Split es una de las ciudades principales en Croacia, uno de esos lugares que describen como ‘obligatorios’. Aunque nuestras impresiones de esta ciudad en verano no fueron las mejores, en Split hay mucho por hacer y mucho que ver. Es una ciudad con una historia espectacular y cuyo paso del tiempo la ha convertido en lo que hoy es.

Guía de Split

 

Es la segunda ciudad más grande de Croacia con 250.000 habitantes y el puerto pasajero más importante de esta zona del Adriático. Sólo el año pasado (2014) recibió 13 millones de turistas, y es que Split tiene una oferta enfocada a un público muy variado: parejas, mochileros, turismo familiar, etc.  ¿Quieres saber todo lo que hacer en Split? ¡Toma nota!
Palacio Diocleciano
La ciudad nace con la construcción del Palacio Diocleciano, que había de ser la casa de retiro del emperador romano Diocleciano y ya cuenta con 17 siglos de historia. No es un palacio como el que podemos tener en mente, sino que es un recinto de 30.000 metros cuadrados en el que siguen viviendo 3.000 personas.

Rincones del interior del Palacio

 

Este palacio se construyó siguiendo las características de una ciudad romana y, además, el emperador también mandó construir un acueducto de 9km que aún hoy se sigue utilizando para abastecer algunas zonas de Split.
Cuando murió el emperador, el Palacio se fue transformando y la ciudad se amplió a su alrededor, pero la casa de retiro de Diocleciano sigue siendo el corazón de Split.
Los subterráneos del Palacio se pueden visitar y esconden una historia muy curiosa. Cuando Diocleciano murió, la gente encontró refugio dentro del palacio y empezaron a convertirlo en ciudad medieval. Hicieron agujeros en el suelo por donde arrojaban los residuos, que se quedaron ahí almacenados hasta después de la segunda Guerra Mundial. Es precisamente por eso que los sótanos se han conservado tan bien con el paso de los años.

Subterráneos del Palacio

 

Uno de los agujeros por donde arrojaban deshechos

 

Catedral de Split
La Catedral de San Duje o Catedral de Split es uno de los símbolos de Split y esconde una ironía curiosa. Diocleciano fue en vida un perseguidor del cristianismo. Originalmente este edificio se construyó como su mausoleo pero con su muerte, la iglesia tomó el edificio y lo convirtió en una catedral dedicada a San Duje, uno de los padres de la iglesia en Croacia. Así que él, que persiguió tanto la fe cristiana, acabó enterrado en una catedral.
Además, la mayoría de personas que habitaron el Palacio tras la muerte de Diocleciano eran cristianos que borraron todos los íconos, bustos, imágenes, etc. relacionados con él.
Paseo Marítimo
Conocido como Riva, es un hervidero de gente en verano, un ir y venir constante de personas. Lleno de restaurantes, pubs, heladerías y cafeterías, el paseo Marítimo de Split es una de las zonas más animadas de la ciudad en temporada alta.
Plaza narodni o Plaza pública
Es la segunda parte más antigua de la ciudad y en sus edificios podemos ver como la ciudad se ha ido desarrollando a través de estilos arquitectónicos. Esta plaza se encuentra fuera de las murallas del palacio y en ella encontramos edificios tan significativos como el Ayuntamiento.

Plaza Narodni, ejemplo del paso del tiempo a través de diferentes estilos arquitectónicos

 

Templo de Júpiter
Este templo romano se convirtió primero en iglesia de San Juan y posteriormente en Baptisterio. Justo delante de él vemos una de las esfinges que Diocleciano hizo traer al Palacio.

La entrada al Templo de Júpiter

 

Grgur Ninski
Esta famosa estatua representa a Grgur Ninski, un obispo que se opuso al Papa y defendió la utilización del croata en las misas en vez del latín. De hecho, consiguió introducir la lengua nacional en los servicios religiosos en el año 926. Se dice que si se frota el dedo pulgar del pie, se puede pedir un deseo. 
Vistas de Split
Las mejores vistas de la ciudad de Split se consiguen desde la colina Marjan. Solamente hay que seguir el paseo marítimo, subir y allí encontramos un mirador precioso y no muy concurrido desde el que disfrutar de la ciudad a nuestros pies.

Las vistas desde el mirador

Dónde comer
Hay muchos restaurantes en Split pero en 3 días no pudimos conocer la amplia oferta gastronómica de la ciudad. Por eso os recomendamos el que más nos gustó.

Uje Oil Bar: es un bar donde probar platos elaborados a base de productos autóctonos y de temporada. Destacan las catas de aceite croata y los vinos, pero realmente todo está delicioso porque cuidan mucho el producto, la materia prima. Podéis encontrarles en Facebook. 

Imágenes del Uje Oil Bar: fachada exterior, cata de aceites, quesos y aceite y bola de helado ecológico

Más sobre Croacia:
Split, la ciudad del turismo de masas en verano
Guía para visitar el parque Nacional de Krka
Guía para disfrutar de dos días en Bol (Brac)
Cómo ir desde Mljet a Brac en ferry
La experiencia con AirBNB en Croacia
Datos prácticos para visitar el Parque Nacional de Mljet
Cómo ir de Dubrovnik a Mljet
Mljet, el paraíso de Croacia
15 cosas que quizá no sabías de Dubrovnik
Recomendaciones para viajar a Croacia

Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies