Si hay algo que hacer en Budapest sí o sí es pasar una tarde en el Balneario Széchenyi. Es uno de los planes imprescindibles en Budapest y uno de los mejores recuerdos que tengo de nuestro viaje por la capital húngara. Si estás organizando tu viaje, sigue leyendo porque te cuento cómo visitar el Balneario Széchenyi.

El Balneario Széchenyi

Budapest es una ciudad balneario. Cuenta con unas 100 fuentes con aguas medicinales y 12 baños termales. Las aguas termales de Széchenyi son las más famosas por ser uno de los mayores complejos balnearios de Europa. Se construyó entre 1909 y 1903 en estilo renacentista. Sus aguas termales brotan desde 1.246 metros de profundidad (el segundo pozo más profundo de Budapest) y a 76 grados de temperatura. ¡Ahí es nada!

El Balneario está compuesto por unas 20 piscinas y varias saunas. Pero, para serte sincera, ni las saunas ni las piscinas interiores nos sorprendieron demasiado. Las saunas que, en nuestra opinión, debería ser un espacio de tranquilidad y relax, eran una romería de gente entrando y saliendo. Había demasiado ruido y demasiada gente. Y en las piscinas interiores igual, demasiada gente.

En general, las instalaciones están bastante anticuadas (lo comprobarás especialmente si intentas secarte el pelo en esos secadores del año de la polka). Pero todo compensa cuando te das un baño en las piscinas de fuera. Son bastante grandes y, aunque hay mucha gente, no tuve la sensación de agobio que tuve en las piscinas interiores. Es muy agradable estar a dos o tres grados fuera y meterse en esa piscina calentita. En mi opinión, las piscinas exteriores compensan a todas las que hay dentro. Yo salí renovada.

Balneario Széchenyi
La felicidad en Budapest tiene nombre: Balneario Széchenyi y un buen goulash después 😀

Comprar la entrada con antelación para el Balneario Széchenyi

¿Recomiendo comprar la entrada con antelación para el Balneario Széchenyi? Yo la compré con antelación porque prefiero ahorrarme el tiempo de cola sea el que sea e ir directamente al sitio. Así que sí, lo recomiendo.

Yo las compré en Civitatis, por lo que a continuación te hablo de mi experiencia haciendo la reserva en esta web.

  • Si decides comprarlas con antelación como hice yo, no te preocupes por el horario: eliges el día pero no la hora exacta. Eso está genial porque te da mucha flexibilidad y no tienes que estar a una hora concreta.
  • Tienes opción de entrada VIP (con vestuario privado) o estándar (solo taquilla). Yo elegí la estándar, que es más económica. En este caso estás como en los vestuarios de un gimnasio. Hay taquillas para dejar las cosas y se cierra con la pulsera de entrada al balneario.
  • El precio puede cambiar según la fecha que elijas. Por ejemplo, los fines de semana es 1 o 2€ más caro.
  • También existe la opción de comprar la entrada del balneario Széchenyi y añadirle un masaje.

Cuando llegas al recinto tienes que ir directamente a la entrada, enseñarás tu reserva (que ni siquiera hace falta que la imprimas, puedes llevar la confirmación del móvil). A mi simplemente con decir el nombre me bastó.

Te entregarán una pulsera que te sirve tanto para entrar al balneario como para abrir y cerrar tu taquilla. Llévala siempre contigo.

Qué hacer en Budapest: visitar el Balneario Széchenyi
El balneario Széchenyi en invierno y de noche.

Qué llevar a las aguas termales de Széchenyi

Los imprescindibles son el bañador, la toalla y las chanclas. Pensé que era obligatorio llevar gorro de piscina pero nadie lo llevaba puesto, así que decidí prescindir del mío y acabé perdiéndolo.

Si no llevas ninguna de estas cosas, puedes alquilarlas/comprarlas. Te dejo aquí algunos ejemplos de precios de diciembre de 2018.

  • TOALLA – 2000 HUF + depósito de 2000HUF (6€ + 6€ de depósito)
  • CHANCLAS (Solo de compra, no alquiler) – 3000 HUF (9,50€)
  • BAÑADOR – 3000HUF + Depósito de 3000HUF (9,50€ + 9,50€ de depósito)

Si quieres llevar tu cámara de fotos, te recomiendo llevar una cámara acuática. Yo no caí en la cuenta de llevarla así que solo tenía la cámara réflex. Pero puedes hacer unas cuantas fotos y luego guardarla en unas taquillas que hay junto a las piscinas exteriores. Se abren y se cierran con la misma pulsera con la que abres y cierras tu taquilla personal en el vestuario, es muy práctico.

Balneario Széchenyi de noche
Si vas en invierno, ve al atardecer y quédate de noche. ¡La experiencia mejora!

Espero que este artículo te haya servido para tres cosas:

  1. Saber que el Balneario Széchenyi es una de las cosas que hacer en Budapest sí o sí porque en pocos sitios se está tan a gusto.
  2. Hacer tu reserva sin líos y enterarte de todo lo que tienes que llevar si no quieres perder dinero.
  3. Saber que puedes llevar tu cámara a la zona de piscinas y luego guardarla en una taquilla y no preocuparte de que se moje o te la roben.

Ahora, ¡a disfrutar de Budapest!

Más información sobre Budapest

Autor

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies