Amanecimos prontito para poder seguir nuestra ruta por Sri Lanka. Un desayuno rápido para coger fuerzas y a las 8:30, muy puntual, nos esperaba Palitha con su tuk tuk. Pactamos un precio de 40 euros por todo el día para hacer una visita rápida por Kandy, ir a ver elefantes, un jardín de especias, una plantación de té y su correspondiente fábrica.

Listos para el tour en nuestro tuk-tuk
Después de pasearnos por toda la ciudad, nos llevó a ver elefantes. Nuestra intención era verlos en Tailandia, pero el mal tiempo no nos lo permitió. Visitamos un centro para elefantes conocido como Millenium elephant Foundation donde pudimos conocer más de cerca a estos animales tan fascinantes.
Dando de comer a un elefante
Pensábamos que la visita a los elefantes iba a ser lo más interesante del día, cuando Palitha nos llevó al Greenland Spice Garden, a un jardín de especias donde un médico ya jubilado nos dio la clase más interesante del mundo.  Planta a planta, nos iba explicando para qué se utilizan: tratamientos de adelgazamiento, depilación a base de cremas naturales, para mejorar el cutis, etc.

Adrián escuchando atentamente las explicaciones del doctor

Además de darnos esta mini-clase, nos dieron varios masajes con aceites que ellos mismos preparan. La entrada no nos costó nada por ir con nuestro guía, pero después pasamos por la tienda que tienen allí mismo y compramos algunos de sus productos, aunque no es obligatorio.

Mucho más relajados después del masaje

La próxima parada era la fábrica de té Basilur, cercana a Nuwara Eliya, donde conocimos el proceso de recogida y tratamiento de la hoja de té. La hoja de té es el oro de Sri Lanka, uno de sus tesoros más preciados y objeto de exportaciones internacionales. Es uno de los principales negocios del país.

Y como no, en nuestro tour no podía faltar la visita a una plantación de té. Una extensión de color verde intenso donde ya, a las 7 de la tarde apenas quedaban trabajadoras.

Adrián posando con una mujer tamil

 

Palitha hablándonos de las propiedades de la planta

Antes de dejarnos en Nuwara Eliya, Palitha nos llevó a un hotel que está todavía en construcción y desde el que se ven algunas de las mejores vistas y las cascadas más impresionantes del país. Si nos quedamos con algo de este tour es Palitha, porque supo parar en los lugares idóneos, nos rodeó de gente local, nos habló de él y de su familia, de sus negocios, de la economía y política del país. En conclusión, nos acercó un poquito más a Sri Lanka. Un tour de 10, sin duda. 

Un jump para celebrar el gran tour que realizamos por algunas zonas de Sri Lanka

Así poníamos el broche de oro a un día perfecto en la mejor compañía, con un nuevo amigo y muchas cosas nuevas escritas en nuestros cuadernos de viaje. Palitha nos dejó en Nuwara Eliya a las nueve de la noche, cuando ya estaba oscuro y hacía mucho frío. Con unas indicaciones escritas en mi cuaderno, dos autobuses y un tuk-tuk conseguimos llegar, por fin, a nuestro alojamiento en Ella.


Enlaces de interés
website de Palitha
Más sobre Sri Lanka en Volando Voy viajes

Autor

2 Comentarios

  1. Hola Carla!!!

    Estoy preparando un viaje a Sri Lanka para agosto, y he estado leyendo tus posts.
    Entonces, ¿recomiendas coger el tour de tuk tuk que cuentas aquí?
    La website que pones, lo único que da es el teléfono y el mail de Palitha, verdad? o al menos a mi no me deja ver nada mas..
    Gracias!
    Salu2

    • Hola Glor, te he mandado un email privado con la respuesta 😉 A Palitha te lo recomiendo al 100%, es un genio 🙂 No dudes en contactarme si tienes alguna pregunta más!

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies