A pesar de haber tardado 30 años en conocer una ciudad que está apenas a dos horas de mi casa, fue poner los pies en Girona y enamorarme. Es una ciudad preciosa y en este artículo te voy a contar todo lo que hacer en Girona en un día.

Entonces, ¿cuánto tiempo hay que dedicarle a Girona? Pues en mi opinión, si haces una escapada desde Barcelona, yo te recomendaría que pasaras un fin de semana o, al menos, una noche. Si, en cambio, estás haciendo una ruta por la Costa Brava y quieres conocer la ciudad, creo que con un día bien aprovechado puedes cubrir los imprescindibles.

Qué hacer en Girona (ciudad)

Antes de empezar a hablarte de las cosas imprescindibles que hacer en Girona, mi recomendación es que reserves un free tour. Nosotros hicimos este y quedamos súper contentos. No solamente recorrerás muchos de los lugares que ver, además tendrás a un guía especializado en la ciudad que te irá contando la historia de esos lugares. ¡A mi me parece esencial siempre que visito una ciudad por primera vez!

1. La Catedral de Girona

Este es uno de los iconos de la ciudad, y más desde que la misma catedral y su imponente escalinata fueron utilizadas como escenario en Juego de Tronos.

La Catedral de Santa Maria de Girona se encuentra en el punto más alto de la ciudad y se puede ver prácticamente desde todos los rincones del casco antiguo. Una de sus particularidades es que cuenta con la nave gótica más ancha del mundo. Si dejamos a un lado el estilo arquitectónico, la de la Catedral de Girona es la segunda nave más ancha del mundo, solo superada por la Basílica de San Pedro.

Otra de las características de este edificio es que se construyó en diferentes etapas artísticas. Así, por ejemplo, la Torre de Carlomagno, el claustro y la sacristía son de estilo románico, mientras que la escalinata y la fachada son barrocas.

2. El camino de ronda

Si quieres tener una excelente perspectiva de la Catedral y ver toda la ciudad desde las alturas, entonces tienes que subir al camino de ronda que discurre por la muralla de la ciudad.

La muralla de Girona tiene su origen en el siglo I a.C, cuando los romanos levantaron una poderosa fortaleza con grandes muros. En la época medieval se ampliaron esas murallas, y es precisamente esa ampliación la que permite que hoy en día podamos recorrer algunos tramos de la muralla a través de los caminos de ronda que solían utilizar los guardias.

Nosotros subimos cuando el sol empezaba a caer y la verdad es que la Catedral iluminada por los últimos rayos de sol estaba preciosa. Si te tengo que recomendar algo que hacer en Girona es precisamente esto, subir a última hora de la tarde.

panorámica de la ciudad por encima de los tejados de Girona. De fondo se ven dos torres: la de la catedral, y un poco más lejos, la de otra iglesia.
Las preciosas vistas de la ciudad desde los caminos de ronda de la muralla

3. Las Casas del Onyar

Si la Catedral es un icono, Las Casas del Onyar (el río que cruza la ciudad) son otro de los referentes en Girona. Y es que cuando haces una rápida búsqueda de Girona en Google, seguro que encuentras una imagen de las casas colgadas de Girona y del Puente de las Peixateries Velles con la Catedral y la Basílica de Sant Feliu de fondo. Una estampa típica.

Originalmente, estas casas se construyeron sobre la muralla medieval y fueron creciendo en altura e incorporando voladizos sobre el río sin ningún tipo de criterio estético. Así que el resultado no podría ser más pintoresco. Las casas originales datan del siglo XIX y fueron degradándose con el paso del tiempo, pero en 2010 se inició la restauración de algunas de sus fachadas.

Si hay una casa en la que tienes que fijarte es en la Casa Masó. Fue la vivienda del arquitecto Rafael Masó i Valentí y es todo un símbolo del novecentismo en Girona. El novecentismo es un movimiento artístico de principios del siglo XX que se desarrolló paralelamente al modernismo de la misma época. Desde 2006, esta casa es la sede de la Fundación Rafael Masó.

Casas colgadas por encima del río. Cada una tiene una forma y un color de la fachada diferente.
Las casas del Onyar

4. Los puentes sobre el río Onyar

Una de las cosas que hacer en Girona es recorrer algunos de los puentes de la ciudad. Y es que igual que las casas colgadas son muy conocidas, también lo son los puentes que cruzan el río.

  • Puente de les Peixateries Velles: este es, probablemente, el puente más emblemático de la ciudad. Su nombre se debe a que en esta zona se debía encontrar la lonja de pescado de Girona. Su estructura de hierro es muy característica, y es que el puente fue construido por la empresa Eiffel, la misma que construyó la Torre Eiffel de París.
  • Puente de Sant Agustí: estéticamente es uno de mis puentes favoritos en la ciudad. Une la calle de la Argenteria con la plaza de la Independencia y debe su nombre al antiguo convento de San Agustín que estaba en esa misma plaza.
  • Puente de piedra: data de 1856 y es el único puente de piedra de Girona. A principios del siglo XX se solía celebrar justo debajo el mercado de ganado.
En primer plano, reja de acero en forma de cruz en color rojo y, de fondo, la ciudad de Girona con el río en medio.
La ciudad desde el Puente de las Peixateries Velles

5. La pujada de Sant Domènec

Si hay un rincón bonito y con encanto en Girona es la Pujada de Sant Domènec. No es otra cosa que una calle con una escalinata y, al final, la Iglesia de Sant Martí Sacosta. Completan este conjunto arquitectónico tan bello el Palau de Caramany y la Casa Agullana.

Toma nota de esta calle porque visitarla es, sin lugar a dudas, una de las cosas que hacer en Girona ciudad.

Qué hacer en Girona: adrián y yo abrazados en una calle empedrada. A la derecha, una escalinate. A la izquierda, un arco y detrás del arco, otra calle.
Una de las callejuelas más características del casco antiguo de Girona

6. El Call, el barrio judío de Girona

El Call de Girona fue el barrio judío de la ciudad. La palabra ‘call’ servía para denominar los barrios judíos en catalán. Aquí se estableció una de las comunidades judías más importantes de occidente y es el barrio judío mejor conservado de Europa.

El barrio se empezó a formar en el siglo XII y llegaron a habitarlo unas 800 personas hasta la expulsión de los judíos de España en 1492.

El Call de Girona está formado por laberínticas callejuelas, escalinatas, arcos y patios. Uno de los edificios más emblemáticos de la judería es el Centre Bonastruc ça Porta, ubicado en la que fue la última sinagoga de la ciudad. En su interior se encuentra el Museo de Historia de los Judíos y el Instituto de Estudios Nahmànides.

7. Los baños árabes

Se tiene constancia de la existencia de unos baños públicos en Girona ya a principios del siglo XII. Una construcción románica inspirada en los baños románicos que fue destruida y ocupada en varias ocasiones. Por ejemplo, parece ser que durante la Edad Media los baños sirvieron de micvé (lugar donde se realizan los baños de purificación que prescribe el judaísmo) para la comunidad judía.

A principios del siglo XX, el arquitecto Josep Puig i Cadafalch estudió el edificio y, en base a esos estudios, la Diputación de Girona los adquirió para restaurarlos y abrirlos al público. Hoy en día se pueden visitar y la entrada cuesta 2€. Tienes más información sobre horarios de apertura y descuentos en su web.

8. La Basílica de Sant Feliu

Esta fue la primera catedral de Girona, un edificio construido también en diferentes estilos arquitectónicos y que cumplió con su función hasta el siglo X. Pero lo que quizá llama más la atención de esta basílica es su campanario gótico, que sobresale por encima de los tejados de la ciudad.

En su interior se conservan 8 sarcógafos paganos y paleocristianos del siglo IV y la escultura del Cristo Yacente de Aloi de Montbrai del año 1350.

Qué hacer en Girona
Los laterales de la Basílica de Sant Feliu son así de bonitos

9. La Rambla de la Libertad

Esta rambla constituye una de las arterias comerciales y de restauración de Girona. Originalmente se urbanizó en el siglo XIII para ser el lugar donde se celebraría el mercado de abastos. Es un paseo paralelo al río Onyar con unos característicos soportales de techos bajos.

Una de las cosas que hacer en Girona es pasearse por esta rambla y, si tu visita coincide en sábado, haz como los locales y tómate el vermut en alguno de los locales de la zona. También los sábados se instalan puestecitos de flores en los que puedes comprar flores frescas.

10. La Plaça del Vi

Esta plaza pública es una de las más conocidas de Girona, sobre todo porque tradicionalmente ha sido el centro político de la ciudad. Es el lugar en el que suelen tener lugar los eventos públicos multitudinarios y las fiestas.

Aquitectónicamente también es un lugar muy importante. Se trata de una plaza delimitada por soportales, por el Ayuntamiento, el Teatro Municipal y también por el Palacio del General. Este edificio construido en estilo gótico-renacentista fue la sede de la Generalitat durante los siglos XVI y XVII.

11. Parque de la Devesa

El pulmón de Girona tiene nombre y se llama Parque de la Devesa. 2.500 árboles centenarios, 40 hectáreas de parque distribuido en avenidas y paseos. La Devesa es el parque urbano más grande de Girona y, en mi opinión, darse un paseo por allí es uno de los imprescindibles de la ciudad.

Qué hacer en Girona: yo saltando en medio de un bosque con árboles altos sin hojas. Las hojas están en el suelo
Conocimos el parque de la Devesa en invierno, así que los árboles estaban prácticamente pelados

12. Darle un beso al culo de la leona

Si hay algo que hacer en Girona que sea ‘imprescindible’ es darle un beso al culo de la leona. Esta escultura del siglo XII está en la calle Calderers, justo en frente de la Iglesia de Sant Feliu. Es un icono turístico porque dicen que si le das un beso en el culo, volverás a Girona.

yo fingiendo que beso el culo de la leona. La leona es una escultura de una leona encaramada a una columna.
Cumpliendo con la tradición, pero sin llegar a darle el beso.

Si tuviera que añadir un punto más a esta lista de cosas que hacer en Girona, sin duda sería comerme un helado en Rocambolesc. La heladería de Jordi Roca es una de las mejores que he probado y tienen sabores realmente originales. Aunque ya hay heladerías Rocambolesc en otras ciudades de España, la de Girona es la original.

Espero que este post te haya ayudado a preparar tu escapada a Girona y, si echas algo de menos en esta lista, ¡soy todo oídos!

Más información sobre Cataluña

 

Autor

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies