudaron a otros barrios residenciales y dejaron el Paseo del Prado. A principios de la década de los 60, familias de clase media y con pocos recursos pasaron a vivir en esta zona. Actualmente quedan muchos edificios literalmente en ruinas y otros que todavía se mantienen.

Cosas que hacer en La Habana: paseo del Prado
Edificios en el Paseo del Prado
17. Haz un parón en el Parque Central

El Parque Central es uno de los parques más inusuales de la Habana porque no tiene forma de parque. Simplemente es una parte de la calle que le fue sustraída al Paseo del Prado porque si Nueva York tenía un Central Park, La Habana también tenía que tener uno. Este parque ha sido siempre el lugar donde se reunían los habaneros a hablar sobre deporte.

Este parque también tiene la peculiaridad de que está rodeado por tres hoteles: el Hotel Inglaterra, el Hotel Telégrafo y el Hotel Parque Central. El primero fue fundado por los españoles, el segundo por los americanos y el tercero por parte de la Revolución. Tiene tres hoteles fundados durante los tres procesos históricos más recientes de la isla.

18. disfruta del atardecer en el Malecón

Puedes recorrer el Malecón a cualquier hora del día, pero no puedes irte de La Habana sin haber visto el atardecer desde allí. El Malecón es una larguísima avenida de seis carriles y un muro que se extiende a lo largo de los 8km de la costa.

Te recomiendo que compres una Tukola (el refresco de cola cubano) o una cerveza Bucanero y te sientes en el Malecón a ver cómo cae el sol. Es todo un ritual tanto para turistas como para cubanos. Siempre se escucha música en el horizonte o en el altavoz del móvil de algún cubano, se acerca algún vendedor ambulante para que le compres un mojito o cualquier otra cosa y en el mar ves a algún que otro pescador trabajando durante las últimas horas de sol del día.

Cosas que hacer en La Habana: puesta de sol en el Malecón
La puesta de sol en el Malecón
19. Pasa junto a la Tribuna Antiimperialista

La Tribuna Antiimperialista José Martí es una plaza que se construyó junto al Malecón a petición de Fidel Castro para “decirle al mundo las verdades”. La idea es que fuese un lugar para que el pueblo cubano pudiese concentrarse y manifestarse, especialmente contra las “maniobras” o acciones de la vecina Estados Unidos.

El detonante principal para la creación de este espacio fueron las peticiones de devolución del niño Elián González. Y se creó justo en frente del SINA, un edificio conocido como la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba (la Embajada de USA en Cuba). De hecho, durante mucho tiempo ondearon más de 100 banderas negras, un símbolo de la negativa relación entre ambos países.

El último uso político que se le dio fue para pedir el retorno de los ‘cinco héroes’, cinco jóvenes que fueron apresados en Estados Unidos acusados de espionaje. Pero lo cierto es que desde que Obama y Raúl Castro anunciaron la normalización en las relaciones entre Cuba y USA, este espacio ha quedado en desuso, al menos como espacio político. Desde entonces se le ha dado un uso más lúdico.

Cosas que hacer en La Habana: tribuna antiimperialista en La Habana
La tribuna Antiimperialista con las banderas negras ondeando, imagen del año 2008
20. Presencia la ceremonia DEL cañonazo a las 21h

Es probablemente de los eventos más turísticos de La Habana, y eso que se hace todos los días. Esta ceremonia nos traslada a los tiempos de la Cuba colonial con un desfile militar que concluye con el disparo de una salva desde uno de los cañones a las 21h.

El cañonazo rememora el toque de queda de la ciudad en tiempos de la colonia española. Una ceremonia que es Patrimonio Cultural de Cuba y que surgió en el siglo XVIII, cuando la Habana estaba rodeada por murallas.

La ceremonia se realiza todos los días a las 21h en la fortaleza colonial San Carlos de la Cabaña. Ya que la entrada al recinto es de pago, personalmente recomiendo llegar un poco antes para recorrerlo tranquilamente y ver la puesta de sol desde allí. Si te gusta la fotografía, no te olvides del trípode, pues desde la fortaleza se obtienen unas vistas nocturnas impresionantes del litoral de La Habana.

El precio de la entrada son 8CUC. En este último viaje no subimos hasta el castillo para ver el cañonazo, por lo que desconozco cómo llegar si no es en taxi. En taxi suelen cobrar entre 10-15CUC.

21. Haz un tour guiado para aprender más sobre la ciudad

En los últimos años he aprendido a valorar un buen tour. Y cuando no lo hago me quedo con las ganas. Lo cierto es que puedes conocer La Habana a tu aire, hay mucha información rondando por ahí. Pero el tour que hicimos nosotros fue de lo que más disfruté en La Habana.

Hicimos un tour de toda una mañana por La Habana Vieja y le pusimos la guinda tomando un mojito junto a Eddy, nuestro guía. En este tipo de tours el guía hace un 80% y la ciudad el otro 20%. Si la persona que te habla lo hace con cariño y con pasión por lo que hace, lo más fácil es que te transmita todo ese amor por la ciudad en cuestión.

Si viajas a La Habana y quieres hacer un tour, la empresa se llama Different Cuba. Pregunta por Eddy y dale recuerdos de nuestra parte 🙂

22. Sal de noche a escuchar música en directo

Algo que ha quedado relegado principalmente al público turista es la salsa en directo. El turista paga por escucharla, paga por las bebidas y le gusta que le saquen a bailar. Por nuestra experiencia, el cubano -especialmente los jóvenes- se han dejado llevar por los ritmos raggaetoneros y cada vez se escucha menos salsa en la calle de forma espontánea.

Pero que no cunda el pánico. Eso no quiere decir que no vayas a escuchar a grupos de trova en algunos locales, no. Lo que quiere decir es que los lugares en los que hay música en directo suelen tener precios más elevados.

De todas maneras, como en este aspecto desafortunadamente no tengo ni idea (ojalá hubiese podido quedarme una semana en La Habana para descubrir su vida nocturna), os dejo con este blog en el que he encontrado un montón de recomendaciones actualizadas. 

23. Tómate un mojito en la terraza del hotel inglaterra

Dicen por ahí que es de los mejores mojitos de Cuba y yo tengo mis dudas, pero las vistas bien valen los 3CUC de cada mojito. De hecho, me parece hasta barato porque las vistas me gustaron mucho y cuando fuimos estábamos prácticamente solos.

Desde arriba se divisa parte de la Habana Vieja, el Parque Central y también el Paseo del Prado.

Cosas que hacer en La Habana: recorrer el Paseo del Prado hasta el Malecón
El Paseo del Prado visto desde el Hotel Inglaterra

Información útil para viajar a La Habana

Recuerda que en este artículo tienes toda la información práctica para viajar a Cuba, pero estos son algunos datos a tener en cuenta en La Habana:

  • Si vuelas directamente a La Habana, necesitarás tener un alojamiento ya reservado. Ya empieza a haber muchos alojamientos en Airbnb. Si te registras a través de este enlace te regalo un descuento para tu primera reserva.
  • Aquí tienes toda la información para dormir en casas de renta en Cuba. 
  • Para entrar al país necesitas un seguro médico obligatoriamente. Si reservas con Iati Seguros a través de este enlace recibirás un 5% de descuento.
  • Si quieres Internet, puedes consultar todos los puntos wifi de ETECSA aquí.
Autor

5 Comentarios

    • Muchas gracias por tus palabras! La verdad es que yo también estoy un poco enamorado de La Habana y de la isla en general y espero haberlo transmitido! un saludo!

  1. Muy bonito todo el blog , te comento que estuve por Cuba hace como 4 años y me quede con ganas de volver pues empece novata no sabia como organizarme , pero igual la pase genial, espero volver y gozar como vi en tu articulo. Saludos.

    • Muchas gracias Tatiana! Pues sí, eso me pasó a mi la primera vez, esta segunda me organicé mejor y la próxima vez que vaya, ya viajaré como una auténtica cubana jejeje!

      un saludo!

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies