En cualquier viaje a Marruecos que se precie es casi obligatorio hacer una escapada a Essaouira. Si os podéis permitir estar más de un día, seguro que lo agradeceréis. La tranquilidad de sus calles, el hecho de que está al lado del mar y que, si os estáis quedando en Marrakech, vais a necesitar una “huida” a un lugar más relajado.

 

En nuestro caso, no contratamos ningún tipo de tour y nos fuimos a lo básico: coger el autobús (que es un Alsa Supra como los que hay en España), y que no salía bastante más barato que un tour organizado, además de que nos permitía ir a nuestro aire, que después de pasar un par de días entre zoco y zoco en Marrakech, nos hacía falta. Se tardan 2h y media y un billete cuesta alrededor de 5€ por persona.
De camino a Essaouira nos encontramos con una estampa de lo más curiosa: las cabras trepadoras. La aridez del terreno y la falta de hierba a ras de suelo, han hecho que se las ingenien para trepar y comer los frutos y hojas de los árboles.
Las cabras trepadoras subidas a las ramas de los árboles
Y aun más interesante es lo que pasa después: El hueso de estos frutos es demasiado duro para las cabras por lo que lo escupen. Los pastores lo recogen, lo muelen y con lo que extraen se elabora el aceite y los cosméticos de Argán.Llegada a Essaouira: el contraste
Contraste sobretodo si venís de una ciudad como Marrakech, donde te paran cada dos por tres para que compres, el regateo es una religión practicada por todos y si te ven cara de turista van a intentar estafarte seguro. Essaouira no es que sea un paraíso, tampoco es eso, pero por ejemplo, los precios en muchos lugares están establecidos y no hay regateo, y los vendedores no intentan desesperadamente que entres en sus tiendas.

Las carnicerías, como en Marrakech, exponen las piezas de carne en la calle, sin nevera

 

Marta comprando una pulsera hecha a mano

Su Medina fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001, y toda la ciudad gira en torno al puerto pesquero que es el motor de su economía, junto con la venta de artesanía y joyería.

En Essaouira no vale hacer una lista de cosas que ver, porque es una ciudad que hay que pasearla y perderse por sus callejuelas hasta llegar al puerto. Recorrer parte de la muralla mirando al mar. Reencontrarse con el blanco y azul mediterráneo. Hacer compras sin presiones. Probar un buen pescado para comer. Y relajarse.

Probar el pescado en Essaouira es casi obligado

 

Disfrutando de las vistas al atlántico
Alfombras y telas en Essaouira

Si te ha gustado tanto que quieres quedarte más de un día, puedes buscar alojamiento en Essaouira aquí. 

y tú, ¿tienes alguna recomendación más sobre Essaouira?

Más sobre Marruecos:
Qué hacer en Marrakech
Diario de viaje del Sáhara

Autor

6 Comentarios

  1. Carla me voy éste Sábado Marrakech y estoy interesada en ir a Essaouira, dónde encontrarte el bus hacia allí? Es que solo veo "tours" organizados y si solo incluye el transporte… Me parece caro pagar 35 euros la verdad…

    • Hola Susana, lo encontrarás en la estación de autobuses de Marrakech. Infórmate de los horarios el día de antes y listos 🙂

  2. Hola Carla, es posible ir y volver en autobus, en el mismo dia? Qué tal los horarios de los autobuses?
    Graciasss

    • Hola!

      Sí, nosotras lo hicimos así. Ida y vuelta en el mismo día. Essaouira es pequeñita, así que en un día la recorrerás entera. No te puedo confirmar los horarios de los autobuses, pero si te recomiendo que vayas el día de antes y te informes. Nosotras fuimos por la mañana y volvimos por la tarde/noche, estaba bastante bien vaya.

      Un saludo,

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies