Si hay una zona que especialmente nos gustó en Nueva York, es la zona que comprende todo el East Village, Little Italy, NoLita y Chinatown. No tanto por lo que hay que ver o que hacer, si no porque son zonas muy agradables para callejear, encontrarse con tiendecitas curiosas, restaurantes, parques, etc. Y para qué engañarnos, es mi zona favorita porque aquí he hecho dos de los mejores descubrimientos heladeros del viaje.
Algo que también hace a esta parte de Nueva York muy agradable es que se aleja de las zonas más bulliciosas de la ciudad. 
Chinatown
Justo a la salida del puente de Manhattan empieza el barrio chino de Nueva York. Tanto si llegas a pie como si sales de una boca de metro, el contraste es impresionante, y seguramente es como si te soltaran en medio de Hong Kong. Prácticamente todas las personas con las que te cruzas son de origen asiático, todos los carteles están escritos en alfabeto chino, las calles se llenan de comercios con productos en muchas ocasiones irreconocibles y se percibe ese olor tan característico de comida china y especias. 
El barrio no es muy grande, pero paseando por esas calles te sientes realmente como si estuvieras en otra ciudad, no en Nueva York. Aunque la presión inmobiliaria ha hecho que muchas familias se hayan tenido que trasladar a otros barrios, el Chinatown de Manhattan sigue manteniéndose como una de las mayores comunidades chinas de Occidente. 
 
Puesto de pescado en Chinatown
 
Una de las paradas más curiosas de la zona es Columbus Park, un parque frecuentado principalmente por personas mayores que van a practicar taichi, a jugar partidas de xiang qi o a tocar música y cantar.
Las calles más conocidas de Chinatown, y también las que más comercios tienen, son Grand Street, Canal Street, Bayard Street, Mulberry Street y Mott Street. 
 
Chinatown en estado puro: cientos de establecimientos apiñados en una sola calle
Little Italy & Nolita
La pequeña Italia se encuentra al norte de Chinatown y, como su propio nombre indica, es el barrio italiano de Manhattan. El contraste entre un barrio y otro no os va a dejar indiferentes.
Muchos de los inmigrantes que llegaron a Nueva York a finales del siglo XIX y principios del XX lo hacían desde Italia y se instalaron en esta zona. Y como no, trajeron sus deliciosas pizzas, pasta, helados y tiramisús con ellos y hoy son parte de la gastronomía neoyorquina. Con el paso del tiempo, esos italianos se han mudado a otras zonas más económicas de Nueva York y algunas de las calles originalmente “italianas” han sido absorbidas por Chinatown.
Hoy en día, Little Italy se encuentra principalmente en la Calle Mulberry y se reconoce por la gran cantidad de restaurantes italianos que hay, muy enfocados al turismo.
Boca de incendios con los colores de la bandera italiana

 

Todo un edificio pintado en rojo, blanco y verde

 

Graffiti de Audrey Hepburn en el corazón de Little Italy
Esas fachadas y sus escaleras de emergencia.
La parte norte de Little Italy hoy en día se conoce como NoLiTa (North of Little Italy) y aunque no es zona de comercios italianos, es perfecta para dar un paseo. En los años noventa empezaron a proliferar boutiques, restaurantes y diferentes establecimientos y el barrio se volvió bastante moderno-hipster.
Paseando por Nolita, este barrio es encantador

 

un enorme graffiti
East Village
Otra de esas áreas para pasear y callejear. Originalmente se consideraba parte del Lower East Side pero hacia los años sesenta muchos artistas, músicos, estudiantes y hippies se mudaron a la zona atraídos por los bajos precios del alojamiento y por los movimientos culturales y musicales.
El East Village era muy conocido por ser donde vivían los Beatniks, seguidores de la generación Beat, un grupo de autores estadounidenses de los años cincuenta que rechazaban los valores clásicos del país, hacían gala del uso de drogas, de la libertad sexual y del estudio de la filosofía oriental.
También es un lugar interesante por ser el lugar donde nacieron movimientos artísticos como el punk rock y el movimiento literario Nuyorican en el que se incluían poetas, escritores, músicos y artistas de Puerto Rico pero que vivían en Nueva York. 
En el East Village también vivía una amplia comunidad de rusos, ucranianos y judíos que gradualmente fueron mudándose a otros barrios.
Edificio curioso y colorido en el East Village

 

Una de las muchas zonas verdes de la ciudad, ideal para cazar Pokémons 😉
Como veis, son barrios que se pueden recorrer perfectamente en un día y disfrutar de la multiculturalidad de los mismos que, aunque en otras épocas seguro que fue mayor y mucho más marcada, hoy sigue siendo algo que hace de esa zona un lugar único en Nueva York. 







En el mapa también os hemos marcado algunos de nuestros sitios favoritos para comer en esta zona.Más sobre Nueva York: Sigue leyendo la guía barrio a barrio.  ➡

Autor

2 Comentarios

    • jajajaj tranqui, tenemos ese post en el horno. Solo te puedo decir que son para flipar y que aunque vayas en octubre-noviembre, tienes que comerte alguno!

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies