Si estás planificando un viaje por Suiza, Ginebra es una de las ciudades que deberías tener en cuenta en tu ruta. Una ciudad cosmopolita, fresca, juvenil pero con ese puntito de tradición que tanto enamora. Te contamos qué hacer en Ginebra para que puedas planificar tu viaje a la ciudad y no te olvides de nada!

¿Cuántos días dedicarle a Ginebra?

Esta pregunta es un clásico y yo también me la hacía antes de viajar a Suiza. Mi recomendación es que le dediques, al menos, dos días completos. Creo que con esa cantidad de días puedes disfrutar de la ciudad sin prisa pero sin pausa. Eso sí, si vas a viajar en fin de semana, ten en cuenta que los domingos la mayoría de establecimientos y algunos lugares turísticos están cerrados. No está de más consultar los horarios para asegurarse y no llevarse ningún chasco.

Qué hacer en Ginebra

1. Recorrer el casco antiguo

El casco antiguo de Ginebra es una auténtica delicia. Muy tranquilo, lleno de edificios bonitos, librerías con encanto, tiendecitas de barrio, fuentes de agua potable en alguna esquina, etc. Yo te recomiendo pasearlo sin rumbo, pero intenta incluir estas calles: Rue des Granges, Grand Rue y la Plaza du Borg-de-Four (para mi la plaza más bonita de Ginebra).

Qué hacer en Ginebra: yo apoyada en una barandilla en unas escaleras en el casco antiguo
Paseando por las callejuelas del casco antiguo de Ginebra

2. Maison Tavel

Paseando por las calles del casco antiguo llegarás hasta la Maison Tavel, la residencia privada más antigua de Ginebra. ¿Y qué tiene de especial esta casa? Pues varias cosas. Para empezar, la casa original quedó prácticamente destruida por un incendio en 1334 y la familia Tavel decidió comprarla y reconstruirla dándole un aire de palacio urbano.

El Ayuntamiento de Ginebra compró la casa en 1963, la restauró y la transformó en museo de la ciudad. Una de las cosas que quizá más llaman la atención del museo es la maqueta de 32m2 de la ciudad que hay en la última planta y que ocupa prácticamente toda la sala.

3. Catedral de San Pedro

La Catedral de San Pedro es uno de los edificios más impactantes de la ciudad y visitarla es una de las cosas que hacer en Ginebra sí o sí. Y créeme que por más que la veas en foto, cuando la ves en persona sigue sorprendiendo por su tamaño y por la combinación de estilos de su fachada.

Visitar el interior y la Capilla de los Macabeos (que me gustó más casi que la propia catedral) es gratis. En cambio, hay una entrada combinada de 18CHF para subir a las torres y visitar la excavación arqueológica que hay bajo la catedral y el Museo Internacional de la Reforma. Si tienes tiempo, no lo dudes y coge la entrada combinada. A mi me pareció una opción muy completa y la disfruté mucho.

Si no dispones de mucho tiempo, sube al menos a las torres, que tienen unas vistas preciosas de la ciudad y del lago. Esta opción cuesta 7CHF.

Qué hacer en Ginebra:La vista desde una de las torres de la Catedral de San Pedro
La vista desde una de las torres de la Catedral de San Pedro

4. Monumento Internacional de la Reforma

Este es otro de los lugares imprescindibles que ver en Ginebra. Un muro de 99 metros de largo por 9 de alto que honra a las figuras relevantes de la reforma protestante. Además se encuentra en el Parque de los Bastiones, un espacio verde muy agradable por el que dar un paseo. Si viajas a la ciudad en verano, consulta previamente el calendario de actividades porque muchas veces hay eventos en este lugar.

5. Place du Molard

Otra plazuela con encanto muy cerca del casco antiguo y con ese apunte histórico que la hace especial. Y es que antiguamente esta plaza tenía acceso directo al puerto y la torre que ves en pie formaba parte de la antigua muralla medieval.

Y después de mirar arriba para ver la torre, mira hacia abajo porque verás que el suelo está lleno de placas con palabras escritas en diferentes idiomas.

La torre medieval de la Place du Molard
La torre medieval de la Place du Molard

6. Jardin Anglais

El Jardín inglés está junto al lago y es otra de las zonas verdes de la ciudad. Lo más llamativo del parque es el reloj floral, que van cambiando según la época del año. Tampoco te pierdas el Monumento Nacional que conmemora la integración de Ginebra en la Confederación Helvética.

Qué hacer en Ginebra: El mítico reloj de flores del Jardín Inglés
El mítico reloj de flores del Jardín Inglés

7. Jet d’Eau, el chorro de Ginebra

Si hay algo que hacer en Ginebra es acercarse a ver el Jet d’Eau, un enorme chorro de agua que sale del lago y se propulsa a 140 metros de altura. Aunque originalmente cumplía una función mecánica, hoy en día se mantiene con fines puramente estéticos. Al chorro se puede llegar caminando a través de una plataforma. ¡Pero cuidado! Si el viento decide cambiar su orientación, ¡puedes acabar empapado!

Otro lugar desde el que ver el chorro es desde los Bans de Paquis, al otro lado del lago.

8. Bans de Paquis

Este lugar es un planazo para los meses de verano en Ginebra. Una zona de ocio en la que, por 2CHF, tienes acceso a bañarte en el lago, saunas y masajes (con reserva) y a un espacio con mesas y bancos para comer. El restaurante está muy bien y tienen precios muy asequibles, pero no aceptan pago con tarjeta. Va bien saberlo de antemano.

Los Bans de Paquis con el Jet d'Eau de fondo
Los Bans de Paquis con el Jet d’Eau de fondo

9. Pointe de la Jonction

Aunque mucha gente desconoce este lugar o simplemente no le da prioridad, yo creo que pasarse por el Pointe de la Jonction es una de las cosas que hacer en Ginebra más sorprendentes. Es el punto en el que se unen dos ríos con colores diferentes. Y la mezcla no puede ser más bonita.

Cierto es que si no dispones de mucho tiempo en la ciudad puede ser algo prescindible, pero a nosotros en dos días nos dio tiempo de sobra de ir hasta este lugar caminando (unos 30 minutos desde el centro). También puedes alquilar unas bicicletas y en 15 minutos estás allí.

De todas maneras, mi recomendación no es que vayas al lugar que aparece en el mapa como Pointe de la Jonction, si no que vayas justo en frente, al Viaduct de la Jonction, para ver la unión de los ríos desde lo alto. Justo al lado tienes el parque Bois de la Batie, una zona verde preciosa, muy tranquila y poco turística.

Pointe de la Jonction
La vista del Pointe de la Jonction, donde se unen dos ríos y forman este bonito paisaje

10. Carouge

Aunque en muchos lugares había leído que una de las cosas que hacer en Ginebra es ir al barrio de Carouge, Carouge es un pueblo, no un barrio. Pero está tan pegadito a Ginebra que incluso puedes ir caminando y, cuando te quieras dar cuenta, ya estarás allí. En transporte público son apenas 5 minutos, caminando es algo más.

Pero sí, deberías incluirlo entre tus planes porque es un sitio encantador y conocido principalmente por su arquitectura, que recuerda a la de algunos pueblecitos mediterráneos. Y es que fue diseñada por arquitectos italianos y eso se nota a cada paso. Mejor no te acerques a Carouge en domingo porque pierde parte de su encanto al tener todas sus tiendecitas cerradas.

11. La ONU y la ‘broken chair’

El edificio de Naciones Unidas de Ginebra se ha convertido también en un reclamo turístico porque se puede visitar por dentro. En el momento en el que escribo este artículo las visitas están suspendidas por la pandemia de Coronavirus, pero puedes consultar este enlace con información actualizada.

Justo delante del edificio se encuentra la escultura ‘broken chair’, una silla con una pata rota que se colocó en este emplazamiento y que debía estar allí solamente 3 meses, hasta la firma de la Convención de Prohibición de minas antipersonas en diciembre de 1997 en Ottawa. Pero tuvo tanto éxito que allí se quedó.

12. Museo Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

Ginebra es la cuna de la Cruz Roja y este museo es un recorrido por el inicio de las actividades humanitarias. La exposición permanente recorre diferentes puntos de la historia y cómo la Cruz Roja ha estado presente para ayudar. Teóricamente es una visita bastante interactiva, pero con las medidas por el COVID tenían algunas secciones cerradas.

El museo cuesta 15CHF e incluye una audio guía, pero es gratuito si tienes el Swiss Travel Pass.


Y hasta aquí esta lista de cosas que hacer en Ginebra, ¡espero que te resulte útil! Si crees que me he olvidado algún lugar imprescindible, ¡déjamelo en un comentario!

Más información sobre Suiza

Autor

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies