Si has llegado hasta aquí es que buscas información sobre qué hacer en Schiltach, uno de los pueblos con más encanto de la Selva Negra. Si estás planeando tu ruta por la Selva Negra, mi consejo es que combines la visita a este pueblo con la visita a Gutach.

Schiltach, icono de la Selva Negra

Schiltach ha sido siempre un punto estratégico en la Selva Negra. Y es que la carretera que iba de Estrasburgo a Rottweil pasaba por aquí y el tráfico comercial de madera era muy importante en esta zona, así como el de curtido de cueros, que todavía se mantiene. Se tiene constancia de la parroquia del pueblo desde el siglo XIII y también a este periodo se remonta la fundación del castillo y de la ciudad.

En el siglo XVI la ciudad quedó totalmente destruida por tres grandes incendios, algo que era bastante habitual porque las construcciones eran de madera. Así que todo el centro histórico está reconstruido desde entonces.

Qué hacer en Schiltach

Recorrer Das Städtle

Schiltach es uno de esos lugares en los que la estrella de todo es callejear, dejarse llevar por sus callejuelas y perderse haciendo fotos de todas las casas bonitas que encontrarás a tu paso. Y Das Städtle, que es como llaman los habitantes cariñosamente a su ciudad, al casco antiguo, es una auténtica monería. En la plaza del mercado se encontraba la puerta sur de la ciudad y por aquí transcurría ya la calzada romana.

Fíjate en la posada ‘Adler’ y en su preciosa celosía de vigas de madera. Es uno de los edificios con entramado de madera más bonitos de Das Städtle.

La Schenkenzeller Strasse cruza la ciudad y las casas son, si cabe, aún más bonitas. Son casas de dos pisos, con entramado de madera del siglo XVI y XVII e históricamente se las considera ‘casas de granjeros’. Y es que antiguamente pertenecían a familias de artesanos que tenían una pequeña granja con animales en la parte baja de la casa, junto con el taller y la tienda. Arriba estaban las habitaciones para vivienda y debajo del techo, el heno y la leña.

Schiltach y sus preciosas casitas de entramado de madera
Schiltach y sus preciosas casitas de entramado de madera
Una de las casas históricas de Schiltach
Una de las casas históricas de Schiltach

Martktplatz, la plaza del mercado

La plaza del mercado es uno de los lugares más bonitos de Schiltach. Es, sin lugar a dudas, el corazón de la ciudad. Como te comentaba, la ciudad fue totalmente reconstruida en el siglo XVI y de esta plaza se encargó el arquitecto renacentista Heinrich Schickhard.

Museum am Markt

Si vas con tiempo a Schiltach, el museo de la ciudad cuenta en profundidad la historia de la ciudad y hace un recorrido por las once habitaciones del edificio en el que está ubicado, con piezas originales de cada época. Además es gratis 🙂

Rathaus, el ayuntamiento

Este es otro de los edificios importantes de Schiltach. Se encuentra también en la plaza del mercado y, como el resto de edificios, quedó destruido por un incendio y se reconstruyó unos años más tarde. La pintura de la fachada te parecerá que está muy nueva, y es que fue añadida en 1942.

Bahnpunkt Schiltach

La parada de ferrocarril de Schiltach es una exhibición al aire libre que muestra uno de los hitos más importantes de Schiltach: el momento en el que la ciudad logró estar conectada por vía terrestre mediante el tren en 1886. Esto supuso un importante impulso comercial para la ciudad, el inicio de la industrialización.

En mi opinión, una de las cosas que hacer en Schiltach es acercarse hasta aquí porque el paseo es muy bonito. Además, en esta exhibición tienen un trolebus original VT 98 con imágenes históricas de Schiltach.

Qué hacer en Schiltach: El museo al aire libre del Ferrocarril de Schiltach
El museo al aire libre del Ferrocarril de Schiltach

La iglesia protestante

Este es uno de los edificios que más destacan en Schiltach. Se construyó entre 1839 y 1843 porque la población era exclusivamente protestante. Hoy en día sigue siendo una de las iglesias protestantes más grandes de Baden.

Otros museos

Para ser un pueblo pequeñito, hay varios museos en Schiltach, el Museo de la Farmacia, el del Agua, el Baño y el Diseño o el Museo de Balsas y curtidurías. Si hay alguno en

 

Schiltach es un pueblecito pequeño y, si solo vas a pasear, con una mañana será más que suficiente. Si le dedicas tiempo a alguno de sus museos, necesitarás algunas horas más. Una opción fantástica es combinarlo con Gutach, que está muy cerquita. ¡Espero que disfrutes muchísimo de este pueblo de cuento en la Selva Negra!

 

Más información sobre Alemania

Autor

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies