Nuestro hostel en Ella no podía ser más bonito. A pesar de que cuando llegamos a esa pequeña aldea en medio de las montañas nos pareció que había demasiados turistas, el alojamiento era todo un oasis de cabañas rodeadas de árboles inmensos.
Nuestros bungalows, en Ella
Decidimos empezar el día pronto, porque era nuestro último día completo de tour, y poner rumbo a Ella Rock, a pesar de que el dueño del hostel nos intentó convencer de lo contrario, alegando que era una caminata demasiado dura y que no tendríamos tiempo si por la noche queríamos llegar a Ratnapura. 
Habíamos leído algunos blogs y todos los viajeros coincidían en una cosa: llegar a Ella Rock no era fácil. Lo más normal era perderse y acabar volviendo atrás en el camino sin llegar a la cima. Pero encontramos éste blog, donde las indicaciones eran muy detalladas y nos animamos. Los viajeros decían que a menudo los locales intentan ayudarte y acaban haciendo que te pierdas, por lo que una de nuestras premisas era no hacer caso a posibles ofertas de ayuda.
La estación de tren de Ella, donde empieza la ascensión a Ella Rock
La ruta hacia Ella Rock empieza en las vías del tren, vías que siguen utilizándose y por donde pasan trenes de forma regular. Le preguntamos a un señor mayor la dirección que debíamos tomar, si hacia la derecha o hacia la izquierda. Nos indico que debíamos tomar las vías del tren hacia la derecha, y el error fue nuestro de no contrastar ese dato con alguien más, porque obviamente nos dio mal la información
Estuvimos caminando unas dos horas sin encontrar indicación alguna, ninguna de las señas que habíamos leído en Viajando fácil, y al final nos rendimos. Los locales no nos entendían y cuando conseguimos que nos entendieran, fue para pedir un tuk-tuk que nos llevase de vuelta a Ella.
Un trayecto por las vías del tren
Hay que estar atentos al tren
A pesar de que puede parecer que fue un día fallido, lo pasamos genial. Fue una excursión divertida, agotadora (caminar por encima de las vías del tren no es tan fácil) y con unas vistas espectaculares. Y es que Ella en si es toda verde.
El paisaje es, sin duda, lo mejor
Al volver, cogimos nuestras mochilas y en la estación de autobuses cogimos el primero hacia Ratnapura, la ciudad de las gemas. Allí decidimos hacer noche en nuestro camino de vuelta a Beruwala, porque eran demasiadas horas en bus y queríamos dividir el trayecto en dos tramos.
Ratnapura es conocida por su industria de producción de piedras preciosas como rubíes o zafiros, así como por la producción de arroz y cultivo de frutas.
Dormimos en un hostel sucio y dejado, sábanas sucias, con la mosquitera rota y bichos muertos dentro del armario. Y al día siguiente nos levantamos con ganas de salir de allí y volver a Beruwala para pasar nuestro último día en la isla.
De este hotel mejor nos olvidamos
De este tour nos llevamos lo más importante, haber conocido muy buena gente y un poquito más de este país tan amable e interesante. Y todo aquello que nos quedó pendiente, ascender a Ella Rock, conocer más sobre Ratnapura, pasar un día entero con elefantes, etc. lo dejamos para la próxima vez. Porque volveremos, eso seguro!

 

Autor

4 Comentarios

  1. Que gran lugar Carla
    Sin duda perderse es toda una obligación en Ella
    que recuerdos me has despertado
    Un abrazo fuerte y sigue contandonos mas sobre ese genial país

  2. Hola!

    Siempre he querido caminar por esas vías de tren, qué chulada! Pensaba que no circulaban trenes por ellas, pero ya veo que sí. Sri Lanka debe ser un pais fascinante.
    Ya te seguía en facebook y ahora también por aquí.
    Saludos!

    • Hola Iciar, pues sí, aunque nos perdiésemos vale mucho la pena el trayecto por las vías del tren, aunque al pasar un rato cansa muchísimo!
      Sri Lanka es alucinante, de verdad! Gracias por seguirme y por tu comentario!

      un abrazo

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies