En mi último viaje a Roma he tenido una compañera especial: mi hija Lucía de 1 año. Y gracias a viajar con ella puedo añadir una nueva perspectiva a la Guía de Roma de este blog que actualizo prácticamente de forma anual. Así que te voy a dar unos cuantos consejos para viajar a roma con bebé, por si tú también te lanzas a descubrir la ciudad eterna con tus hijos.

Antes de empezar a viajar a Roma con bebé

Yo he viajado con Lucía, mi bebé que tenía 14 meses cuando hicimos este viaje. Lucía es una niña muy activa, que se adapta bastante bien a los cambios, come de todo, duerme relativamente bien de noche, tiene una rutina de siestas diarias bastante flexible y en este viaje ya caminaba.

Nosotras viajamos mucho juntas y cada vez nos conocemos más estando de viaje. Esto quiere decir que, aunque no hable, más o menos puedo identificar sus necesidades y eso nos facilita un poco el día a día fuera de la rutina de casa.

Creo que algo muy importante para que el viaje vaya bien es precisamente eso: las necesidades básicas del bebé tienen que estar cubiertas. Si no, puede que no vaya del todo bien.

Lucía y yo en la Fontana di Trevi
Lucía y yo en la Fontana di Trevi

10 consejos para viajar a Roma con bebé

1. Baja tus expectativas

Viajar con un bebé no va a ser igual que cuando viajabas sola, en pareja o con amigas. Es diferente. Y viajar a Roma con bebé va a requerir que bajes el ritmo. Si el bebé es menor de un año, suelen dormir más y no necesitan tanto movimiento. Pero en el caso de Lucía, con 14 meses y en pleno desarrollo del caminar, teníamos que hacer paradas constantes para que estirase las piernas y pusiese en práctica sus nuevas habilidades.

Así que mi primer consejo es ese: no esperes verlo todo al mismo ritmo que antes, baja tus expectativas, disfruta del momento, relájate (y te lo digo yo que soy la persona menos relajada y menos paciente del universo, pero Lucía me está enseñando mucho).

En este sentido, mi consejo también es que dejes a un lado las escapadas de fin de semana. Viajar lento os permitirá tener tiempo de calidad para disfrutar de las pausas pero también de las visitas turísticas. Para conocer Roma con un bebé, te recomendaría entre 4 y 6 días.

2. ¿Cochecito o porteo?

Esta es la pregunta número 1 que he recibido a través de Instagram a raíz de mi viaje con Lucía. ¿Es Roma una ciudad apta para llevar el cochecito o mejor porteamos todo el rato? Obviamente esto es muy personal, pero yo siempre llevo ambas opciones. Roma tiene zonas con adoquines que son un poco incómodas, pero también hay aceras lisas y llanas. Tiene cuestas y escaleras, pero siempre (o casi siempre) hay una alternativa.

También es cierto que hay atracciones turísticas a las que no se puede acceder con cochecito, como por ejemplo la Basílica de San Pedro. Por eso siempre llevo la mochila de porteo, porque nunca se sabe cuándo va a ser necesaria.

¿Qué cochecito y mochila usamos?
  • Uppababy Minu (creo que ya no se fabrica pero los hay similares. Este tiene medidas de cabina de avión, como el YOYO de Babyzen, pero tiene una estructura un poco más resistente).
  • Mochila Boba X
Porteando a Lucía
Porteando a Lucía en la Basílica de San Pedro

3. Busca un alojamiento con buena ubicación

A la hora de viajar a Roma con bebé esto ha sido clave para nosotras. Sobre todo porque hemos viajado en mayo, cuando al mediodía ya rozábamos los 30 grados y hacía calor. Así que entre las 2 y las 5 del mediodía nos íbamos al apartamento a refrescarnos, dormir una siesta y recargar pilas para seguir por la tarde. Si el alojamiento está lejos del centro siempre da más pereza.

4. Incluye pausas en el itinerario

No solamente la pausa para la siesta en el apartamento si lo consideras necesario por el calor. Incluye pausas para que tu bebé/niño pueda moverse. En el caso de Lucía, lo que hice fue marcarme en el mapa de Roma las zonas verdes o parques infantiles que encontré. Así que intentaba incluir una pausa cada dos horas para que ella pudiese estirar las piernas durante una hora. Así luego podíamos seguir turisteando.

Cuando Lucía tenía 6 meses viajamos a Alemania y Holanda y también necesitaba momentos para moverse, pero en este caso gateando. En ese caso intentábamos buscarle zonas verdes en las que dejarla moverse a su antojo durante un rato.

Echa un vistazo a todo lo que hacer en Roma y selecciona los lugares que te interesan, los que quieres visitar con tu peque y organiza tu itinerario con una pizca de flexibilidad porque ya sabes, los imprevistos pueden surgir.

Lucía sentada en el césped. Viajar a Roma con bebé.
Las pausas viajando con bebé son necesarias

5. Prioriza las siestas

Si tienes hijos sabes que la clave para la salud mental de la familia es que se duerman las siestas que necesitan. Independientemente de si tienen una rutina, unas horas marcadas o de si hacéis siestas a demanda. Pero un bebé con sueño no es un bebé feliz. Y si el bebé no está feliz, nadie lo está.

Hay bebés a los que les cuesta un poco dormirse cuando hay muchos estímulos alrededor (es el caso de Lucía en los transportes públicos, por ejemplo). Nadie mejor que tú conoce a tu bebé, así que intenta darle el espacio que necesite para dormir e, incluso si conoces bien sus horas de siesta, puedes hacerlas coincidir con alguna visita que te interese y creas que a tu bebé le va a resultar indiferente o se le puede hacer pesada.

Por ejemplo yo intento hacer coincidir la primera siesta de la mañana de Lucía con los free tours o las visitas guiadas a museos. Siempre me funciona y disfrutamos las dos.

6. Cambiadores en Roma

No existen. Bueno a ver, sí, pero en la mayoría de restaurantes comprobarás que los baños son tan pequeños y estrechos que no caben los cambiadores de bebé, así que directamente ni los ponen. Encontrarás cambiadores en estaciones de transporte y en museos o atracciones turísticas. Aprovecha ahí porque si no le vas a tener que echar bien de imaginación.

7. Lactancia materna

No vas a tener problema para dar el pecho en público en Roma. En general es algo que está bastante normalizado en toda Europa y cada vez más.

8. Productos de bebé

No hace falta que te lleves todo el arsenal de productos de bebé desde casa. En Roma encontrarás pañales, leche de fórmula y cualquier otra cosa que necesites.

A nivel de medicamentos, mi recomendación es que lleves algunos básicos y, si necesitas algo más específico durante tu estancia, puedes ir al médico y que te lo receten o comprarlo directamente en la farmacia si no necesita receta.

9. Comida en Roma/Italia

Si tu bebé ya come sólidos, es el momento ideal para que disfrute de la pasta y la pizza. A partir del año, los bebés ya pueden tomar pequeñas cantidades de sal yodada. Como en los restaurantes no sabes la cantidad que echan, nosotros no nos agobiamos y le damos a probar de todo, pero por la noche intentamos equilibrar un poco y cocinar algo en el alojamiento.

Además, también compramos fruta y la llevamos de snack durante el día.

En las heladerías puede que les regalen helados pequeños de fior di latte (nata). Lleva azúcar, así que si tu bebé no toma nada de azúcar, diles que no se lo den. Nosotros en ese sentido hemos sido muy flexibles y no nos importa si Lucía se come un helado aquí y allá de forma puntual. Es solamente en el viaje y no lo hace de forma habitual cuando estamos en casa. Pero si yo me como un helado delante de ella, obviamente va a querer probarlo y repetir, porque están riquísimos.

Lucía con un tupper de fruta
Los snacks saludables no faltan en Roma

10. Lo mejor de viajar a Roma con bebé: ¡no pagan entradas!

Lo mejor de viajar a Roma con bebé es que no pagan prácticamente nada. Ni ‘cubierto’ en los restaurantes ni entradas en los lugares turísticos. Eso sí, aunque no paguen, muchas veces si que necesitan entrada igualmente. Por ejemplo, para acceder al Coliseo le compré una entrada para ella también. Es gratuita pero se contabiliza como una persona más en el interior.

Con Lucía en el Coliseo. Viajar a Roma con bebé
Con Lucía en el Coliseo

¡Eso es todo! Espero que todos estos consejos para viajar a Roma con bebé te sean útiles y los puedas poner en práctica bien pronto. Si crees que me he dejado algo en el tintero, déjamelo en un comentario para que otras mamás y papás se puedan beneficiar de tu experiencia. 

 

Más sobre Roma

Autor

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies