Dicen de Harlem que es el barrio del baloncesto, de los afroamericanos y de la música. Este barrio ha visto nacer a grandes artistas, muchos de ellos pasaron por el Teatro Apollo, uno de los clubs de música más importantes de Nueva York.
La música forma parte de la cultura del barrio y también de su religión, por eso visitar una misa donde se cante góspel se ha convertido en una atracción turística para todos los que viajan a la ciudad. Y no es para menos: tanto si eres ateo como si no, disfrutar de una misa góspel en Harlem es una experiencia inolvidable. Así hasta el más ateo iría a misa todos los fines de semana.

 

Misa gospel en Bethel Gospel Assembly

La Misa

Antes de pasar a contaros nuestra experiencia, es importante destacar algo que creo que es muy importante. Mientras que para nosotros puede ser una experiencia turística más, estamos asistiendo a un evento religioso que para otras personas tiene mucha importancia así que el respeto es esencial. Ya hay muchas iglesias que se quejan de los turistas, por lo que es importante consultar las normas que tienen de entrada y los horarios. 
Música en directo en la misa
Nosotros nos dejamos llevar por la recomendación de Paula e Isaac de Viajes Chavetas y fuimos a la Bethel Gospel Assembly. Esta fue nuestra experiencia:
Hay misas en dos horarios diferentes y nosotros fuimos al de las 11 de la mañana, con lo que había muchos más turistas. Al parecer, si vas a primera hora no suele haber casi nadie y puedes ponerte abajo con el resto de fieles.
Como comentamos en el vídeo, todo está muy bien organizado y se puede disfrutar perfectamente del espectáculo. Recomendamos ir un poquito antes de la hora de inicio para hacer cola y asegurarse buenos sitios en el balcón reservado para visitantes, sobre todo en verano.
Y sí, hay wifi, y también aire acondicionado. Nosotros fuimos en pleno verano y fuera hacía mucho calor pero dentro realmente hacía frío. Un dato a tener en cuenta porque en Nueva York hace frío en todos los lugares cerrados porque el aire acondicionado está puesto demasiado fuerte.
Las casitas de Harlem son para quedarse a vivir
Enormes avenidas en Harlem
Degradado de colores en las fachadas de Harlem

El brunch

El brunch es una mezcla entre desayuno (breakfast) y comida (lunch). Básicamente es un desayuno tardío en el que te pones hasta arriba y ya no comes nada hasta la cena.
Salimos de la misa bastante tarde, alrededor de las 14h. Lo bueno es que en fin de semana, el horario y los precios del brunch se alargan hasta bastante tarde. Nos habían hablado del restaurante Lido para tomar uno de los mejores brunch de la zona pero estaba hasta arriba y no teníamos reserva así que seguimos caminando y descubrimos el Harlem Tavern. 
Nos gustó porque había música en directo, mucha gente y los platos tenían buena pinta y creo que fue todo un acierto. Buen precio, un croque madame (sandwich de jamón, queso y huevo) que estaba de muerte, una ensalada y mimosas para acompañar.
Nuestro brunch
Ambientazo en el Harlem Tavern
Feliz con mi platazo y mi mimosa
Y el postre puedes tomártelo en Levain Bakery, un lugar conocidísimo por sus galletas. Tienen un establecimiento justo al lado.
Las galletas de Levain Bakery, un ‘must’ en la ciudad
Y para acabar, un poco de amor por las calles del Harlem. 
Street art en el suelo: ‘love one another’ / Quereos los unos a los otros

Más sobre Nueva York

Guía de Nueva York barrio a barrio
Consejos para ahorrar en Nueva York
Dónde comer en Nueva York
Tour de los Contrastes de Nueva York
Las mejores heladerías de Nueva York (y otros dulces)
Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies