Si hay una excursión del viaje a Madagascar que realicé con Viatges Tuareg y Turkish Airlines que me imponía respeto y a la vez me despertaba muchas ganas era sin duda el Trekking por los tsingys de Bemaraha. 

Imagen de los tsingys de Bemaraha
El Parque Nacional de los Tsingys de Bemaraha es un lugar único en el mundo. Una extensión de desfiladeros de piedra, gargantas, grutas, cañones, macizos de roca calcárea esculpidos por el paso del tiempo, el viento y la lluvia. Como curiosidad, tsingy en malgache significa puntiagudo, de ahí el nombre de este parque.
Este tipo de roca caliza kárstica es un antiguo fondo marino de cuando la isla estaba sumergida por la parte noroeste, en la época jurásica. Estamos hablando de poder caminar por encima y entre formaciones que se han erigido con el paso de millones de años y solo de pensarlo es estremecedor.

Una caracola a nuestro paso. La prueba de que este lugar algún día estuvo sumergido bajo el agua.
Una de las grutas por las que se accede al trekking

 

Más de 152.000 hectáreas de un paisaje de lo más singular. Y aunque existen paisajes similares en otros lugares del mundo, el único lugar accesible a pie por el ser humano es este, en Madagascar. Al tener tanta extensión y ser un lugar tan aislado del mundo, es el lugar perfecto para que especies de fauna y flora endémicas de la isla se reproduzcan y vivan libremente. La diversidad biológica es espectacular e incluso se pueden ver algunas especies de lémures.
El trekking por los tsingys es una vía ferrata, es decir, un itinerario tanto vertical como horizontal. En este caso el único material que necesitamos, por seguridad, fue un arnés. Pero claro, para alguien que no ha hecho nunca una vía ferrata, que no sabe a lo que se enfrenta y que encima es un poco cagona y patosa como yo, pues el principio del trekking fue más que impresionante.

La primera pared de la vía ferrata.

 

Pero ahora, con la perspectiva de haberlo completado con una sonrisa en la cara, mi única recomendación si lo vas a hacer y te da respeto como a mi es: coge aire, respira hondo y disfruta del paisaje. Disfrútalo y guárdalo en tu retina porque cuando te quieras dar cuenta se habrá acabado. A mi, tras el primer momento de “pánico”, ¡se me pasó volando!

Recorriendo los tsingys desde abajo, rodeados por paredes de roca caliza

 

Detalle de uno de los tsingys con sus picos puntiagudos
Grandes tsingys y pequeños tsingys
El Parque Nacional de los Tsinsgys de Bemaraha está dividido en los grandes tsingys y los pequeños, de acuerdo al tamaño de las formaciones. Si, como yo, le tenéis respeto al trekking por no haber hecho nada similar nunca, podéis empezar haciendo una pequeña ruta por los pequeños para habituaros y después pasar a los grandes.

Los pequeños tsingys tienen un tamaño sensiblemente inferior a los grandes tsingys.
En el gran tsingy hay tramos que se recorren a través de puentes colgantes

 

 

Datos prácticos
– El Parque Nacional de los Tsingys de Bemaraha se encuentra junto a la pequeña ciudad de Bekopaka. 
– Normalmente se llega a los Tsingys desde Morondava y el camino no es precisamente fácil: aproximadamente 9h de pista en 4×4. En este caso recomiendo que sea una excursión organizada como la que nosotros hicimos con Viatges Tuareg e Indigo Be para asegurar buenos vehículos y conductores ya que el estado de la carretera es delicado. Aunque es cierto que vimos autobuses locales (taxi brousse) llegando a la zona, si el trayecto en 4×4 es movidito, no me quiero imaginar en furgoneta compartida…
Estamos hablando de baches constantes, atravesar pequeños tramos inundados, “peajes” inventados a la caza de sobornos, cruzar dos tramos del río Tsiribihina en transbordador, etc.
Al parque solo se puede acceder entre Mayo-junio y Octubre. Nosotros viajamos en mayo y hacía una semana aproximadamente que se había abierto la pista tras la temporada de lluvias.
– En los tsingys se pueden llevar a cabo varias rutas en función del tiempo del que se dispone y de la experiencia en montaña del grupo. Nosotros solo estuvimos un día pero si tienes tiempo, quédate y haz varias rutas, seguro que es espectacular recorrer todos los rincones de este parque.

 

Cruzando un tramo del río en transbordador

 

Niña malgache posando para la cámara. Los locales aprovechan el viaje de los 4×4 para ir de un lado al otro del río.

 

Grupo de niños malgaches a orillas del río Tsiribihina. El rato de espera por el transbordador se hace siempre muy entretenido gracias a ellos.
Ropa y mochila
Evidentemente lleva ropa cómoda, gorra y calzado de trekking o deportivas. Que no sea un calzado que estrenas por primera vez en los tsingys. También lleva protección solar: si hay sol, que suele ser lo más frecuente, conviene proteger la piel.
En la mochila lleva abundante agua y alguna barrita de energía o fruta.
Alojamiento
A unos pocos kilómetros del Parque Nacional se encuentra el Hotel Orchidea du Bemaraha, un alojamiento estratégicamente ubicado para las personas que van a hacer el trekking. Es un hotelito precioso con cabañas y una piscina deliciosa que después de un día de trekking es lo que más apetece.
No obstante, si contratáis un viaje similar al nuestro, el tema de comidas y alojamiento lo tendréis más que resuelto.
Comida
Como en la zona no hay un restaurante o puestos callejeros cercanos, para los tsingys hicimos un picnic bajo los árboles que nos supo a gloria. En el alojamiento en el que estéis seguro que podéis pedir que os lo preparen.

¿Me he dejado algo? ¡Déjame una pregunta y estaré encantada de responderte! 👇👇

Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies