Quizá recordaréis a Adrià de ésta entrevista. El año pasado estuvo dos meses y medio haciendo el Transiberiano y ahora ha decidido embarcarse en una aventura de un mes por tierras Argentinas junto a dos amigos. Durante las próximas semanas nos contarán, en este diario de viaje, todo lo que hagan por el país sur americano.

¿Habéis escuchado la historia de un belga, un italiano y un catalán que viajaron por Argentina durante un mes? ¿No? Pues relajaos, tomad una cerveza y leed con atención.

No fue fácil escoger destino entre todos los países sur americanos. Perú tiene la historia Inca, Brasil y el Amazonas (pero ya hemos planeado viajar allí para la Copa del Mundo), Colombia y las chicas guapas, etc. Pero hay un país con altas montañas y valles infinitos, desiertos blancos y grandes lagos, cerca del Ecuador y de la Antártida, donde el Atlántico y el Pacífico se unen. Un país donde la cultura está formada por Mapuches, Guaraníes y europeos. Ese país es Argentina. 
Disfrutando del buen tiempo en la Plaza de Mayo, Buenos Aires
Martes 10 de diciembre de 2013. Aunque nos avisaron de que no podíamos introducir cerdo en los Estados Unidos y Argentina, tentamos a la suerte llevando un montón de embutido para nuestros futuros anfitriones. No fue fácil, pero tras tres controles, el chorizo y el jamón recibieron su sello de bienvenida. La sobrasada no tuvo la misma suerte…
Una vez llegamos a Buenos Aires, nuestro punto de encuentro, nos encontramos con un antiguo amigo, Juan. Nos llevó hasta su casa en Bella Vista, un pequeño pueblo a 30 minutos. En Buenos Aires, las líneas de la carretera no siempre están presentes pero la verdad es que no las necesitan, conducen como locos. 
En Bella Vista disfrutamos de nuestro primer asado. ¡Qué carne! ¡y qué vino! ¡Y qué placer comerlo sin platos! La hospitalidad argentina compró carne para 10, y aunque solo éramos 4, intentamos acabar con todo. Finalmente decidimos dejar algo…para el desayuno.
El primer asado argentino
Una carne espectacular

En nuestro primer día en Bs As conocimos el centro de la ciudad. Visitamos Puerto Madero, la Plaza de Mayo y la Avenida 9 de Julio. Caminamos muchísimo y fuimos saltando de autobús en autobús, bien preparados porque casi no paran para recoger pasajeros. Finalmente acabamos en la calle Florida, donde todos los viajeros que quieran hacer negocios deben parar: el cambio oficial fueron 8.4 pesos mientras que el euro está a 12.1! Buenos Aires tiene precios europeos!
Junto al Obelisco de Buenos Aires
La capital argentina es como una ciudad mediterránea dinámica, donde la gente va a cenar a las 10 de la noche, o aun más tarde. Hay comida italiana en todas partes con jarras de 3 litros de cerveza en las mesas, calles anchas y un urbanismo que recuerda a Barcelona. La gente solo se besa una vez para saludarse, incluso entre los hombres, como en Bélgica.
Puerto Madero
Pero ninguna ciudad europea tiene tantos parques, jardines y árboles como Buenos Aires. ¡y perros! ¡Los perros están por todas partes! Y sin las vacunas contra la rabia recomendadas, estábamos un poco paranoicos solo con ver uno.
En nuestro tercer día en el país visitamos Palermo, una ciudad con mucha vida nocturna y parques, y Recoleta, y acabamos nuestro día comiendo una típica parrilla en un puesto callejero. Ahora estamos más que listos para continuar nuestro viaje.
Próximo destino: Cataratas de Iguazú. Nos vemos en 2014, Buenos Aires!
Autor

2 Comentarios

    • jeje Verónica, creo que aquí me toca entonar el mea culpa, porque ellos lo escribieron en inglés y yo lo traduje al castellano. Pero creo yo que sí, que van a alucinar. Ya me gustaría a mi estar allí también! Un abrazo!

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies