En 2016 conocí un proyecto que me enseñó otra forma de ver los viajes. En varias ocasiones me había preguntado qué podía hacer yo para ayudar estando de viaje pero nunca había encontrado algo que me lo pusiera tan fácil. Pues existe, funciona y se llama Trip-drop.

Qué es Trip-drop y cómo puedes viajar y ayudar

Trip-Drop es una comunidad que pone en contacto a gente que necesita ayuda con gente que quiere ayudar en sus viajes. Se publican asociaciones, ONG, colegios, etc. del mundo entero que necesitan fundamentalmente ayuda material. Cada proyecto tiene una lista con información de contacto y cosas materiales que necesitan y que tu puedes llevarles. Así, antes de tu viaje puedes consultar su web y el país que te interesa y contactar con alguna asociación o colegio para conocer sus necesidades actualizadas.

Cuando conocí Trip-drop, inmediatamente supe que quería formar parte de este proyecto y así fue. Desde entonces han pasado cosas tan alucinantes como conseguir máquinas de escribir braille para personas con problemas de visión en Uganda; ver cómo Manel y Maeva de Viajando nuestra vida nos dieron a conocer Yamuna en Madagascar; o como esta familia de viajeros llevó ayuda a un proyecto a las afueras de Marrakech.

Hacer trip-drop no es solamente llevar ayuda a alguien que la necesita. También es dar voz a pequeños colectivos que no tienen recursos. Y ahí es donde entra mi historia personal con Trip-drop.

El Taller Grabadown en Pinar del Río

La historia empieza en 2008, que fue la primera vez que pisé suelo cubano. En ese viaje de 3 semanas nuestro ‘campo base’ fue Pinar del Río y de ese lugar solo me quedan buenos recuerdos. El viaje fue con una asociación sevillana de solidaridad con el pueblo cubano. Ayudamos a reconstruir dos colegios que habían sido afectados por huracanes y además conocimos algunos proyectos locales. Entre ellos el Taller Grabadown, una academia de arte para personas con síndrome de down.

La academia la había fundado Jesús Carrete con su mujer en 2002. Empezaron con siete miembros, entre ellos su hija Liana, y en 2008 ya contaban con 12. Jesús les enseñaba una técnica de pintura por grabado y en ese año ya nos contaba que la evolución había sido increíble. Darles la oportunidad de expresarse a través del arte había hecho que su calidad de vida y su autoestima aumentasen exponencialmente.

viajar y ayudar: trip-drop en Cuba
Autorretrato
viajar y ayudar: trip-drop en Cuba
Los alumnos pintando en el patio del Taller Grabadown

Recuerdo que el taller era una casa con estancias pequeñas y un patio en el que se reunían para pintar. Además de los jóvenes con síndrome de down estaban por allí también sus familiares, un pilar básico del proyecto.

En esa visita nos enseñaron cómo funcionaba el taller y que para financiarse vendían las obras que se hacían en el taller con la técnica de grabado. Me volví a casa con cuatro o cinco pinturas. Me fascinó y supe que si algún día volvía a Pinar del Río, volvería al taller de Carrete.

viajar y ayudar: junto a uno de los alumnos del taller
Con uno de los alumnos del taller
viajar y ayudar: trip-drop en Cuba
Con Noel y Liana, dos de los alumnos del taller

El taller Grabadown 8 años después

Sueño cumplido, en 2016 volví a Pinar del Río en Cuba y busqué de nuevo el taller Grabadown. Se habían mudado a un local más grande y habían incorporado otros talleres. Ahora aprenden pintura y dibujo, talleres de baile, de escritura, de manualidades o teatro. No solo trabajaban la técnica del grabado si no también pintura sobre lienzo y muralista. En la actualidad son 22 alumnos, cuentan con más profesores y gracias a su formación, las personas con síndrome de down que acuden al taller de Carrete han evolucionado y mejorado en todos los aspectos.

No pude contactar con ellos previamente porque en 2008 poca gente tenía acceso a Internet en Cuba así que no nos esperaban. Pero ese día tenían la visita de unos alemanes así que habían preparado todo un show para agradecerles que fueran a conocer su proyecto.

viajar y ayudar: foto de grupo en el nuevo taller
Foto de grupo con Jesús Carrete, los alumnos y familiares del taller – Octubre 2016

Fue una visita muy emotiva. Reencontrarme con Jesús, con su mujer, con su hija Liana y con Noel, otro de los chavales que había conocido en mi primera visita. Además, las madres tienen ahora un papel más activo que nunca porque elaboran manualidades que luego pueden vender a todo el que les visita. Recorrí una a una todas las estancias, conocí a los nuevos profesores, los chicos nos hicieron un ensayo de sus coreografías y cantaron para nosotros, como ya habían cantado hace ocho años.

viajar y ayudar: Noel y Liana en el taller Grabadown
Noel y Liana
viajar y ayudar: los alumnos del taller Grabadown bailando
Alumnos del taller Grabadown bailando
viajar y ayudar: Bailando para el público
Los alumnos bailando en su show para visitantes

Estaban felices porque ese día les habían concedido la posibilidad de tener un acceso a Internet en el taller. Yo me moría de ganas de hablarle a todo el mundo de este proyecto tan bonito. Les hablé de La Maleta de Carla, les hablé de Trip-drop y les dije: ¿cómo os puedo ayudar? ¿Qué necesitáis? Me dijeron que necesitaban materiales para hacer sus manualidades. Por ejemplo cierres para pendientes y collares, cuentas para hacer bisutería, tela para fabricar los trajes para sus exhibiciones, etc. Cosas que aquí encontramos en cualquier mercería y que para ellos es más complicado.

viajar y ayudar: manualidades en el taller
El taller de manualidades
viajar y ayudar: manualidades en el taller
Manualidades a la venta para apoyar el proyecto
viajar y ayudar: manualidades en el taller
Manualidades a la venta para apoyar económicamente el proyecto Grabadown

¿Tú también quieres viajar y ayudar?

Si viajas a Cuba y te alojas en Pinar del Río o Viñales y tú también quieres conocer este proyecto, tienes dos formas de hacer trip-drop y viajar y ayudar: llevándoles material o comprando alguna de sus obras. Escríbeme un correo electrónico y te facilitaré los datos de contacto de Jesús Carrete para que puedas avisarles de que vas y preguntarles de antemano qué necesitan.

viajar y ayudar: técnica de grabado en el taller Grabadown
En el taller siguen utilizando la técnica del grabado
viajar y ayudar: obras de los alumnos del taller
Algunas de las obras pintadas por los alumnos
viajar y ayudar
Mural pintado por los alumnos del taller

Si viajas a Cuba pero no pasas por el taller Grabadown, también puedes detectar centros similares que puedan necesitar ayuda. Te recomiendo que te pases por la web de trip-drop y por su Facebook para conocer mejor el proyecto.

Lo bueno de viajar y ayudar haciendo trip-drop es que la ayuda la entregas tú en mano. No hay intermediarios y no hay dinero de por medio, es todo ayuda material. Si tú también te animas a hacer trip-drop tanto en Cuba como en cualquier otro lugar, cuéntamelo en un comentario, me hará especial ilusión 🙂

 

 

Autor

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies