El Coliseo romano es de esos lugares donde desearías tener una máquina del tiempo para trasladarte al pasado y descubrir como fue en su época de máximo esplendor.
Durante el #worldtrip de Trivago tuvimos la oportunidad de ir a lugares realmente increíbles, y el Coliseo se encuentra, sin duda, en nuestro top 5.
El Coliseo de Roma

 

Un poco de historia
 

Se construyó en el siglo I y originalmente recibió el nombre de Anfiteatro Flavio en honor a la dinastia de emperadores que lo mandó construir. Un edificio que se edificó para el uso y disfrute de los ciudadanos romanos, pero también bajo la pretensión del emperador de mostrar al mundo el poder de conquista y expansión del Imperio Romano. 

Hoy en día lo conocemos como Coliseo por la estatua que había junto a él, el Coloso de Nerón, que no se conserva en la actualidad.

Así se cree que era el Anfiteatro en su época de máximo esplendor

 

Animales exóticos como símbolo de poder

El emperador Titus, que fue quien inauguró el edificio, organizó los primeros juegos, que duraron 100 días y donde llegaron a morir más de 5.000 animales. Estos animales eran capturados en su hábitat, la mayoría traídos de África y Asia, donde les observaban cazar y comportarse de forma natural para luego tratar de recrear esos ambientes en la arena del Coliseo. Elefantes, girafas, leones, las especies y los escenarios más exóticos -teniendo en cuenta la época, claro- se representaban en el anfiteatro romano.
El emperador acercaba al pueblo animales y lugares lejanos, y con ello demostraban lo lejos que podía llegar el Imperio Romano. El poder se demostraba no solo en las conquistas de territorio, sino que tenía un lugar muy importante en el ocio, en el Coliseo Romano. 
Los juegos se organizaban un máximo de 4 veces al año, aunque podían durar hasta 40 días. Los emperadores los organizaban tras ganar una guerra o conquistar territorio.

A la izquierda de la fotografía se ve una pequeña reconstrucción de la arena, donde luchaban los gladiadores.

 

Normalmente, las luchas entre gladiadores no eran a muerte. Su manutención y entrenamientos eran caros, y no se podían permitir perder a un gladiador. Estas luchas estaban orientadas a ser un espectáculo, con lo que el objetivo no era la muerte de uno de los contrincantes. Así, como hoy en día tenemos la televisión, Internet y una gran diversidad de aparatos electrónicos, los romanos se acercaban al Coliseo en busca de diversión y entretenimiento. 


La caída del Coliseo romano
El Coliseo romano se utilizó durante 500 años, sobreviviendo a la caída del Imperio Romano, y utilizado posteriormente por los bizantinos. Aun así, en la Alta edad media se dejó de utilizar como anfiteatro y pasó a ser refugio, sede de una orden religiosa y hasta cantera popular.
Los agujeros que se ven en gran parte de la fachada fueron hechos por los bárbaros, que robaron el material que unía los bloques de travertino (material del que está construido) y que dejaron el Coliseo agujereado cual colador. Además, las partes del edificio que faltan sirvieron para reconstruir otros monumentos. En nuestra visita, nos contaron que la Basílica de San Pedro tiene piedras que pertenecieron al Coliseo romano. 

 

La fachada original del Coliseo, llena de agujeros

 

Así quedaron las paredes del Coliseo tras el paso de los bárbaros

 

Sin duda, el Coliseo es sinónimo de poder, de gloria y éxito, pero también de decadencia y miseria. Un edificio que ha visto pasar 2.000 años de historia y que, como patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ha conseguido el reconocimiento que merece.
¿Quieres comprar tu entrada para el Coliseo en español y así evitar colas? Hazlo sin salir de este blog.

Autor

6 Comentarios

  1. Como me gustó el Coliseo y has sabido transmitirme con tu entrada esa sensación.
    Lugar de culto que hemos de visitar por lo menos en una ocasión en la vida
    un abrazo

    • Es uno de esos lugares a los que "hay que ir", pero vaya si merece la pena! increíble las sensaciones que transmite cuando se entra eh? Gracias Diego, un abrazote:)

  2. Es de las obras arquitéctonicas más impresionantes que he visto. No en vano es una de las 7 maravillas del mundo moderno, y la verdad es que es impresionante, y además está en Roma… una ciudad absolutamente maravillosa.
    Me encantó la visita guiada al coliseo. Es sin duda, un lugar mágico e inolvidable.

    Como siempre una entrada genial. Un besito Carla,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    • La verdad es que sí, es impresionante. A nosotros nos fascinó también la visita guiada, porque explican muchísimas cosas que no aprenderíamos de otro modo:) muchas gracias por tu comentario, siempre taaaan amable:):)

      un abrazo!

    • Desde luego Rubén, el Coliseo es un lugar alucinante. Hasta que uno no pone el pie dentro no puede imaginar lo inmenso que es. Como me gustaría apretar un botoncito, viajar al pasado y conocerlo en su máximo esplendor!

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies