El Palau Novella del Parque Natural del Garraf acoge desde 1996 la primera sede de la comunidad de monjes Budistas Sakya Tashi Ling. Un paraje natural que mezcla el estilo modernista del Palacio con la religión budista.
Budismo y modernismo se mezclan en el Garraf
La visita al Palau Novella se plantea de forma general como una excursión de un día, aunque existe la posibilidad de hacer noche en el monasterio junto a los monjes. Se puede acceder al monasterio o bien en coche o andando. Hay numerosas rutas que permiten disfrutar del entorno natural que ofrece el macizo del Garraf. Aun así, no es posible acceder en transporte público hasta el mismo Monasterio.

Pinceladas de historiaEl palacio lo mandó construir Pere Domènech i Grau, un “indiano” que hizo fortuna en Cuba y volvió para afincarse en el corazón del Garraf. Y lo hizo en esta edificación de estilo modernista y neogótico, obra de Manel Comas i Thos. Data de 1890 aunque tuvieron que pasar cinco años para que el Palacio estuviese a gusto de sus dueños, que solo habitaron en él durante dos años.

Los planes de la pareja fueron hacer de sus terrenos una colonia agrícola, y con el paso de la filoxera, que afectó al sector vitivinícola, sus planes se vieron truncados. Habiendo gastado sus ahorros en un gran palacio y de decoración ostentosa, la familia se vio en la ruina y tuvieron que vender el terreno, que ha pasado de mano en mano hasta 1996, cuando fue adquirido por los monjes para utilizar el Palacio como monasterio.

Palau Novella

 

Un paseo por los rincones del Palau NovellaUna vez allí, disfrutar del interior del edificio solo es posible pagando por una visita guiada. El precio no es muy elevado (5,60€) y vale la pena porque es la única manera de conocer el interior del Palacio. La explicación de la visita guiada está enfocada a presentar el budismo como religión y sus beneficios, y no a la historia del arte del lugar que, tratándose del Palau Novella como un referente del modernismo del Garraf, debería ser obligatorio.

Elementos budistas en todo el edificio

 

Detalles de la arquitectura original
Rodeados de obras de arte, el discurso pasa de puntillas por algunos detalles de la decoración, como los gravados sobre piel de elefante de las paredes o los techos de madera de nogal. Todas las salas que se visitan mezclan elementos originales con elementos de la religión Budista. 
Además de las salas principales, también se pueden ver trajes y elementos de las tribus del Tibet, así como objetos utilizados en rituales del budismo.

La visita finaliza en la capilla cristiana del Palacio. ¿Una capilla cristiana en un templo budista? Sí, los monjes han querido mantenerla y restaurarla como señal de respeto aunque añadiendo algunos elementos de su religión.

La capilla cristiana

El palacio es sinónimo de fusión. Fusión entre cristianismo y budismo, budismo y modernismo, presente y pasado.

Souvenirs del monasterio
Souvenirs del monasterio

 

El elemento estrella: La estupa NamgyalProbablemente el elemento del que están más orgullosos en el Monasterio budista del Garraf es de su Estupa dedicada a la salud. Este lugar sagrado y bendecido transmite energía positiva y es el centro de las oraciones de todos los que se acercan hasta el monasterio.

Estupa dedicada a la salud

Alrededor del mismo se situan 108 cilindros o molinillos (durante la visita guiada preguntamos por qué 108 en concreto y no supieron respondernos) exactamente iguales. Para realizar una oración hay que recorrer los molinillos con la mano en el sentido de las agujas del reloj. Hay que concentrarse en algo positivo, que queremos que se haga realidad. Nos recordaron que hay dos tipos de oraciones: la que se centra en pedir para uno mismo (egoista) y la que pide para los demás.

Cilindros
Hasta el más escéptico recorre los cilindros con la mano con sus pensamientos positivos, aunque sea solo para hacer la foto de rigor.

El lago es otro de los puntos de interés, aunque en mayo está seco y no es tan atractivo como en los meses de invierno.

El lago en el mes de Mayo

 

Si lo que buscáis es un día de paz y tranquilidad este es el lugar para hacerlo. No sólo estaréis rodeados de naturaleza, sino que además la filosofía que se transmite en el Monasterio Budista es precisamente la búsqueda de la felicidad desde uno mismo. Su creencia es que uno mismo crea su propia felicidad y su infelicidad. Tanto si os lo creéis como sino, es un lugar del que es imposible irse sin una sonrisa de oreja a oreja.

El camino de entrada

 

Autor

2 Comentarios

    • Muchas gracias Solène! Pues al parecer hay una ruta que parte de Sitges, pero yo no la he hecho por lo que no sé desde donde sale!

      Un saludo!

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies