En nuestro viaje a Portugal teníamos claro que al menos uno o dos días tenían que ser de playa, que para eso son vacaciones y también hay que relajarse.
En la Oficina de Turismo de Lisboa nos recomendaron la Costa da Caparica por su cercanía, pero también porque sus playas son poco turísticas, muy amplias y con el agua cristalina. Esta zona se encuentra al sur de Lisboa, en la península de Setúbal.

 

Cómo llegar a la Costa da Caparica
Opción 1: alquilar una moto o coche e ir tranquilamente, a vuestro ritmo. En ese caso hay que cruzar el puente 25 de Abril o bien ir en ferry.
Nosotros escogimos la segunda opción porque en moto es más seguro, ya que el puente conduce a la autovía y no nos recomendaron ir en moto por esa carretera.
El ferry Lisboa – Trafaria
Se trata de un ferry que tarda aproximadamente 25 minutos en llegar. Se pueden introducir vehículos y cruzar al otro lado. ¿Lo mejor? es baratísimo. Para las personas un billete cuesta como un billete de metro, y se le suman unos 60 céntimos por la moto. Así que por menos de dos euros te plantas en el otro lado. Además, el puerto de Trafaria está más cerca de la Costa da Caparica.

El ferry desde Lisboa sale desde el Puerto de Belem, justo detrás del museo de la Electricidad. Los billetes pueden comprarse momentos antes de salir el ferry, aunque se recomienda estar allí unos 15 minutos antes por si acaso.

El Puerto de Belem
Adrián saliendo del ferry con la moto

 

Opción 2: Transporte público. No conocemos esta opción de primera mano, pero en la Oficina de Turismo nos comentaron que los autobuses y trenes que cruzan el puente son algo más caros que el ferry, además de que tardan más. También existe un autobús urbano que recorre hace parada en todas las playas.
La Costa da Caparica: sus playas

Son muchas las playas que encontramos en esta costa. También por recomendación nos dirigimos a las que se encuentran más al sur ya que, según nos contaron, no habría demasiada gente y, cuanto menos, turistas.

Playas infinitas
Escogimos la Praia da Fonte da Telha, que pertenece a una zona conocida como “Paisaje protegido de los acantilados fósiles de la Costa de Caparica”, con lo cual su conservación es excelente y las playas están muy bien cuidadas.
Son playas muy extensas donde, aunque haya mucha gente, hay espacio para todos. Y aunque se trate de una de las más alejadas de los centros urbanos, en Agosto es imposible encontrar una playa vacía. Lo que si es cierto es que nosotros éramos los únicos extranjeros.
Muchas personas practicando deportes acuáticos

Si lo que os gusta es hacer deportes acuáticos, la Playa Fonte da Telha es un buen lugar: hay escuelas de surf a precios muy competitivos y mucha gente aprendiendo. Además, las olas y el viento acompañan.

Autor

2 Comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies