Últimamente Turquía se ha puesto de moda. Ya que el norte de África se encuentra bajo turbulencias políticas y sociales, Turquía ofrece a los turistas europeos el toque exótico que antes buscaban en Egipto o Tunez.

No he estado en estas últimas, pero visité Turquía en septiembre y me fascinó. Quizá no puedo opinar sobre todo el país, pero puedo hablaros de Istambul (algunos despistados siguen pensando que es la capital) y sobre ENKA.
Algunos os preguntareis qué es ENKA, porque Istambul es de sobras conocido. Se trata de una cadena de colegios (como si de tiendas se tratase) basados en el alto nivel educativo y las buenas condiciones y oportunidades que ofrecen las instalaciones de estos colegios.
En 1994, Sinan Tara, Vicepresidente de la compañía ENKA, e Ibrahim Betil, banquero y activista, compartieron una visión que tenían sobre su ideal de escuela. Desde la apertura del primer colegio ENKA, en 1996, con más de 200 estudiantes, estas instituciones se han expandido a otras ciudades. Y una de ellas es Adapazari, en la región de Sakarya, lugar donde se llevó a cabo el intercambio juvenil “In Between”.
Este colegio se construyó rápidamente después del terremoto del Mar de Marmara, al este de Istambul, y que dejó miles de muertos y la mayoría de los edificios derruidos en pueblo de Adapazari. El objetivo de la construcción de este campus, fue el acoger a los jóvenes que habían sido víctimas de este fenómeno.
Imagen de Adapazari después del terremoto
Fuente: National Geographic
Cuenta con piscina climatizada, clase de baile, pistas de fútbol y baloncesto, teatro, e incluso con pisos donde pueden vivir los estudiantes que vienen de otras ciudades.
Cuando llegué a ese campus, me sorprendió la forma en la que lo tenían todo perfectamente organizado, pero probablemente me sorprendió más la educación y el saber estar de los estudiantes de ENKA en Adapazari.
Más allá de que sea un colegio financiado por una entidad privada, y más allá de que se fomenten ciertas carreras entre los jóvenes para que acaben formando parte de la plantilla de la compañía de ingeniería, construcción y energías renovables ENKA, me pareció que la tarea que se estaba desempeñando en ese colegio era óptima.
A parte de las instalaciones, está el hecho de que los niños crecen siendo bilingües o incluso trilingües (turco, inglés –y menudo inglés- y ruso), y más importante, crecen respetando a sus profesores. Y no lo hacen por imposición, sino “de buen rollo”. Los profesores son personas como ellos, no figuras autoritarias, o “el que les pone la nota a final de trimestre”. Comen juntos en el mismo comedor, a la misma hora, y se mezclan entre los alumnos, compartiendo ese rato y rompiendo la barrera de que el profesor es solo eso, un profesor. Además, nos demostraron que es algo que funciona, puesto que aunque hay muy buen ambiente en los pasillos y en el tiempo libre, el respeto mutuo sigue ahí.
Es un colegio en el que se fomenta el enriquecimiento personal, hay un momento para cada alumno, las clases no están masificadas y además se promueve la interculturalidad a través de los intercambios juveniles.
Otro de los hechos que más llamó mi atención, es que los jóvenes que quieran acceder a estas escuelas, solo pueden hacerlo en dos cursos específicos, en edades específicas. Se trata de cursos preparatorios para luego poder seguir el nivel del resto. Algo que garantiza que se mantenga, a su vez, el nivel de enseñanza de aprendizaje de los alumnos.
Probablemente algunos pensarán que se trata de una escuela privada sin más, financiada por un ente privado y, a su vez, elitista. Pero funciona. Todos y cada uno de los que estábamos allí nos dimos cuenta de eso.
El grupo: turquía, italia, Bulgaria, Grecia y España
Pero reconozco que no llegué a conocer ninguna otra escuela en Turquía, no puedo comparar. Eso sí, mejor no comparar con las instituciones españolas, ni las públicas ni las privadas.
Puesta de sol desde ENKA School Adapazari

 

Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies