Llevábamos unas siete u ocho horas metidos en la furgoneta que nos llevaba desde Antsirabé hasta Morondava, en la costa oeste de Madagascar. Las carreteras malgaches son toda una montaña rusa y para hacer apenas 400km se necesita mucho tiempo. Así que cuando el paisaje empezó a cambiar, a volverse más árido, más llano y cálido, todos estábamos expectantes.
El sol empezaba a caer cuando lo vimos: el primer baobab. Ese momento mágico en el que divisas esos enormes árboles que tímidamente empiezan a aparecer a lado y lado del camino. Ese momento no se olvida nunca.
Otro momento que nunca se olvida es cuando, aun después de haber visto todos los baobabs de la Avenida de los baobabs, te encuentras frente a frente con el Baobab enamorado. 
El Baobab enamorado, ilustración de Rena Ortega 
Curiosidades sobre los Baobabs
– De las 9 especies de baobabs del mundo, 7 están en Madagascar y 6 de ellas son endémicas de la isla.
– El primer nombre de todas las especies de baobab es Adansonia en honor a Michel Adanson, un botánico francés que escribió sobre ellos cuando los descubrió en las costas de Senegal a finales del s.XVII. Hasta entonces, se tenía noticias de los baobabs por libros de botánica que habían escrito los árabes.
La palabra ‘baobab’ se utiliza en todas las lenguas del mundo excepto en malgache, donde se le conoce como ‘reinaba’ (madre de la selva).

 

La Avenida de los Baobabs
– Son árboles sagrados porque se cree que el espíritu de la selva vive dentro. Algunas mujeres van a pedirles fertilidad a través de un ritual en el que dan 7 vueltas alrededor del baobab.
– El mismo tamaño que tienen los baobabs hacia arriba, lo tienen hacia abajo en forma de raíces, por esos son muy resistentes a las inclemencias del tiempo.
– Se dice que si alguien hace la siesta a la sombra de un baobab, ya no se marcha nunca de África.
Admirando la altura del baobab.
– La sombra de los grandes baobabs también se utiliza como lugar de reunión o de discusión en los poblados. 
– Cada especie de baobab da un fruto diferente.
– El crecimiento de cada especie también varía. Pueden crecer entre un milímetro al año a un centímetro. Sabiendo este dato podemos calcular la edad aproximada de un baobab.
– En la especie Andansonia Grandidieri la floración dura 5 minutos. 
– El fruto del baobab se utiliza para hacer miel, confituras, ron, etc. 
– Entre Morondava y el río Tsirihibina se encuentra la famosa Avenida de los baobabs, el lugar desde donde se ve una de las mejores puestas de sol del mundo.
Los baobabs viven unos 800 años, aunque en la Avenida de los Baobabs los hay con más de 1.000 años. No obstante, el baobab enferma a los 300-400 años. Le salen unos tumores que crean malformaciones y lo van deteriorando.
El Baobab enamorado
Cerca de Morondava también encontramos el misterioso Baobab enamorado. Se trata de un  Baobab de la especie AndasoniaZa que parece que se haya enroscado, como dándose un abrazo.
Cuenta la leyenda que dos jóvenes de aldeas diferentes se enamoraron pero ya tenían un matrimonio concertado así que tuvieron que casarse. No obstante, la pareja soñaba con tener un hijo y con una eterna juntos, por lo que le pidieron ayuda a su dios. Así nacieron dos baobabs que se unieron y ahora viven abrazados por toda la eternidad, cumpliendo el deseo de los jóvenes.
A pesar del romanticismo de la historia, en realidad el baobab enamorado está enfermo y, como comentábamos anteriormente, esa forma de entrelazarse o abrazarse no sería otra cosa que una malformación.

 

El Baobab enamorado
La desaparición de los Baobabs
La deforestación ha amenazado y amenaza a muchas especies de fauna y flora malgache. El baobab es una de ellas. A pesar de la popularidad de la zona, no está protegida por ningún organismo, aunque si que hay organizaciones promoviendo proyectos de ecoturismo con el objetivo de conservar el area y mejorar las condiciones económicas de la población local.
Además, hoy en día el Baobab ya no germina, porque la germinación la provocaban animales como el pájaro elefante o los ancestros de los Indris, que comían el fruto del baobab, luego defecaban y eso hacía que creciesen más baobabs. Hoy en día el proceso está parado porque esas especies se extinguieron.
Se están plantando baobabs de forma “artificial” pero como su crecimiento es tan lento, nuestras generaciones ya no verán nuevos bosques de baobabs.
Atardecer en la Avenida de los baobabs

El viaje a Madagascar ha sido posible gracias a Viatges Tuareg y Turkish Airlines. 

Autor

3 Comentarios

  1. ¡Ay los baobabs! Unos árboles muy curiosos y extraños.

    La verdad que es una pena ver la deforestación masiva en Madagascar. Si no hacen algo al respecto se van a terminar cargando toda la flora y la fauna… :'(

    Un abrazo,
    Flavia

    • Bueno, entre la corrupción del país y la falta de conocimiento la verdad es que ya se han cargado mucho. Por suerte los parques Nacionales protegen lo que queda y espero y deseo que así siga siendo!

      Los baobabs son una maravilla de la naturaleza, algo tan único!

      un abrazo!

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies