En pleno apogeo primaveral he ido a conocer por primera vez la provincia de Jaén a través del blogtrip #ViveCastillosyBatallas de la mano de la Diputación de Jaén. Los extensos campos poblados de olivos y los pueblos asentados bajo las colinas pintan bonitos paisajes que se prestan a ser gustosamente fotografiados, dibujados o simplemente contemplados con serenidad.La primera sensación que tuve al pisar la estación de tren de la capital fue parecida a un abrazo cálido impregnado en perfume floral. Eran las doce de la noche y al día siguiente comenzaría la Ruta de los Castillos y las Batallas de Jaén.

Fortaleza de la Mota en Alcalá la Real

Comenzamos la ruta visitando La Fortaleza de la Mota, una ciudad medieval amurallada que se encuentra en la localidad de Alcalá la Real. Estamos a mucha altura (más de 1000 metros) y eso se nota en el frío, la humedad y la vegetación.

La visita empieza de una manera sorprendente, accediendo a su interior por la llamada Ciudad Oculta, a través de túneles excavados directamente en la roca sobre la que se levanta la muralla. Allí podemos encontrar desde pozos donde se consigue agua todo el año hasta alguna vivienda un tanto primitiva. Se puede apreciar como los túneles no son perfectos y se cometieron numerosos errores durante su excavación.
Ciudad Oculta
Mientras ascendemos hacia la ciudad, nos cuentan la historia de la Mora. La leyenda dice que una mora bajaba a por agua cuando un soldado cristiano la acometió para matarla. Cuando vio lo guapa que era, se enamoró de ella al instante y continuaron viéndose en secreto hasta que un día el padre se enteró y… el inesperado final tenéis que descubrirlo allí 😉 En el pueblo encontraréis la plaza de la Mora, donde está la muchacha con la que os podéis sacar una foto.
Una vez en la parte de arriba nos encontramos con la grandiosa Iglesia Mayor Abacial y con la Alcazaba (viviendas dentro del recinto fortificado). También hay un depósito de agua (llamado aljibe), una bodega de vino e incluso una cárcel. De las antiguas viviendas sólo se conserva la forma de la planta, aunque es fácil imaginarse cómo era esta pequeña ciudad (además encontrarás una maqueta de la fortaleza reconstruida un poco más adelante).
Iglesia Mayor Abacial
Para recrear un poco más la experiencia medieval, tienen una catapulta habilitada para lanzar proyectiles y nos invitan lanzar unas flechas con arco 🙂
Catapulta y aljibe
Dejamos Alcalá para irnos a Alcaudete, donde descubro el Castillo de Alcaudete a través de una visita teatralizada, en la que personajes tan pintorescos como un bufón burlón y una novia abandonada en el altar nos transportan a la época medieval contándonos sus historias.
Visita teatralizada en el castillo de Alcaudete
Subir a lo alto de la Torre del Homenaje es impresionante, ya que tiene mucha altura y se ve un paisaje espectacular.
Torre del Homenaje del castillo de Alcaudete
.: Primeras experiencias :.
En la bodega “El Lagar de los Vinos” (Alcalá la Real) probé por primera vez el Vino del Terreno (local) y el vino azul (blanco teñido con extractos de flores).
Vino del Terreno / Vino azul
En el restaurante “Rincón de Pepe” (Alcalá la Real) probé por primera vez las collejas (verdura tipo espinacas), la cerveza artesana provincial llamada “Tierra de Frontera” y numerosos aceites de gran calidad como “900” o  “Agápê”.
Aceite de oliva 900 / Cerveza artesanal Tierra de Frontera / Aceite de oliva Agápê
Veo por primera vez una fábrica artesanal de jamones de la mano de “R. M. Canales” (Alcaudete).
Un primer día de viaje lleno de nuevas experiencias pero que sobre todo nos dejó muy buen sabor y ganas de más.
Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies