Una semana en Las Vegas es tiempo más que de sobras para gastar demasiado dinero, apostar en exceso y darte cuenta del gran negocio que hacen en esta ciudad con los vicios de la gente. Por eso -y porque el sitio vale la pena, claro- hay que dedicar al menos un día a visitar el Gran Cañón del Colorado.
¿Como llegar? 
Las opciones son infinitas desde Las Vegas: Helicóptero, avioneta, autobús, limusina… Pero nosotros queríamos algo más personal porque queríamos quedarnos a ver el atardecer y las estrellas en el Gran Cañón.
Por eso, decidimos alquilar un coche para recorrer a nuestra manera las carreteras estadounidenses, pasearnos un rato por la Ruta 66 y parar donde quisiéramos a hacer fotos o tomar algo.Precio
El precio del coche fueron 110 dólares por 24 horas, incluyendo un segundo conductor y seguro. La gasolina, obviamente, va a parte, y gastamos unos 90 dólares ida y vuelta. En total, 200 dólares que es lo que te cuesta ir en autobús. Y de esta forma lo haces a tu ritmo, sin prisas, y en un descapotable 🙂

Haciendo un alto en el camino con nuestro Ford Mustang Convertible
Como no, había que pasar por la mítica Ruta 66

 

¿Dónde ir?
Porque el Cañón precisamente pequeño no es, hay que saber dónde queremos ir. Las opciones que se ofrecen son el “North Rim” o el “South Rim”.
El primero es la zona gestionada por los indios y donde se encuentra el balcón de cristal que conocemos de la tele (y que por cierto vale 35$ más a parte de la entrada al recinto. Sí, habéis leído bien, 35 dólares por pasearos por encima de un cristal). Lo bueno de esta zona es que está mucho más cerca de Las Vegas, aproximadamente a unas 2h y media.

Mapa del Cañón en el Centro de Visitantes

 

El South Rim está en el Parque Nacional Gran Cañón y dicen que es la mejor parte, aunque está a 4h y media de Las Vegas. Nosotros no podemos comparar porque nos quedamos con la segunda opción y no vimos el North Rim.
Para entrar al Parque Nacional hay varios precios, nosotros pagamos 25€ por entrar con el vehículo, y este precio es el mismo para un día o para 7.
El Cañón
Describir algo indescriptible no tiene mucho sentido. Pero sí que podemos decir que es un lugar digno de ver al menos una vez en la vida. Fue, sin lugar a dudas, una de las experiencias más gratificantes, intensas y divertidas de todo el #worldtrip que hicimos con Trivago.

Al llegar, no puedes imaginar lo que están a punto de descubrir tus ojos y durante los primeros 15 minutos no tienes ganas ni de hacer fotos, solo de contemplarlo.

Nuestras caras al ver el Cañón por primera vez

 

El Gran cañón al anochecer

 

Durante nuestra visita el tiempo no acompañó mucho y se nubló bastante, hacía viento y frío, pero eso no nos echó para atrás e hicimos una de las rutas de senderismo que proponen en el Parque. Saliéndonos un poco del camino marcado, descubrimos una familia de ciervos.

Uno de los ciervos que nos dejó acompañarle en su hora de la comida

 

Un bebé ciervo
Recomendamos el Parque una vez caída la noche. No hay más luces que las de los dos edificios principales. Por lo demás, solo hay naturaleza, oscuridad y un millón de estrellas. Además, si tenéis la oportunidad, quedaos más de un día para hacer más rutas, conocerlo a fondo y disfrutar de la naturaleza.
Autor

3 Comentarios

  1. Eladio Moreno Erquicia Responder

    "de esta forma lo haces a tu ritmo, sin prisas, y en un descapotable :)"

    No, nonono … Permíteme que te corrija: lo de descapotable es lo de menos cuando es un Ford Mustang, o sea, EL COCHE. La lástima es que sea moderno, pero aún así …

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies