Sant Jordi en Madrid no se celebra. O al menos no con la intensidad que en Barcelona, donde las calles se llenan de flores y letras. Y es que no es para menos, Sant Jordi es el patrón de Cataluña y esta festividad es el San Valentín catalán. En base a la leyenda de Sant Jordi, las chicas reciben una rosa y los chicos, un libro.
Siendo el 23 de abril también el día mundial del libro, en Madrid sólo me faltaba un lugar donde disfrutar de las rosas y pasar un rato rodeada de ese ambiente que se vive en Las Ramblas año tras año. Un lugar donde el olor de las rosas lo invadiese todo.
Ese lugar es la Rosaleda del Parque del Retiro, una zona de este parque a la que tenía muchas ganas de ir en esta época, cuando florecen las rosas.

 

Este jardín diseñado en forma elíptica, se inauguró en 1915 de la mano del jardinero Cecilio Rodríguez, y fue idea del alcalde Carlos Prats, que quería una rosaleda que estuviese a la altura de los parques europeos.
En el recinto descubrimos un sinfín de variedades de rosas traídas desde los más famosos jardines de Europa. Destruido durante la Guerra Civil, en 1941 se plantaron 4000 rosales que aun se mantienen.
Debido a una falta de ordenación en esta rosaleda, se creó la del parque del Oeste, otra de las opciones para disfrutar de Sant Jordi en Madrid en este día tan señalado.
Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies